Jueves Santo 9 de abril

La hija de Jorge Eliécer Gaitán hace una reflexión sobre su padre a punto de cumbrise 72 años de su muerte

Por:
abril 06, 2020
Jueves Santo 9 de abril

Quienes somos jesusianos y, además, gaitanistas – que es casi lo mismo -  pensamos que no puede haber mejor manera de conmemorar estos dos hechos históricos que aunadamente, como va a suceder este año. Son dos eventos especialmente simbólicos para los luchadores por los derechos de los humildes, los marginados, los invisibles.

Jesús entregó su vida en su tarea de redimir a los desposeídos, como lo hiciera Gaitán. Ambos se sacrificaron en defensa de aquellos seres que, en estos días de pandemia, no solo sufren el peligro ante el coronavirus, sino que, además - y como si fuera poco - ven escapárseles su única forma de sobrevivencia que es el “rebusque”.

Jesús dijo: “es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos”. Y Gaitán dijo: “El pueblo es superior a sus dirigentes”.

“La última cena”, se dio al atardecer, en vísperas de la crucifixión de Jesús, en preparación de la Pascua judía, festejada por la nación judía en recuerdo de que Dios salvó a los judíos de la plaga de muerte de todos los primogénitos en Egipto.

La víspera del asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, mi padre llevó a cabo la defensa del Teniente Cortez  ante la expectativa nacional,  pues se sabía que, de sacar libre a Cortez, se partiría en dos el Ejército, llevando a la oficialidad a adherir a las huestes que lideraba el gaitanismo, que era ya el movimiento más poderoso con que contaba la política nacional, solo faltándole por conquistar el apoyo de parte del ejército, porque la policía rasa ya era gaitanista.

A la una y cinco de la mañana de ese 9 de abril de 1948, exactamente 12 horas antes de su asesinato, Gaitán finalizó la defensa del Teniente Cortez diciendo: “Cristo fue un hombre honrado y sin embargo murió sacrificado por el odio de sus perseguidores, sin que menguara el brillo de su vida consagrada a la redención de los oprimidos”. Gaitán, con esas palabras, estaba describiendo lo mismo que se puede decir de él.

Cuando en el país se tuvo noticia del asesinato del líder popular, el “País Nacional” explotó en ira, a la búsqueda de derrocar al régimen. El objetivo fue tomarse alcaldías, gobernaciones y la propia Presidencia de la República, ya que señalaban al presidente Mariano Ospina Pérez como autor intelectual del crimen.

Pietá dibujada por Jorge Eliecer Gaitán

De igual manera se dice que, cuando crucificaron a Jesús en Nazareth, tembló la tierra. Yo me permito creer que Pilatos, siendo el prefecto de la provincia romana de Judea y de poco carácter, sabiendo, según San Lucas (23, 14-17) que el mismo Pilatos dijo: “Me habéis traído a este hombre como alborotador del pueblo, pero yo le he interrogado delante de vosotros y no he hallado en este hombre ninguno de los delitos que le acusáis. Ni tampoco Herodes, porque nos lo ha remitido Nada ha hecho pues que merezca la muerte”, no se atrevió a transmitir la noticia de la sublevación popular judía e informó a Roma que lo que había habido era un temblor de tierra, para minimizar un hecho que, ciertamente, habría disgustado al emperador romano Tiberio Julio César, pues Jesús – aún después de muerto – podría significar un peligro para el dominio del Imperio Romano sobre la nación judía.

Jesús fue entregado por Judas a los soldados romanos. La consigna era darle un beso. Mi padre también fue entregado a manos del asesino por un reconocido traidor suyo, que se hacía pasar por amigo, tal como lo había denunciado mi padre en un reciente congreso del Partido Liberal, cuya denuncia se conserva en los anales de dicho evento.

Jesús crucificado por la nazis, la pintura pertenecía a Gaitán

El judas colombiano invitó a mi padre a almorzar el 9 de abril con otros amigos que estaban en su oficina. Bajaron todos juntos en el ascensor, pero al llegar al primer piso les pidió a los demás que se quedaran ahí, al fondo del corredor, porque tenía que decirle algo muy privado a mi padre. Avanzó en solitario el traidor de brazo de mi padre (llevarlo del brazo era la consigna) y lo puso frente al asesino, saliendo a correr y tomando un taxi para irse directamente a Palacio, como constaen una carta escrita en esos días por el exministro Alfonso Araújo, partidario del régimen.

Ambos, Jesús y Gaitán, fueron entregados por quienes se hacían pasar por ser sus partidarios. El uno se ahorcó, el otro huyó a refugiarse a Venezuela.

Este año, el 9 de abril será Jueves Santo, en coincidencia de dos acontecimientos similares. ¿Coincidencia? Algunos no creen en ellas. Para mí, es solo un hecho que debe llamar a la reflexión.

 

Bogotá, abril de 2020

 

 

 

 

-.
0
1804
Revlon en bancarrota: se derrumba el imperio de la cosmética

Revlon en bancarrota: se derrumba el imperio de la cosmética

Asesinatos y espantos en el castillo Marroquín, un lugar maldito en Bogotá

Asesinatos y espantos en el castillo Marroquín, un lugar maldito en Bogotá

Goodyear, las únicas llantas colombianas que se pelean con chinas, francesas y japonesas

Goodyear, las únicas llantas colombianas que se pelean con chinas, francesas y japonesas

Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus