La barricada que controla el paso al aeropuerto en Cali

Pañales, junto un puñado muchachos, tiene bloqueado desde el 28 de abril el punto clave del Paso del Comercio, según ellos, ha sido la manera de hacerse oír

Por:
mayo 24, 2021
La barricada que controla el paso al aeropuerto en Cali
Voces de las Resistencias - Clic para ir al especial

En la mitad de su “turno” tiene una camisa negra, un casco blanco, una camiseta que le cubre la mitad de la cara y unas gafas oscuras que no le dejan ver los ojos ni estando a un metro de distancia. Atrás dejó el camuflado que alguna vez usó cuando prestaba servicio obligatorio en el ejército y ahora, en vez de prestar guardia en bases militares, se ubica detrás de una improvisada barricada armada con postes que alguna vez fueron fotomultas, palos y troncos de árboles, sus armas son una pila de piedras acomodadas como un fortín de municiones. Mantienen con disciplina turnos de doce horas.

Está siempre alerta, viendo quién entra y sale del sector de Chiminangos y se comunica con sus compañeros por un par de radios que les donó la gente. ‘Pañales’ es uno de los muchachos que desde el 28 de abril está al frente de ‘Paso Resistencia’ en el Paso del Comercio donde comienza la transitada recta Cali-Palmira. El caleño de treinta años se integró a la Primera línea porque asegura que lleva más de la mitad de su vida buscando oportunidades para salir adelante en una ciudad que se las ha negado.

Por la recta Cali-Palmira, en la carrera primera, desde hace tres semanas no circula ningún carro. Con las barricadas bloqueando el paso, la llamada primera línea de los barrios Chiminangos y Paso del Comercio encara 24/7 a la fuerza pública. Junto a ‘Pañales’ un puñado de jóvenes, algunos de ellos ex militares que prestaron servicio, emplean las técnicas que aprendieron en el ejército para crear anillos de seguridad y mantener bloqueado el sector, tanto de vándalos como de la fuerza pública que en algunos casos, como el que dejó por saldo la muerte del joven Nicolás Guerrero, les ha “boleado plomo”.

Varios de ellos prestaron servicio militar y utilizan las prácticas aprendidas para el bloqueo. Foto: Natalia Prieto

‘Pañales’ asegura que en la resistencia no quieren afectar a los vecinos de la comunidad. La logística la han organizado de tal manera de que los Primera línea se dividan en dos turnos diarios, unos de día y otros de noche. A las cinco o seis de la mañana abren el paso para que los vecinos de las unidades residenciales que rodean el sector puedan trasladarse a sus trabajos. También le dan paso a los camiones de comida después de revisarlos a la entrada, a la salida y marcarlos como ayuda humanitaria. Y en las noches, sagradamente, se reúnen con la comunidad para informarlos de las novedades del día. Asegura que no cobran peaje y que los vándalos que se aprovechan de esas situaciones, no pertenecen a las resistencias.

El punto de bloque que se llama ahora Paso Resistencia y los jóvenes que permanece allí reciben el apoyo de los vecinos. Diariamente se acercan personas a donarles todo tipo de elementos que contribuya a apoyar la causa, como los radios que ahora utilizan. ‘Pañales’ asegura que Colombia ya despertó y que la gente siente que los representan; a todos los unen los mismos problemas y por eso les comparten desayuno, almuerzos y en general, cualquier tipo de alimentos y hasta mercados. Así han sobrevivido durante estas semanas.

Permanece allí, con su resistencia, para garantizar que el paro realmente se sienta en la ciudad, junto a los otros puntos que están distribuidos a lo largo y ancho de Cali. Creen que si aflojan, van a dejar de tenerlos en cuenta para las soluciones, igual piensan las demás resistencias: tiene causa común. La chispa que prendió la hoguera fue la protesta contra la reforma tributaria. Una vez conseguida esta victoria, con la consecuente caída del Ministro de hacienda Alberto Carrasquilla, los manifestantes se empoderaron, se propusieron el fin de la reforma a la salud, mientras iba hilando luchas más locales, puntuales de sus comunidades, relacionadas con necesidades básicas aplazadas y muy concretamente la lucha por nuevas oportunidades laborales y educativas. Cada una de las 25 resistencias que tienen voz en Cali luchan por su propia agenda.

La manifestación del 1 de mayo en Cali fue una de las más grandes del país y después continuaron los bloqueos a las entradas de la ciudad, como el Paso del Comercio. Foto: Santiago Puccini

La lucha de 'Pañales’ es por darle un mejor futuro a sus hijos. Desde que empezó el paro el 28 de abril, se fijó un propósito: asegurarle pañales a su bebé; de ahí salió su alias. Pero la lucha contra la reforma a la salud, también la tomó como una causa propia: tiene tíos con cáncer sometidos a tratamientos de quimioterapia, y cree que de haberse aprobado esta ley, el costo del tratamiento se les habría vuelto imposible.

La lucha de estos jóvenes en los puntos de resistencia tiene algo en común: no tienen nada que perder. Una generación que no se aguanta, que investiga y que como cuenta ‘Pañales', no cree en los programas que se transmiten por la televisión, ni en los medios de comunicación tradicionales. Por esto para ellos una cámara tiene más fuerza que una pistola; lo suyo son las redes sociales en las que se proponen expresarse como una generación que no se deja de nadie y que quiere demostrarlo.

Cali ha puesto sus propios muertos en esta lucha y exige su propio diálogo. Hasta el 14 de mayo se contaban, según organizaciones como Temblores ONG, 27 asesinatos en medio de las protestas. ‘Pañales’ también quiere que se termine, cuenta que pasa cada día pensando cuándo se va a acabar todo esto, pero que prefiere seguir ahí antes que volver a su vida en las mismas condiciones. Por eso, él y su comunidad piden evitar las confrontaciones y los sabotajes que ya dejaron algunos diálogos que ya comenzaron, crear una mesa de diálogo en los puntos de resistencia en los que estén representantes de nivel local y los escuchen quienes tienen el poder para tomar decisiones. 

pañales

Foto: Natalia Prieto

‘Pañales’ ya debe regresar a su base para seguir en su turno de vigilancia. Mientras tanto, en Paso Resistencia se empieza a escuchar música y la comunidad se reúne alrededor de una tarima improvisada, un par de bafles y un DJ tocando música. Allí, por momentos se vive un ambiente de fiesta y cultura típico de la ciudad más diversa y fiestera del país, eso cuando no están de duelo por sus muertos. Y allí estarán hasta que empiecen a verse los cambios, porque volver a lo mismo es a lo único a lo que no están dispuestos ni ellos, ni ninguno de los jóvenes de las 25 resistencias de Cali.

 

Te puede interesar:

Se abrieron al diálogo los jóvenes de los 25 puntos de resistencia en Cali

-.
0
9800
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
“Yo como mejor aquí en los bloqueos que en mi casa”

“Yo como mejor aquí en los bloqueos que en mi casa”

Nota Ciudadana
Del paro a las disidencias y la

Del paro a las disidencias y la "Segunda Marquetalia"

Nota Ciudadana
¡Que vivan las protestas!

¡Que vivan las protestas!

Los líderes del paro de transportadores en Cundinamarca le piden a Duque ser escuchados

Los líderes del paro de transportadores en Cundinamarca le piden a Duque ser escuchados