Opinión

Justicia transicional y proceso de paz

Queda por negociar el 10 %: dejación de armas, seguridad de las Farc y verificación de cumplimiento de los acuerdos

Por:
Septiembre 29, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Tal vez la mejor imagen para explicar lo que significa el acuerdo sobre justicia transicional firmado entre el gobierno colombiano y la guerrillas de las Farc, es como una etapa de ciclismo en la cual ya se superó el premio de  montaña de fuera de categoría y ahora nos encontramos en el descenso y finalización de la etapa. Ciertamente el tema de justicia transicional era el 60 % del total de la negociación, allí se definía el “cómo voy yo”, es decir, cuál será la afectación directa de los involucrados en el conflicto. Los demás puntos de tierras, participación política o sustitución de cultivos de uso ilícito componían otro 30 % de la negociación, ahora solo queda un 10 %. Por tanto el presente acuerdo significa que el proceso de paz parece irreversible, pero esto aún no se acaba.

Quedan tres asuntos por negociar, los cuales en todo caso son complejos. En primer lugar, los temas de dejación de armas y finalización del conflicto, con puntos delicados como cuántas concentraciones van a existir, de qué tamaños, en qué tiempo se va a realizar la dejación de armas, es decir,  la duración total de dicho proceso. El presidente anunció que sesenta días después de la firma comenzaría el proceso de dejación de armas, pero no está claro cuánto tiempo tardaría.

En segundo punto que aún no se ha acordado se refiere a la seguridad física para las Farc una vez dejen las armas y para las comunidades donde operaban las guerrillas, es decir la población civil que vive en medio de economías ilegales y en medio de presencia de grupos armados ilegales. Este es un tema en que ambas partes reconocen su complejidad, pero donde encontrar la solución no es fácil. En muchas regiones del país donde las Farc operan, la presencia de economías ilegales y de otras organizaciones criminales es importante, lo que podría incidir en un aumento de la violencia una vez las Farc comiencen el proceso de dejación de armas. El modelo de seguridad para estas zonas es fundamental para el posconflicto.

El último asunto que queda por negociar se refiere a la verificación del cumplimiento de los acuerdos y obviamente la refrendación de los mismos. Estos tres temas si bien no son tan complejos como aquel de justicia transicional, tampoco son fáciles de solucionar.

En cuanto al tema de justicia quedan claros algunos temas, por un lado, el proceso de negociación de La Habana no se hizo para someter a una de las partes sino para finalizar el conflicto, esto significa que hubo que hacer concesiones a ambas partes que negociaban. En segundo lugar, el modelo de justicia aplica tanto para las Farc como para los agente estatales que cometieron crímenes, es decir aplica para ambas partes, algo que era lógico, pero es un tema que el gobierno nacional debe tratar con cuidado a la hora de comunicarlo a la opinión pública. Por último, un modelo de justicia transicional se basa en que la única forma de justicia no es la carcelaria, y que a cambio de verdad, reparación y garantías de no repetición es posible hacer concesiones en cuanto a años de reclusión y tipo de pena.

Ahora viene un trabajo importante tanto para la Farc como para el gobierno nacional, se trata de construir una estrategia de pedagogía para la paz, que permita socializar lo negociado, mostrar las bondades de la negociación y hacer entender a la sociedad los sacrificios que se debieron hacer, una tarea difícil, pero que seguramente llevará a un cese bilateral al fuego en las próximas semanas.

Publicidad
0
2441
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Ariel Ávila Martínez

Los Urabeños y las zonas veredales transitorias de normalización

Las ciudades del posconflicto

El papel del nuevo fiscal

Saboteos

Las zonas de frontera

Una pequeña oportunidad

¿Será que van a bombardear ciudades?

Los otros Catatumbos