Opinión

Iván Duque: “Da pena”

La intervención del presidente Duque en la ONU fue el interludio entre actos de una ópera seria. Dijo ser “restaurador de democracias” ajenas, mientras en Colombia, declara: ¡Se necesita más Esmad!

Por:
octubre 03, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Iván Duque: “Da pena”
La clase dominante colombiana insiste en hacerle creer a la comunidad internacional, que Colombia está rebosante de democracia

Al igual que el discurso promocional selfi del nuevo iPhone 11 de Apple, presentado por Bukele presidente de El Salvador, y la exhibición de la nueva “fisiología ambiental” de Bolsonaro del Brasil, con su: “Es falso que la Amazonía sea el pulmón del mundo”; la intervención del presidente Duque ante la 74.ª sesión de la Asamblea General de la ONU, fue algo así como el interludio entre actos de una ópera seria.

Las naciones del mundo, debatían sobre el futuro del planeta, la violación flagrante de los principios de soberanía recogidos en la Carta de la ONU, la preocupación por el retiro de EE.UU. del tratado nuclear con Irán, se hacían llamados en contra de la intervención extranjera bajo el pretexto de defender la democracia mientras se aterroriza a los pueblos con la amenaza de una invasión o con sanciones que los sumergen en la pobreza, se conferenciaba sobre la gravedad de que hoy penda de un hilo el destino del Tratado De Reducción De Armas Estratégicas [START III] y el peligro real de una guerra nuclear, un conflicto "en el cual no puede haber ganadores".

A las 4:42 de la tarde del miércoles 25 de septiembre, Iván Duque se dirigió a la Asamblea General de la ONU en Nueva York; aseguró ante los delegados de 99 naciones del mundo, que en Colombia “la Paz con Legalidad” se viene construyendo con “paso firme” y que cumplirá a quienes dejaron las armas genuinamente, refiriéndose al proceso de paz con las FARC EP. Ese mismo día y casi a la misma hora de su discurso, caía asesinado en Caloto Cauca, Carlos Celimo Iter Conde excombatiente de las FARC, comprometido con la implementación y quien había solicitado semanas antes esquema protección a la UNP.

Al día siguiente 26 de septiembre caerían asesinados los líderes sociales Jairo Javier Ruiz Fernández en Balboa, y el líder indígena Marlon Ferney Pacho en Tierradentro todos en el Cauca.

Y aunque el tiempo para el tema país, era corto (¿e inconveniente?) para el presidente de Colombia, ya que el cuerpo de su intervención sería dedicado a la República Bolivariana de Venezuela, a Iván Duque, le alcanzó para presumir ante la ONU con los proyectos productivos que vienen ejecutando los excombatientes, ocultando, que en su inmensa mayoría, estos han sido logrados por la gestión y el compromiso que la guerrillerada ha realizado con organismos internacionales en razón al incumplimiento por parte del Estado colombiano de los compromisos pactados.

Pero el 29 septiembre, desde el ETCR de Pondores, La Guajira, se denunciaría ante la comunidad nacional e internacional que “Lo único que no le ofrecieron a los reincorporados, y es de lo que le están dando en abundancia es físico plomo”. El documento agrega que a la fecha han sido vilmente asesinados “177 camaradas reincorporados, bajo una total impunidad, como solamente puede brindarla un Estado cómplice”. En el comunicado de este Espacio Territorial se denuncia que “Próximos a cumplirse tres años de la firma del Acuerdo de Paz, los resultados son deplorables” mientras que Iván Duque, Emilio Archila, Miguel Ceballos y Andrés Stapper “se pavonean en el exterior pregonando a los cuatro vientos su compromiso con el Proceso de Paz y el cumplimiento a lo firmado en La Habana”,  la realidad es bien distinta: “lo que se respira es desconfianza en la palabra gubernamental, acompañada de una progresiva incertidumbre como resultado del incumplimiento, tanto en la Implementación en general como de la Reincorporación en particular”. Aquí el comunicado completo:  bit.ly/2mK6ysd.

Iván Duque también habló del tema de moda, y se refirió al supuesto empeño de su gobierno en la protección ambiental; aun cuando las comunidades de varias regiones del país se encuentran en máxima alerta, por el visto bueno dado recientemente por el Consejo de Estado a las recomendaciones hechas por expertos de su Gobierno a la implementación de uno o varios “Proyectos Pilotos de Investigación Integral (PPII) que permite generar conocimiento y evidencias” para la producción comercial mediante el fracking.

Extraño voluntad en la protección ambiental, cuando son conocidos en el mundo con suficiencia los efectos de esta técnica, tales como la fracturación del suelo, la sismicidad inducida, fugas de metano, elevado consumo y agotamiento de las fuentes de agua.

El presidente Duque prosiguió, y habló del compromiso de su gobierno en la lucha contra el narcotráfico y la corrupción, fraseando sobre faros "éticos, sociales y políticos", como guías de su gobierno, aunque no cabe duda que en la memoria colectiva internacional resuenan aún los titulares de hace unos días, y persisten en la retina las fotos en las que quedaron evidenciadas acciones conjuntas entre funcionarios del Estado colombiano y el grupo narcoparamilitar los Rastrojos, para que Juan Guaidó acusado de desfalco y corrupción cruzara hacia Colombia para ser recibido con honores de presidente. Lo cierto es que pese a todo, las Naciones Unidas no reconocen al diputado opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. De hecho el Secretario General de la ONU Guterres desmintió que pensara siquiera reunirse con Guaidó en Nueva York, como trato de especularse.

Duque prosiguió su discurso ante las Naciones Unidas, y declaró ser respetuoso de "un orden internacional basado en el multilateralismo, la solidaridad y la autonomía". Sin embargo su gobierno “conspira públicamente” y haciendo uso de una especie de necromancia “diplomática” ayuda a traer de regreso el cadáver del TIAR, Tratado que fue dispositivo de los EE. UU. para intervenir y subordinar política y militarmente las naciones del continente durante la guerra fría, y que murió con el fin de ésta.

Agregó que Colombia “no es un país agresor”, pero preparaba para el viernes 27 de septiembre la llegada de Marines a Colombia, según lo informaron las Fuerzas del Cuerpo de Marines de los Estados Unidos. Desde el 30 de septiembre al 5 de octubre, la Infantería de Marina de EE. UU. y la Armada de Colombia, iniciarían una serie de “ejercicios militares conjuntos” en una Base de Entrenamiento de Infantería de Marina en Coveñas – Sucre con el objetivo de ensayar una entrega de ayuda humanitaria.

“Ayuda humanitaria” que no fue tal, y cuyo objetivo a parte del artificio propagandístico para atrapar incautos, fue y al parecer quiere volver a serlo; solo el burladero para generar actos violentos y desestabilizadores contra Venezuela.

Pero si fue escándalo mundial el descubrimiento de las “cándidas” e inobjetables fotos de Guaidó jefe del gobierno paralelo de Venezuela que Duque alberga y auspicia; horas después de su intervención en la Asamblea de la ONU, el mundo volvería a asombrarse con otro episodio; un informe que “demostraría” la supuesta presencia de guerrilleros colombianos en Venezuela, elaborado por la inteligencia del gobierno Duque, y que este había anunciado en su discurso pero que resultó que contenía fotos con datos falsos. El resto de la historia ya es conocida por los colombianos y el mundo entero; el periódico el Colombiano y la Agencia Francesa de Prensa descubrieron la estafa, una que no sería para el simple consumo interno sino de dimensión planetaria.

 

Solo el muy investigado y antipopular Donald Trump
quien la mayoría de la opinión de los EE. UU, considera que “debería ser sometido
a un juicio político”,salió en defensa del impopular Iván Duque.

 

Maduro por su parte atinó a decir: “Da pena”. Solo el muy investigado y antipopular Donald Trump quien la mayoría de la opinión de los EE. UU.  según las últimas encuestas, considera que “debería ser sometido a un juicio político”, salió en defensa del impopular Iván Duque.

La clase dominante colombiana insiste en hacerle creer a la comunidad internacional, que Colombia está rebosante de democracia, al tiempo que trabaja a través de los ministros Guillermo Botero de Defensa y Nancy Patricia Gutiérrez de Interior, en políticas autoritarias como la estructuración de una ley estatutaria para la regulación de la protesta social en Colombia.

La élite colombiana concibió al Esmad, que ha dejado en la presente década una veintena de muertos, cientos de heridos y múltiples casos sin investigar.

Los más recientes hechos de represión injustificada y desproporcionada contra los estudiantes, por parte de la policía, expresan una proscripción de hecho, no solo de la protesta sino de la denuncia, ya que se trataba de movilizaciones estudiantiles pacíficas en rechazo a graves actos de corrupción administrativa en sus universidades, y en los cuales están involucrados funcionarios públicos y políticos.

Iván Duque simula ante en la Asamblea General de la ONU, ser “restaurador de democracias” ajenas en Suramérica, mientras en Colombia, declara sin más preámbulos: ¡Se necesita más Esmad

 

L

-.
0
65302
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Un paro que anuncia el nuevo poder

Un paro que anuncia el nuevo poder

La agresora decadencia del régimen colombiano

La agresora decadencia del régimen colombiano

¡Somos una tendencia dentro del Partido “Comunes”!

¡Somos una tendencia dentro del Partido “Comunes”!

Pedagogía Dialéctica de lo Concreto

Pedagogía Dialéctica de lo Concreto

Las guerras de Joe Biden

Las guerras de Joe Biden

Al pueblo lo que es del César

Al pueblo lo que es del César

Iván Duque y su paquete chileno

Iván Duque y su paquete chileno

Minga: memoria y resistencia

Minga: memoria y resistencia