Opinión

La captura de Tom

Se necesita una política criminal integral que logre ponerse un paso al frente de las carreras delictivas y evitar que los criminales lleguen campantes a la edad de jubilación

Por:
Diciembre 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La captura de Tom
Al momento de su captura Tom era jefe del 80 % de los combos criminales del Valle de Aburrá

Dice El Espectador que la compra de varias cajas de whisky Chivas Porcelana, unos días antes de su cumpleaños, permitió a las autoridades localizar a Juan Carlos Mesa Vallejo, alias Tom o Carlos Chata, el más poderoso jefe del narcotráfico en Medellín, hasta la semana pasada.

Las autoridades saben bien que los cumpleaños (propios o de seres queridos) son generalmente un buen momento para asestar golpes y producir capturas importantes.  A pesar de la solicitud de extradición, de la recompensa de 2 millones de dólares y de tener a un grupo élite de la Policía Nacional pisándole los talones desde hace meses, alias Tom quiso pegarse la rumba para festejar su medio siglo de vida con familia, amigos, mascotas y hasta famosos y ruidosos youtubers.  La soledad, el cansancio por el constante movimiento y la necesidad de sentir el cariño de los seres queridos en su onomástico logran, en no pocos casos, romper la disciplina criminal de la fuga.  Recuerden que Pablo Escobar murió un día después de su cumpleaños, cuando se excedió varias veces en el tiempo de conversación telefónica con su hijo Juan Pablo, permitiendo que el Bloque de Búsqueda triangulara su posición.  Hace poco el turno fue para alias Inglaterra, el tercero del Clan del Golfo quien,  después  de evadir varios intentos de captura dentro de la gran Operación Agamenón II,  cayó cuando preparaba una fiesta de cumpleaños para una de sus novias.  La llegada a la zona de Chinácota de un gigantesco oso de peluche de 1.80 metros de altura, alertó a la inteligencia policial sobre la presencia del criminal y se montó el operativo.

La captura deTom nos permite reflexionar sobre otros asuntos centrales para entender los problemas, las deficiencias y los retos de la lucha contra la criminalidad en este país.  Mesa Vallejo llevaba 30, de sus 50 años de vida, delinquiendo.  Desde cobrador de extorsión de cuadra, pasando por jefe de sicarios y terminando, después de sangrientos procesos de sucesión criminal, en gran capo del narcotráfico y jefe del 80 % de los combos criminales del Valle de Aburrá.  A pesar de este extenso recorrido, de cientos de víctimas de extorsión, desplazamiento, y muy seguramente asesinato, fue necesario que las autoridades de EE. UU. lo incluyeran en la Lista Clinton (Departamento del Tesoro), solicitaran su extradición y ofrecieran  una gran recompensa por su  cabeza para que se activaran procesos de judicialización y captura estructurales capaces de vencer las múltiples capas de protección (armada, social y legal) con que se cobijan los grandes criminales en nuestro país.  Lo mismo se puede decir de la cúpula del Clan del Golfo.  Otoniel, Gavilán e Inglaterra se iniciaron  muy jóvenes en  el EPL y transitaron por las Farc y las AUC,  hasta  terminar con la franquicia de la banda criminal más poderosa del país.  No hubo ni desmovilización (2 procesos ) ni proceso judicial que evitara que delinquieran por más de 20 años.  La posibilidad de una vida longeva y exitosa en el crimen (en términos de poder y dinero) es una poderosa arma de reclutamiento,  así como un cuestionamiento profundo al Estado.  Una autoridad que, además de no prevenir el ingreso al mundo de la ilegalidad, no disuade con resultados en su lucha es una autoridad con muy poco alcance.  Hace falta mucho más rigor y seguimiento para evitar carreras criminales de tantos años y tantos daños.

Otro aspecto que inquieta de la captura de alias Tom es la presencia en la finca donde se realizó el operativo de dos personas extraditadas por narcotráfico y que ya habían recobrado la libertad.  Desde que se reinició la extradición de colombianos en 1997, cerca de 2000 compatriotas han sido solicitados por EE.UU.  Buena parte de los procesos tienen que ver con narcotráfico y, dentro de los delitos juzgados, el de conspiración para traficar cocaína es el principal y la pena que se aplica es  de 9 años. Así que es previsible que buena parte de los juzgados y condenados ya hayan recobrado su libertad.  ¿Cuánto llevaban alias Botija y alias Barbado en el país?  ¿A qué se dedicaban después de haber pasado por el sistema penitenciario americano?  ¿Estaban resocializados?  Una cárcel, en Colombia o en  EE.UU,  es finalmente un lugar en el cual criminales de diferente talante y alcance conviven y comparten largos años.  Allí se hacen contactos y alianzas, se diseñan estrategias y se comparten conocimientos.  ¿Cuántos retornados están otra vez delinquiendo?

 

¿Cuánto llevaban alias Botija y alias Barbado en el país?
¿A qué se dedicaban después de haber pasado
por el sistema penitenciario americano?  ¿Estaban resocializados?

 

 

A pesar de esfuerzos inmensos y grandes sacrificios por parte de la Fiscalía y la Policía Nacional, se ha enquistado en nuestra sociedad una cultura criminal de larga data y gran experiencia.  Sus astronómicos ingresos, su capacidad de ejercer la violencia, su descarado poder corruptor y la base social que han logrado mantener en algunas zonas de cara a la ausencia de la institucionalidad y las oportunidades legales, presentan un reto urgente y vigente para nuestra sociedad.

El país necesita una verdadera política criminal integral que logre ponerse un paso al frente de las carreras delictivas con prevención, inteligencia, judicialización efectiva y resocialización.  Hay que cortar el chorro de talento juvenil que opta por la vida criminal como opción de vida pero también hay que evitar, con todas las fuerzas del Estado de Derecho, que los criminales lleguen campantes a la edad de jubilación.

 

-Publicidad-
0
3745
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Santiago Londoño Uribe

Vencer vs. Convencer

Vencer vs. Convencer

Hasta pronto

Hasta pronto

¿Otros caminos?

¿Otros caminos?

Y ¿qué hace tu papá?

Y ¿qué hace tu papá?

¿A quién diablos le importa?

¿A quién diablos le importa?

Decálogo para no rendirse

Decálogo para no rendirse

Miedo a los perros

Miedo a los perros

Confianza

Confianza