La admirable consulta popular anticorrupción

El pasado 26 de agosto Colombia entera envió un mensaje contundente: la corrupción no tendrá más lugar y cabida dentro del espectro político

Por: Brandon Stiven Ortiz Calderón
agosto 29, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La admirable consulta popular anticorrupción
Foto: Leonel Cordero / Las2orillas

12’140,342 votos eran necesarios en cada pregunta para que la consulta pasara el umbral y fuera de obligatorio mandamiento para que el Congreso tramitara lo aprobado. Sin embargo, los votos fueron de aproximadamente once millones y medio de personas que salieron a las calles sin recibir un solo peso por hacerlo, y en esta ocasión, sin lechona y sin transporte dispuesto para ello.

La gente en las veredas y municipios ejercieron su derecho al sufragio convencidos de estar haciendo lo correcto en un país en el que la corrupción es pan de cada día. Esas casi 12 millones de personas tenían la esperanza de por fin cambiar la historia para siempre. Si bien obligatoriamente el Congreso no tiene por qué tramitar los puntos de la consulta, es necesario que presten mucha atención a un pueblo unido y esmerado que hoy les notificó que no podrán hacer de las suyas como hasta ahora han estado acostumbrados.

El poco dinero con que contó la campaña fue un limitante para quienes promovieron en sus territorios las 7 preguntas e intentaron hacer pedagogía, pues muchas veces la publicidad no llegó o lo hizo de forma tardía y además no existía dinero con el cual movilizarse por los municipios para hablar con las personas. Todos aquellos que ayudaron en la consulta en sus lugares lo hicieron casi que con las uñas y con el mayor esfuerzo. Por eso, hoy se merecen un gran reconocimiento.

Las fakes news a las que se vio enfrentada la campaña fueron un punto crucial para confundir a mucha gente, pues se llegó a afirmar que darían hasta $5,000 por voto a los promotores, así como que bajarían el salario mínimo de los colombianos, todas completamente falsas y sin sentido pero que lograron repercutir en un amplio margen.

Rodrigo Uprimny compartió hace una semana un artículo en el que decía que votaría de manera positiva 5 de las 7 preguntas, argumentando que 2 de ellas (1 y 7) modificaban la constitución y esas facultades estaban fuera de lo que una consulta puede hacer. Comparto su opinión de forma más no de fondo, puesto que así como algunos de sus compañeros de DeJusticia creo convincentemente que la última expresión en una democracia y en cualquier estado la tiene el pueblo y su voz, justamente como en este caso, en el que una alta mayoría de colombianos pretendíamos hacer valer lo que las 7 preguntas exigían y esa refrendación popular que el pueblo le otorga me parece más que suficiente para saber que es completamente constitucional. Sin embargo, dentro de la dinámica de la consulta me parecía muy válida su postura, así como la de cualquier otro que se abstuviera de votar o votara negativo o positivo las preguntas, ya que considero que es también un derecho dentro de la democracia.

Los 300 mil millones de pesos invertidos en la logística de la consulta no me parece en lo absoluto un dinero perdido, malgastado o mal invertido. Al fin y al cabo nadie cuestiona los mecanismos de participación y de expresión ciudadana dentro de una democracia. Si por el contrario no se permitieran estos mecanismos estaríamos en una clara evidencia de autoritarismo y sería criticado por muchos de nosotros. Además, esta es apenas una incipiente muestra de las facultades otorgadas por la constitución del 91 que hasta hoy comienzan a desempolvarse.

El Partido Verde una vez más se consolida como una opción diferenciada de las políticas tradicionales y llenas de mezquindad, uniendo a todo un país en torno a un mismo tema y haciéndole frente a las verdaderas necesidades de los territorios. Sin embargo, es necesario recordar al partido verde que debe hacer un mayor trabajo de estudio al momento de otorgar una credencial para algún candidato que busque una corporación por medio de este partido político, pues no basta con solo un rostro nuevo y una cara bonita para decir que está fuera de la corrupción. Para la muestra de un botón está el caso de Carlos Sterling y Oscar Urueña, el primero concejal de Neiva y el segundo diputado del Huila, ambos del partido verde, ambos promoviendo la consulta anticorrupción y ambos capturados esta semana por hechos de supuesta corrupción. Por eso insisto: los verdes tienen que fijarse en sus candidatos con mayor precaución. Por ahora, a Claudia López y Angélica Lozano mis mayores respetos y admiración por lograr esta gran movilización.

Una última cosa queda demostrada: el jefe político con fuerza y talante de verdad es quien hoy está tras bambalinas diciendo qué hacer y qué no hacer. Hablo por supuesto de Álvaro Uribe Vélez, quien luego de apoyar la consulta con fervencia en el Senado, se retractó y se convirtió en opositor. El presidente Duque sigue siendo un personaje sin ninguna fuerza política, tanto así que su empuje no sirvió ni alcanzó para mover ni siquiera la mitad de las personas que votaron por él y la mayoría argumentó no votar la consulta. Una cosa es clara: el jefe es Uribe.

Ahora nos toca a toda la población continuar ejerciendo los derechos y deberes que nos corresponden en una democracia y hacer frente a cualquier hecho de irregularidades, así como ser veedores de la participación de los que hemos elegido. Es hora, por ejemplo, de irnos fijando en los impuestos que el ministro de haciendo nos quiere meter en un solo paquete. La cultura de los colombianos tiene que ir en progreso y por ahora, que los corruptos queden notificados: aquí estamos pa' luchar.

 

-.
0
310
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La ciudadanía, antídoto contra la corrupción

La ciudadanía, antídoto contra la corrupción

En redes
El pantallazo del trino de Uribe

El pantallazo del trino de Uribe

Nota Ciudadana
Caricatura: el desangre de la corrupción

Caricatura: el desangre de la corrupción

No es lo mismo perseguir a los corruptos que atacar la corrupción

No es lo mismo perseguir a los corruptos que atacar la corrupción