La banalización de las tragedias

"Los ciudadanos han asumido que el dolor es pertenencia de otros y los medios nos han mostrado que este es el mejor modo de llamar la atención de los consumidores"

Por: Juan Edaurdo Bobadilla Arrieta
julio 08, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La banalización de las tragedias

En la antigüedad clásica surgió el estoicismo, una tendencia que, entre otras cosas, propuso mirar las tragedias, propias y de otros, como un medio para generar un sentido de solidaridad. Era ver en el dolor ajeno una posibilidad para descubrir en su plenitud la humanidad que se encierra en los otros. En fin, para esta tradición las tragedias deberían enseñarnos en sentido de la empatía.

Sin embargo, ante tal idea nos encontramos hoy frente a otra posturas sobre las tragedias, muy parecida a lo que la filósofa alemana Hanna Arendt no dudó en llamar la "banalidad del mal”, esto es que lo seres humanos pueden actuar sin preocuparse frente al sufrimiento ajeno, sin que ello implique ningún sentimiento de culpa o autorecriminación.

Ahora bien, la forma en que los medios masivos de comunicación y las redes sociales han tratado las tragedias al convertirlas en espectáculos efímeros que sirven para generar un morbo casi patológico en el consumidor-espectador hace que el dolor ajeno sea visto como algo natural y que por tanto no pueda llegar a afectarnos. No es que seamos monstruos insensibles, es que somos consumidores y el sufrimiento de los otros no es más que un producto. De esta manera los medios banalizan las tragedias.

En Colombia, nos enfrentamos a una banalidad de la tragedia. Frente a la desgracias de los otros hemos dejado de sentir empatía, por el contrario, nos embarga sentimiento de falso acompañamiento, el cual es por demás mediado por los medios y por tanto acartonado y hasta hipócrita. En el caso de Tasajera es evidente la forma en la que banalizamos las tragedias, no faltaron los comentarios que juzgaron la actitud de sus habitantes como irresponsables: "la culpa es de ellos porque ellos son así" o "son unos vagos que esperan cualquier accidente para saquear y luego poder revender y ganarse unos pesos". Pues bien, estas opiniones terminan por banalizar el dolor, puesto que le restan importancia a la tragedia que se halla en el fondo, la que viven día a día miles de habitantes que en medio de la más perversa pobreza deben buscar los recursos que les permitan sobrevivir.

En estos tiempos hemos hecho de las tragedias de los otros algo banal y hemos mostrado ser insensibles las situaciones de extremo sufrimiento. Además, en estos momentos de pandemia nos hemos acostumbrado a contar los muertos sin horror, sin sentimiento de duelo ni de solidaridad frente a las víctimas. Cada día los medios nos cuentan la cifra de los fallecidos y como si fuese un rito buscamos en los reportes el número diario de muertos. Sin embargo, en ellos vemos cifras y estadísticas, mas no seres humanos con rostros, con familias y con historia. En fin, hemos banalizado el dolor y el horror de la muerte.

El ritual mediático que brindarnos cifras y de generamos morbo nos ha llevado a un estado de insensibilidad frente al dolor de los otros. Se ha destruido cualquier rastro de altruismo, simpatía y empatía. Los ciudadanos han asumido que el dolor es pertenencia de otros y los medios nos han mostrado que este es el mejor modo de llamar la atención de los consumidores. Por todo esto es de esperar que se cree una inmunidad frente al dolor y que se logre la banalización de las tragedias.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Antonio Ricaurte, el inicio de todo?

¿Antonio Ricaurte, el inicio de todo?

Luisa Fernanda W y Fabio Legarda: el trágico final de una historia de amor

Luisa Fernanda W y Fabio Legarda: el trágico final de una historia de amor

Las asquerosas burlas a los costeños por tragedia en Magdalena

Las asquerosas burlas a los costeños por tragedia en Magdalena

Nota Ciudadana
'The Joker', una película necesaria para esta cuarentena

'The Joker', una película necesaria para esta cuarentena