Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Jugamos a la casa de muñecas con nosotros mismos

“A mí particularmente me estremece observarnos a nosotros mismos a vista de pájaro y ver lo poco que hemos crecido”

Por: Camilo Villegas
Octubre 12, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Jugamos a la casa de muñecas con nosotros mismos

Esta no es la casa de muñecas de tu sobrina. Es una imagen de la fachada de un edificio en Bogotá, creo que es Torre Central Davivienda. Cada una de esas ventanas parecen láminas de un álbum en el que se representa la vida de la raza humana. Lo que quiere decir que jugamos a la casa de muñecas con nosotros mismos.

— Será esta la sala de conferencias.

— ¿Y los baños?

—No hay porque esta casita de muñecas todavía no viene con ese paquete, aunque no es más que una cuestión de tiempo.

—Okay, pues si no hay baños, entonces yo coloco a este tipo en una silla giratoria, de las de súper ejecutivo. Mira qué bien fabricada está, ¡parece de verdad!

— Es que es de verdad.

— ¿En serio, pero no estábamos jugando?

—El juego y la vida se confunden. Ahora son los jefes de recursos humanos o los que están en la rosca los que ponen y quitan muñecos. Los muñecos somos nosotros.

— ¿Jugamos entonces a que suscribimos un acuerdo en donde ustedes los empleados gozaran de excelentes condiciones laborales?

—Me parece, ¡dale, juguemos!, porque las condiciones laborales hoy en día, o no existen o son papel mojado.

A mí particularmente me estremece observarnos a nosotros mismos a vista de pájaro y ver lo poco que hemos crecido. Los baños de las empresas son lo más parecido a los baños del colegio. Lo más triste es que ni siquiera necesitamos que Godzilla nos tome delicadamente por el cuello para colocarnos en una u otra habitación. Nos colocamos nosotros mismos, sin ayuda, como marionetas teledirigidas por una mente maligna. Hace años leí que Philip K. Dick, el prolífico escritor y novelista estadounidense de ciencia ficción, soñó que un día todos seríamos como la muñeca Barbie y su novio Ken. Pues creo que ese día ha llegado y es un martes cualquiera de nuestras vidas. A veces, un miércoles o un jueves, da igual, de un octubre cualquiera. A veces, de un noviembre. Da igual…

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
349

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Bavaria responde a denuncias de una largatija: “Invitamos a denunciar la manipulación de nuestros productos”

Bavaria responde a denuncias de una largatija: “Invitamos a denunciar la manipulación de nuestros productos”

Circulan por redes videos sobre una cerveza con una lagartija dentro y Bavaria cuenta por qué para ellos eso es imposible
¿Se le subieron los humos al Dr. Fajardo?

¿Se le subieron los humos al Dr. Fajardo?

"Manifestó que no participará en la consulta interparlamentaria de marzo para elegir el candidato en la primera vuelta entre los sectores que apoyaron los Acuerdos"
Se comienzan a sentir los vientos de cambio

Se comienzan a sentir los vientos de cambio

"La mayoría de los candidatos han pasado la página de la violencia y han comenzado a formular sus campañas basándose en premisas como la lucha contra la corrupción"
Narcotráfico y corrupción, los grandes males de Colombia

Narcotráfico y corrupción, los grandes males de Colombia

"Hemos enfrentado conflictos y guerras alimentadas con ese flagelo a través de los años con unos costos sociales muy grandes para el país"