Opinión

Intento de suicidio colectivo

La decisión política de cerrar la economía y las fronteras internas e internacionales es la más grande equivocación de los tiempos modernos

Por:
junio 02, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Intento de suicidio colectivo
Una sociedad rica, vigorosa, creativa, tecnológicamente avanzada, en un momento de pánico universal toma la decisión de arruinarse y arrastra tras de sí a todos los pobres que en el mundo han sido. Foto: Andrés Osorio

Siempre es bueno mirar la versión políticamente incorrecta de las cosas. Tratar de explicar la pandemia del coronavirus y sus efectos colaterales desde lo políticamente incorrecto arroja resultados interesantes. Navegar en ese mar agitado de la manipulación genética y la manipulación política, de las verdades oficiales y las diferencias científicas, del despotismo ilustrado (que es el gobierno de los sabios sin preguntarles a los gobernados, que saben menos) y las libertades públicas.

Para empezar por el principio, todo indicaría que el virus fue consecuencia de un accidente de laboratorio resultado de peligrosas mutaciones genéticas creadas en el laboratorio de Wuhan, que investiga con los más nobles propósitos y multimillonarias inversiones internacionales sobre los coronavirus de los murciélagos que abundan en la zona. No fue un producto chino sino un producto de la cooperación internacional, de la que tan mal se habla ahora, incluyendo capital norteamericano. Accidentes pasan, para frustración de los amantes de las conspiraciones.

El escándalo universal nació porque por primera vez en la era de la información resultaron afectados por una epidemia los grandes centros de poder de la civilización occidental. Decía el presidente Macron de Francia, para usar un argumento de autoridad, que si la epidemia se hubiera concentrado en la mitad del África o de Asia con el mismo número de muertos nadie se hubiera dado por enterado en los centros de poder. Matan más las hambrunas es esos territorios dejados de la mano de Dios. Y tampoco conmueven.

________________________________________________________________________________

Los países que encerraron a sus ciudadanos sanos no han tenido diferencias dramáticas en sus índices de mortalidad con los que no lo hicieron y tomaron prudentes medidas de bioseguridad

________________________________________________________________________________

El argumento fatal de la cuarentena general obligatoria nació de la rápida extensión del contagio y su alta mortalidad en poblaciones vulnerables muy ancianas y enfermas. No se hizo para proteger a los sanos sino para no colapsar los servicios de salud. Pero los países que encerraron a sus ciudadanos sanos no han tenido diferencias dramáticas en sus índices de mortalidad con los que no lo hicieron y tomaron prudentes medidas de distanciamiento social, higiene personal y prohibición de concentraciones públicas. Así que la cuarentena general no sirvió para evitar las muertes, pero si dejo abierta la puerta para una segunda oleada estacional en una población sin un escudo inmunológico contra este. Los científicos que sustentaron la inutilidad de la cuarentena general fueron mayoritariamente ignorados.

La cuarentena general obligatoria entre nosotros fue producto de un efecto de demostración de la sociedad internacional. Un daño colateral del poderío de los medios de comunicación, que se consolida como nunca. Nadie podía quedarse atrás de encerrar a su gente sin ser juzgado como un bárbaro sin conciencia. No se consideró si el virus podía tener un comportamiento diferente en la zona ecuatorial, ni si era mejor dejar la cuarentena total como un último recurso y recurrir a medidas menos drásticas. Es un caso histórico de desproporción entre el remedio y el mal que se quiere curar, aquel con un costo social infinitamente mayor que este.

La actual extensión del coronavirus en Colombia se acomoda difícilmente a la definición de pandemia: una epidemia que afecta a todas las personas en todo el territorio. Alrededor de 30.000 contagiados identificados por estar enfermos y 1000 muertos en dos meses y medio desperdigados por la ancha geografía de un país de 50 millones de habitantes (en el mismo período murieron alrededor de 50.000 personas por todas las causas), con pocos puntos de concentración, que no han causado presión insoportable sobre camas y UCI, 3,6 % de estas últimas ocupadas por pacientes de covid-19 de acuerdo con el presidente. Clínicas y hospitales han aplazado sus servicios, agravando su irresuelta crisis financiera que viene de atrás y causando graves perjuicios a la salud de sus demás pacientes con graves enfermedades.

La decisión política de cerrar la economía y las fronteras internas e internacionales es la más grande equivocación de los tiempos modernos. Un intento de suicidio colectivo de una civilización que nunca había tenido tantos recursos y posibilidades científicas para conjurar una epidemia por medios más razonables que una cuarentena global. En Colombia desmantela la economía, desnuda profundas desigualdades, deja en sus platas a los servicios de salud, pone en evidencia la incapacidad del Estado para compensar el daño causado, y crea un incómodo desequilibrio en los poderes públicos a favor del Ejecutivo. Es un insoluble problema político tratar de solucionar la situación a punta de asistencialismo social.

Al final, ni el covid-19 es más letal que otros virus, ni es el último que se extenderá entre los humanos. Su rápida extensión es una consecuencia indeseada de la globalización que es imparable, pero nuestro mundo interconectado no resistirá otra prueba como esta si se maneja de la misma manera primitiva. El intento, casi exitoso, de suicidio colectivo de una sociedad rica, vigorosa, creativa, tecnológicamente avanzada, que en un momento de pánico universal toma la decisión de arruinarse y arrastra tras de sí a todos los pobres que en el mundo han sido.

                                                                                                                                              

-.
0
1700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los titiriteros del poder

Los titiriteros del poder

Petro no es de centro

Petro no es de centro

En surcos de dolores

En surcos de dolores

Un arzobispo metido en política

Un arzobispo metido en política

Fajardo fija fronteras

Fajardo fija fronteras

Caen las estatuas

Caen las estatuas

Los pobres, de nuevo de moda

Los pobres, de nuevo de moda

Perfiles criminales

Perfiles criminales