La alianza Petro-Robledo podría competir por la Presidencia de 2018

"Son la oportunidad para que llegue un gobierno alternativo en Colombia"

Por: Alberto Madariaga
mayo 10, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La alianza Petro-Robledo podría competir por la Presidencia de 2018

Ya empezaron a realizarse las primeras encuestas para las elecciones presidenciales de 2018 en Colombia. Pisa fuerte, como es de esperarse, Germán Vargas Lleras quien en las últimas elecciones regionales posicionó su partido (bajo la idea del “todo vale”) y tiene en sus manos toda la maquinaria estatal. Este es, sin duda, el candidato más fuerte, pues no solamente hace parte del actual gobierno, lo que le permite un margen de maniobra amplio, sino que también, por su forma de ser y su ambivalencia frente al proceso de paz, genera simpatías dentro del uribismo (que tiene una enorme fuerza electoral). También suena fuerte Sergio Fajardo, quien es un tipo para muchos simpático por su sencillez, por su lenguaje conciliador y porque además dejó una buena impresión por su gestión en la ciudad de Medellín y en el departamento de Antioquia. Sin embargo, este tipo de candidatura por lo general comienza bien, pero no tiene la suficiente fuerza (y maquinaria) para mantenerse. Además no ofrece nada nuevo frente al modelo económico y Colombia necesita un cambio cualitativo.

Voy al grano: Ni Gustavo Petro, ni Jorge Robledo en candidaturas diferentes, lograrán tener la suficiente fuerza para competir contra Vargas Lleras. Solamente una alianza entre ellos dos, dejando de lado las diferencias y las fuertes críticas que sobre todo el actual senador ha propinado frente al exalcalde, haría que la izquierda tuviera una opción real de triunfar. Gustavo Petro logró que en materia social y económica Bogotá mejorara considerablemente, a pesar de la negra (y sucia) campaña que llevaron a cabo los grandes medios de comunicación. Hubo reducción de pobreza y desempleo, continuó mejorando la educación pública básica y media, y tuvo muy en cuenta algo clave en el siglo XXI, la protección del medio ambiente (se puede hacer una lista larga de los logros de la Bogotá Humana, pero no es el objetivo de este artículo).

Por su parte Jorge Robledo ha demostrado que es un conocedor profundo de los temas esenciales del país. Desde el congreso ha protegido a los trabajadores, a lo público, ha sido un férreo defensor de la producción nacional en contra del voraz capital extranjero, ha sido crítico de la actual política minero-energética del país que ha traído más efectos nocivos que beneficios, entre otros. Nadie discute que desde el congreso ha cumplido un gran papel no solamente de veedor, sino propositivo (también se podría hacer una lista larga de su trabajo por el país).

Ambos tienen un proyecto político donde lo público va a retomar su espacio en contra de la invasión del mercado en todos los aspectos de la vida. Seguramente propenderán por fortalecer la educación pública superior en contra de programas como “ser pilo paga” donde los dineros públicos terminan en manos de las universidades privadas. Así mismo se buscará transformar el modelo de salud-negocio que tanto afecta a los colombianos. Ambos están a favor de la defensa de los trabajadores en contra de todas las políticas de flexibilización laboral que han impuesto y profundizado, bajo la lógica neoliberal, los dos últimos presidentes. Ambos defienden la producción nacional y bien sabemos que Robledo goza de simpatías dentro de sectores industriales y gremios económicos del país (lo que sería un punto a favor en la contienda electoral). Ambos saben que la actual lógica neoliberal de ganancia “a como dé lugar” está en contravía de la misma preservación de la vida (no sólo la humana) en el planeta, por tanto se buscará que la explotación minero-energética se haga en zonas donde no se impacten fuentes de agua y zonas de alta importancia ambiental, y así mismo que el Estado tenga una mayor participación en el negocio o que por lo menos las empresas privadas paguen impuestos justos por dicha explotación. En síntesis: que haya soberanía sobre nuestros recursos estratégicos hoy en manos de los extranjeros. De igual forma son muchos más los beneficios que traería para las mayorías del país una presidencia de izquierda (que no se pueden nombrar acá por razones de extensión), así todos los días la satanicen nacional e internacionalmente nuestros grandes medios de comunicación.

Pido a estos dos líderes políticos que dejen al lado su orgullo y sus personalismos, y entiendan que dada las circunstancias actuales de crisis económica y ad portas de un escenario de post-acuerdo por lo menos con las Farc, se presenta una gran oportunidad para que por primera vez en la historia de Colombia llegue un gobierno alternativo. Que la formula sea Petro presidente y Robledo vicepresidente o viceversa es lo de menos, y seguramente serán un duro contendor a la continuación de lo mismo, para los mismos, que representa el poco ético y oligarca Germán Vargas Lleras.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
33138

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"Los petristas quieren miles de muertos por Coronavirus para que caiga Duque"

Nota Ciudadana
Cronología de un rojo fracaso

Cronología de un rojo fracaso

Nota Ciudadana
Ignorancia política

Ignorancia política

Nota Ciudadana
Los ninis de la política colombiana: una generación de ciudadanos líquidos

Los ninis de la política colombiana: una generación de ciudadanos líquidos