Jairo Pinilla: El padre del cine de terror colombiano

Sillas de ruedas asesinas, serpientes marihuaneras y plantas carnívoras fueron las tramas de las películas, que asustaron a miles de personas en sus butacas

Por:
Octubre 30, 2016
Jairo Pinilla: El padre del cine de terror colombiano

El papá de Jaime, su amigo del colegio, se pegó un tiro en la sien. Al rector le pareció buena idea llevar a los alumnos al anfiteatro a ver el muerto. En la Cali de finales de los años cuarenta no había mucho que hacer. Jairo Pinilla aún recuerda la palidez espectral, la piel terrosa, el frío que emanaba el muerto. Por primera vez en la vida sintió miedo.

Jairo Pinilla ha hecho 54 películas. La gran mayoría de ellas han sido financiadas por monjas, esmeralderos, camioneros y dueños de discotecas quienes le pedían como condición protagonizar sus filmes. Este caleño de 74 años no sólo fue el primero de nuestros cineastas que usó efectos especiales y se metió a fondo en el Terror sino que ha sido el más prolífico de todos.

Aprendió cine en sus tardes de asueto en Ciudad de México, a donde se había ido a trabajar con la compañía Burroughs poco después de graduarse como ingeniero electrónico. Cada vez que podía se escapaba a los estudios Churrubusco, el lugar en donde se filmaban todas esas películas de Jorge Negrete, Pedro Infante y Cantiflas que había aprendido a amar desde niño. Cuando regresó a Colombia, a comienzos de los setenta, decidió hacer lo único que le apasionaba: El cine.

Es difícil encontrar en el mundo una obra en donde los errores de rodaje sean ya parte de un estilo, de una estética. Entre todas sus Pinilladas La silla macabra es tal vez la más absurda, ingenua y surrealista de todas:

Su ópera prima, Qué mago, fue financiada por un par de monjas. Dos años después Funeral siniestro, la primera película de terror colombiana, fue vista por más de 800 mil personas sin habérsele invertido un solo peso en publicidad. La crítica la destrozó pero las filas de gente esperando verla completaban varias manzanas. A partir de ese momento serpientes marihuaneras, sillas de ruedas poseídas por espíritus demoniacos y plantas carnívoras devoradoras de hombres, pasaron a ser parte de sus argumentos. La falta de presupuesto no detenía su intención de hacer cine. En las escenas de acción, a falta de utilería, tuvieron que hacerlas con pistolas y balas de verdad, usaban muertos reales,y, sobre todo, los sustos se transformaban en carcajadas dentro del público.

No conoce a Godard ni a Truffaut pero ama el cine tanto que una vez prefirió que no le aplicaran anestesia para que le alcanzara el dinero y entrar a los teatros a ver, entre terribles dolores, las gracias de Tin-Tan, el ídolo de su niñez.

El peor error que cometió Jairo Pinilla fue pedirle un préstamo de 10 millones de pesos a Focine para acabar El triángulo de oro, su película más ambiciosa y que realizó en el tiempo record de tres meses. Los intereses engrosaron la deuda cuatro millones más y un año después el estado embargaba todas sus películas. Nunca pudo recuperar sus derechos de autor.

Durante veinte años nadie supo nada de él hasta que Ciro Guerra realizó un documental que lo elevó su arte a la categoría de Cine de Culto. En espacios de Señal Colombia y en cine clubes empezaron a volverse a ver sus películas. Sus fans ya son legión.

Pinilla hoy en día vive en un apartamento minúsculo en el Tunal. Allí termina el guion de La sombra de la muerte la película en 3D que hará con los alumnos del Politécnico. Sigue fuerte, decidido y fumándose los mismos veinte cigarrillos diarios que fumaba desde los años setenta cuando empezó a hacer el cine más extraño, divertido y original en cien años de cine colombiano.

Publicidad
0
3149
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Operación Piroberta: apología a la homofobia

Operación Piroberta: apología a la homofobia

‘Soy muy inteligente, no me gusta el cine colombiano’

‘Soy muy inteligente, no me gusta el cine colombiano’

‘Paisaje Indeleble’, la primera película tolimense que llegó al cine

‘Paisaje Indeleble’, la primera película tolimense que llegó al cine

El guion, talón de Aquiles del cine colombiano

El guion, talón de Aquiles del cine colombiano