La ciudadanía no quiere ni necesita el Esmad

"Como muestra, todas las marchas donde no ha hecho presencia el escuadrón han sido pacíficas, libres de violencia y llenas de símbolos de reconciliación"

Por: Michael Steven Sánchez Navas
noviembre 28, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La ciudadanía no quiere ni necesita el Esmad
Foto: Flickr Policía Nacional - CC BY-SA 2.0

Señor Hoover Penilla, comandante de la Policía, el experimento que usted propuso se ha hecho real.

La marcha estudiantil universitaria del 27N se hizo sin la presencia del Esmad y no hubo un solo daño, ni un solo disturbio, no le tiraron ni un papel a la Policía.

Como defensor de derechos humanos me queda claro que la ciudadanía no quiere ni necesita el Esmad.

Esta organización policial solo infunde terror e inestabilidad con su armamento modificado, sus excesos y abusos de autoridad.

Queda claro que como defensor de derechos humanos me uno al clamor de la ciudadanía bogotana y exijo el desmonte del Esmad. #DesmonteDelEsmadYa

Señor Penilla, le falló el cálculo porque nadie pidió a gritos la presencia del Esmad. Todo lo contrario, todos los videos del procedimiento demuestran que la ciudadanía exigía a los pocos policías presentes que se retiraran y aplaudian a los estudiantes asistentes a la marcha y los alentaban desde todos los puentes de la zona, recibiendolos con las luces de sus teléfonos celulares.

De eso quedamos de testigos los miembros de la Personería, Defensoría, Procuraduría y los miembros de las organizaciones de derechos humanos que asistimos a la marcha.

Los estudiantes marcharon desde la Calle 45 hasta el Portal del Norte con el único propósito de dejar un mensaje a todo el país, demostrando que los universitarios son agentes de paz que marcharon a la zona donde viven las clases más pudientes de la ciudad sin causar un solo destrozo. Algo totalmente contrario a lo que afirmaba la alcaldía de Enrique Peñalosa y su Secretaría de Seguridad que no ahorraban esfuerzos generando falsos imaginarios de caos, vandalismo, destrucción y daños a la infraestructura de las casas y de su "amado" TransMilenio si los estudiantes se tomaban el norte.

Por otro lado se ordenó ubicar unidades del Ejército armados hasta los dientes, con tanques y fusiles de largo alcance para infundir terror en el Portal Norte para demostrar el indiscutible poder bélico del Estado contra unos estudiantes armados de carteles, flores, cacerolas, enérgia, arte y beligerancia.

Contrario a lo que se esperaba, el objetivo de los estudiantes era claro: abrazar dar flores y amor a las unidades del Ejército, demostrarles que el pueblo está con sus FF. MM. en contra de un Estado que históricamente ha sido un asesino de su propia población.

Y así dejar claro que lo que nos hace falta en Colombia es la reconciliación para conseguir la paz y unirnos en contra de un Estado corrupto, abusivo y explotador. El mayor símbolo de amor de los estudiantes por su país.

Eso hubiera sido un boom mediático que hubiera acabado de aplastar la imagen del gobierno y del presidente Iván Duque. Por eso dieron la orden al Ejército de abandonar la zona a toda velocidad y evitar que la prensa se llenara de imágenes con este gesto de reconciliación entre la ciudadanía y su Ejército.

Los estudiantes le demostraron al mundo que no son unos vándalos salvajes como los hacen ver algunos medios de comunicación.

Los estudiantes fueron tan dignos que merecían todo el respeto y admiración de toda la sociedad y de todo el país.

¿Y que recibieron los estudiantes?

Golpes, bean bags (munición que asesinó a Dilan Cruz), gases, bolas de goma, fracturas y el estudiante Cristian Caicedo que se encuentra en delicado estado de salud después de caer de un puente en extrañas circunstancias.

El Estado como es su costumbre... le quitó todos los méritos a la movilización estudiantil y esperó a que nos retiramos todos los organismos veedores para generar la destrucción y el caos que tanto temía la gente del norte.

Ahí es donde uno entiende por  qué los estudiantes tienen que cubrirse el rostro. No lo hacen por  gusto, lo hacen como mecanismo de defensa ante un Estado que los reseña, los hostiga y los violenta sin una clara justificación.

Después de la marcha de ayer solo me queda claro que el Esmad no es necesario. Todas las marchas donde no ha hecho presencia el Esmad han sido pacíficas, libres de violencia y llenas de símbolos de reconciliación.

En Colombia hemos sido testigos y hemos tenido que soportar organizaciones del Estado que ejercian acciones terroristas y que fueron desmontadas al comprobarse su accionar criminal, tal es el caso del DAS o el F2.

El Esmad es solo una organización residual del terrorismo de Estado en Colombia y es necesario que la ciudadanía se una en torno del desmonte y de su accionar criminal.

Como defensor de derechos humanos tengo infinidad de vídeos donde se demuestra que el Esmad ataca a ciudadanos y estudiantes sin ninguna provocación.

Hace dos días mi integridad como DD. HH. se vio en riesgo por denunciar el uso de munición recalzada en la intervención de la Universidad Nacional.

Me indigna como colombiano que los medios de comunicación dan total credibilidad a los comunicados de la Policía y poco cubrimiento hacen sobre los desmanes y abusos ejercidos por la Policía a estudiantes y ciudadanos.

En todo Colombia se respira un aire enrarecido, se respira miedo, se respira inquietud, esas épocas del estatuto de seguridad y del gobierno de Álvaro Uribe están regresando y a lo que más teníamos todos los colombianos se está haciendo realidad.

En Colombia hay gente que se niega a aceptar la paz, el presidente Ivan Duque se hace el ciego e ignora el clamor de toda la ciudadanía. Mientras en la verdadera Colombia miles de familias ruegan para que sus hijos que salen con determinación a las calles promoviendo y apoyando marchas y cacerolazos se conviertan en el próximo Dilan Cruz.

-.
0
302
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus