La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

El periodista completa ocho días hospitalizado en Catar, mientras su esposa Carolina Romero una productora radial hace promesas para que todo pase

Por:
noviembre 29, 2022
La angustiante espera en Colombia de la esposa de Javier Hernández Bonnet

Lo más difícil para Carolina Romero de ser la esposa de Javier Hernández Bonnet no es su malgenio, lo riguroso que es a la hora de ser puntual, la entrega total e incondicional hacia el trabajo, sino lo que dicen de él en redes sociales. Ha perdido amistades por eso. Alguna vez un amigo la llamó y le dijo que le enviaba un mensaje terrible que había encontrado sobre su esposo en redes sociales. Ella inmediatamente cortó la relación. No le interesa echar leña al fuego. Bastante tiene con la preocupación de mantener a su hija lejos de los comentarios de los otros niños de su colegio. Hace poco Sofía, quien ya tiene 14 años, le preguntó

-Papá ¿por qué te dicen Refisal?

Y él sólo se rio. Llorona impenitente, ha seguido el consejo de terapistas y de su mismo esposo: mantente alejada de redes sociales. Se conocieron hace 20 años, cuando Javier Hernández estaba en su primer matrimonio, el que le dio a sus dos primeros hijos. Ella era una periodista y productora de peso. Era la productora de Darío Arizmendi y de Julio Sánchez Cristo. Se conocieron en Caracol. Él la invitaba a almorzar sin importarle que no tuviera tiempo en los mediodías. Se enamoraron, nada qué hacer.

Tuvieron a Sofía. A diferencia de su primer matrimonio, donde Javier nunca les cambió un pañal a sus dos hijos mayores, Juan Pablo y Alejandra, a Sofía tenía que bañarla. Es que Javier fue papá por primera vez cuando tuvo 19 años. No estaba preparada, aprendió sobre la marcha. A Sofia la tuvo cuando él tenía 51 años. Todo cambia con la edad.

Los periodistas aman lo que hacen. Como los médicos, son endogámicos. Nadie podría entender una entrega total a un oficio como otra periodista. Por eso Javier necesitaba alguien que entendiera que su rutina era su pasión. Puntual hasta la neurosis Javier era capaz de dejarla en el baño si se demoraba demasiado maquillándose. Aprendió a maquillarse en cinco minutos. Además Javier necesita estar pensando y en absoluta soledad. Carolina, acostumbrada a la neurosis de los grandes del periodismo, sabe cómo tolerarlo.

Javier no sabe cocinar. Aunque a veces le toca hacer fríjoles precocidos a los que sazona con una generosa cantidad de salsa de tomate. Sin embargo es buen compañero. Javier es como años, tiene 68 pero sigue siendo la misma persona que arrancó a transmitir mundiales en México 1986. Con Catar ya tiene 10 mundiales. Pero en su casa Javier sólo obedece. Camila aún siente alegría al verlo llegar. Entonces se desarma. Se quita los audífonos, el lapicero, la fama. Aunque bueno, la fama no tanto. Se pueden ir a retiros espirituales al lugar más lejano del universo y siempre va a estar alguien pidiéndole una foto. Pocos colombianos desconocen quien es su esposo.

Carolina le disputa al periodismo a su esposo. Ella dice que nunca se apaga, es un dínamo que trabaja 24 horas al día. Al principio, cuando sentía que la ira le fluía por su cuerpo, le escribía largas cartas para desahogarse y no entrar en la dinámica del siriri. Cuando terminaba de escribir sus reclamos ella ya estaba sosegada.

Diez mundiales completaría Hernández Bonnet si los cálculos en la vejiga no se le hubieran atravesado en el camino. Ahora Camila está ansiosa. Junto con Sofía y su mascota Nala esperan verlo entrar por su puerta. Quiere que sea ya. La angustia la consume.

-.
0
564200
La dura caída del Flaco Solorzano, uno del grandes de la televisión colombiana

La dura caída del Flaco Solorzano, uno del grandes de la televisión colombiana

La condena de ser un genio en Colombia: el mal momento de Víctor Gaviria

La condena de ser un genio en Colombia: el mal momento de Víctor Gaviria

Rappi sigue imbatible mientras ve partir del país a Uber Eats, iFood y Jokr

Rappi sigue imbatible mientras ve partir del país a Uber Eats, iFood y Jokr

El monteriano que terminó acusado de ser el médico del Clan del Golfo

El monteriano que terminó acusado de ser el médico del Clan del Golfo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus