La comunicación en tiempos de cuarentena

La creciente fluctuación de información y la poca alfabetización digital aumenta la vulnerabilidad ante la falsa información

Por: Milton Atehortúa
abril 01, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La comunicación en tiempos de cuarentena
Foto: Vía Twitter

Mirando las redes sociales desde la comodidad de mi hogar, respetando la subjetiva cuarentena, tan cómoda y llevadera para unos y tan trágica y desesperante para otros, he visto que un conocido asiduo publicador de Facebook, comparte una cadena que promete regalar un prestigioso celular I phone, esto desde una perspectiva básica e individualista puede no resultar preocupante, sin embargo, dicha publicación no desentona con la cantidad de memes, noticias falsas, opiniones acomodadas y pensamientos vacíos, cuyo incoherente contenido es agravado por su mala ortografía y deficiente redacción, contenido visto por mí diariamente y por sus casi 4 mil contactos.

No escribo este texto con el fin de denigrar del inculto personaje, ni de exigirle una destacada producción de texto, si no de poner un ejemplo de la errónea información que circula a diario y que ha aumentado de manera exponencial paralelamente con los contagios de coronavirus en nuestro país. Cifras recientes de Microsoft informan que los servicios en la nube han tenido un aumento del 775 por ciento en las regiones que han adoptado la cuarentena.

Los efectos del mal manejo de la información puede en algunos casos tener consecuencias lamentables como en Bogotá, donde a través de redes sociales y cadenas de Whatsapp personas inescrupulosas  convocaron a la comunidad en la Alcaldía de Bogotá a recibir ayudas que les permitiera hacer frente al periodo de cuarentena obligatoria que inicialmente va hasta el 12 de abril, o en Pereira, ciudad que también sufrió  desmanes e intentos de saqueo debido a  la concentración de personas al frente de la alcaldía que habían sido citados de manera irresponsable también a recibir ayudas.

La información incompleta o falsa puede generar inexistentes alarmas, imaginarias expectativas, pánico y ansiedad en una población excesivamente crédula, ingenua e impulsiva como la colombiana, resulta incomprensible ver como en sólo una semana circulaba información que afirmaba que se había encontrado la cura para el Coronavirus en nuestro país, que el presidente italiano (cuya imagen era la del despótico mandatario brasilero) dejaba su país en manos de Dios y se comprobaba que el humo del cigarrillo transportaba el virus, entre otras ilusorias informaciones que exacerbaron los ánimos de la histérica población, la misma, que en el pasado creyó en cartillas homosexualizadoras, votó en contra de la paz y a favor de la corrupción, después de caer en los engaños de las mafias de la información.

Adicional a eso, la mayoría de nosotros nos volvimos “opinantes”, palabra que se refiere según el diccionario a alguien que no está especializado en nada y está en todo, es decir expertos en temas que desconocemos totalmente entre las que están: Leyes, reformas, economía, recetas caseras, biología y todo tema por intrascendente o inusitado que surja en nuestro país.

Cada uno, desde su acomodada orilla ideológica confronta, refuta, convoca y sumerge a los demás en un letargo más profundo donde la confusión reina y la objetividad es abolida, un lugar donde somos rápidos para juzgar e indiferentes para analizar.

Es que los colombianos como población no sabemos qué es un comunicado oficial, no sabemos detectar una mentira, cotejar una fuente, mucho menos diferenciar una opinión de un hecho verificable, las fábricas de rumores llenan sus arcas en un contexto incauto, demandante de cantidad y no de calidad de información, que se convierte en caldo de cultivo para los que crean “bodegas”, por lo que hoy más que nunca se debe hacer un llamado a la cordura, a la calma, a la comprobación y a la razón de cada uno, con el fin de hacer más llevadera esta situación.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1200

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Transporte publico gratis, ¿una necesidad para el futuro de Medellín?

Transporte publico gratis, ¿una necesidad para el futuro de Medellín?

En redes

"Que bajo sigue cayendo Semana" indignación en redes

Nota Ciudadana
Orgullo gay, una causa que jamás ha sido de izquierda

Orgullo gay, una causa que jamás ha sido de izquierda

En redes
La vegüenza a la que un hincha somete a Colombia en Rusia

La vegüenza a la que un hincha somete a Colombia en Rusia