Jóvenes que quieren cambiar el mundo

Colombia vive una época de liderazgo transformador por parte de la juventud

Por: Sergio Andrés Lora Ávila
noviembre 05, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Jóvenes que quieren cambiar el mundo
semanarioprimerdia.com.ar

Los y las Jóvenes siempre son el foco de atención de ciertas problemáticas sociales, y hasta políticas. Resulta que según la sociedad colombiana, son un blanco fácil para ellas. Por tal razón, desde la historia de nuestro país; para ser más específicos en la República, el ciudadano adulto y hasta el mismo Gobierno tenían una noción de aquel ‘ciudadano útil’, y en cual el/a joven eran un tema de total preocupación porque eran considerados/as un ser débil ante los excesos del mundo, motivo por el cual representaban un obstáculo para su ‘ciudadano ideal’, por lo tanto había que reforzar su educación y valores morales. Es entonces donde empieza toda esa arbitrariedad de implantar lo que él y la Joven debían ser, y no aquello que ellos o ellas querían ser.

Es así como desde la historia se ha visto una subordinación al joven, una mala concepción del que hacer con él/a, como si este sujeto, que por naturaleza es un ser político no tuviera la facultad de raciocinio. Resulta que para las elecciones de nuestro es país del 11 de Marzo de 1990 donde se elegía Senado, Cámara de Representante, Las JAL, Concejo Municipal y Alcalde, surge un Movimiento Estudiantil que se denomina La Séptima Papeleta, que tenía como fin incluir una séptima opción de voto para convocar a una Asamblea Constituyente. A pesar de que la Séptima Papeleta no fue aceptada legalmente, la Corte Suprema reconoció esta como una voluntad popular y valido los votos. Este Movimiento, por cierto de Jóvenes, propicio lo que sería la Constitución de 1991. Es así como esta acción de una colectividad juvenil irrumpe esa percepción del joven como un individuo ocioso, y con falta adiestramiento. Acá se demuestra la Juventud como el punto de partida hacia un país incluyente, titular de derechos y que respeta lo diverso que somos.

Ahora, a pesar de aquel acontecimiento histórico como lo fue la Séptima Papeletas, la sociedad colombiana estipula que la Juventud es la población perfecta para demostrar índices alarmantes de alguna problemática, como por ejemplo: Según el DANE durante el 2013 nacieron más de 5.500 bebés de madres adolecentes; esto claramente conmociona al colombiano/a, sin embargo al momento de ser considerados/as agentes transformadores se les censura o no se les permite acceder a ningún espacio, todo porque él/a joven no tienen mucha experiencia, como por ejemplo: Podemos colocar el problema del primer empleo en el Joven y que en nuestro país según Colombia Aprende el 47% de los desempleados son jóvenes, es decir, hay 1.260.000 sin ocupación remunerada. A estos si le sumamos las cifras de Drogadicción, Tabaquismo, Alcoholismo entre otras, se puede caer en esa situación alarmante y preocupante. Pero… ¿Qué pasa con el adulto que equivoca? Pues el simplemente por su condición de ser adulto se le respeta, porque ya está en edad de asumir sus consecuencias. ¿Y el joven qué…? El joven debe ser escuchado y respetado por lo que decide, acompañado y apoyado como también se hace con un adulto, pero gente… Jamás censurado/a.

La sociedad colombiana no puede seguir subestimando al joven y renegando de sus acciones como una expresión de inmadurez, cuando por ejemplo ellos/as de forma muy organizada están dando la pelea para que a generaciones futuras se les garantice el Derecho a una Educación Superior de Calidad y gratuita como sucede con la MANE (Mesa Amplia Nacional Estudiantil). Y que desde Asociaciones, Colectivos, Grupos, Organizaciones y Parches de Esquinas están creando un gran tejido humano que busca ese país que muchos columnistas ven imposible, pero que ellos con acciones lo están logrando.

En la actualidad la Juventud ha entendido que la acción cuesta más que mil palabras, que aquel país que los niños piden a gritos no se logra fragmentándose. Ellos/as han comprendidos que existen Derechos que el Estado debe y está en la obligación de cumplir, que no existen mejores aliados/as para lograr un país justo, libre y donde prime la igualdad que ellos mismos. Ellos/as han confirmado que son el gran arma que tiene un país para crear camino donde perpetué el bienestar y esa gran utopía que es la Paz. Así mismo han demostrado que los/as Jóvenes son el presente, y quienes garantizan un futuro, que la condición de ser joven no es sufrir de una enfermedad, sino poseer el poder de transformar.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1454

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Las tres del tintero

Carlos Acero, el Uniandino que frenteó a Santos

Carlos Acero, el Uniandino que frenteó a Santos

Las tres del tintero

¿Plebiscito, Constituyente, Referendo o qué?