Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Historias de Maniquí

Noticias de la otra orilla

Por:
Mayo 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

 

 “Busca a la mujer del vestido, sin mujer no hay vestido”. Con esta sugestiva frase de la diseñadora francesa Coco Chanel y con el referente de fondo de lo que ha sido el devenir del vestido en la historia de la humanidad, nos introduce Angie Roa al espíritu de esta muestra suya en la que metaforiza su historia personal a través del elemento simbólico del Maniquí para construir un relato que ella integra básicamente dependiendo de “cuatro series con diferentes técnicas: los círculos con los vestidos, las telas bordadas sobre bastidores, las plumillas y los grabados. De esta forma logro materializarme en un  maniquí de sastre y tomo el vestido para representar sensaciones de un pasado, un presente y un futuro, contando mis historias a través de esta creación artística”.

Y agrega: “La  serie de los círculos tiene diferentes tipos de vestidos según mis sentimientos. Todos ellos custodian instantes  simbólicos y  guardan códigos personales. Las telas bordadas representan mi desnudez y pensamientos íntimos. Las plumillas, son una búsqueda desde el interior espiritual y físico, logrando entender las diferentes capas en que está compuesto mi ser. Y la serie de los grabados en metal son las marcas que han quedado en mí en el trascurso de la vida y nunca se borrarán”.

Así define la propia artista sus propósitos estéticos en esta muestra para la cual abrimos el pasado jueves 11 de mayo las puertas de la Galería de la Aduana de Barranquilla para inaugurar, en una noche lluviosa, una exposición de la colombiana Angie Roa Fajardo que en verdad habíamos estado esperando exhibir en nuestra sala desde hace más o menos un par de años.

 

 

Desde que ejerzo de coordinador y curador parcial de esta galería siempre he hecho el ejercicio de quedarme a solas con la obra en la sala de exposiciones, una vez la muestra está ya montada, identificada con sus fichas técnicas y debidamente iluminada. Es allí cuando siento la plena comunicación con la obra que me ocupa. Antes, las imágenes en fotografía y video, como suele suceder en muchos casos, ante la imposibilidad de tiempo y espacio de poder ver la obra en el taller del artista, o colgada previamente en alguna sala, en realidad sólo informan vagamente de lo que en verdad puede decir la obra puesta en la circunstancia ideal de una buena pared y en el contexto del proyecto conceptual y formal que una muestra cabal comporta.

Es allí cuando puedo entender y celebrar plenamente el hecho de haber podido acertar en la programación de una muestra; o, eventualmente, llenarme de dudas y de pavor, cuando descubro que  las imágenes sueltas que recibí virtualmente me sugirieron un sentido y una dimensión que ahora en la experiencia factual no encuentro de la misma manera.

O lo contrario, como me sucedió con estas Historias de Maniquí de Angie Roa, que el hallarme frente a frente a cada una de sus piezas, y en la soledad de la sala, en su conjunto surgió la plenitud de un texto lleno de sugerencias, delicadas filigranas, sutilezas eróticas, pequeños y grandes misterios, que me llevaron a exclamar: Nadie desnudó tanto un vestido. Y esa desnudez devela un intenso viaje íntimo a la historia del vestido y del maniquí, para redondear la metáfora de un viaje interior de la artista.

 

 

Con esta propuesta artística en la que realización y concepto están finamente concertados en un lenguaje poético lleno de sugestivos matices, notas subliminales y máximo logro estético en su materialización, Angie Roa pone en el escenario desafiante de las artes plásticas su trabajo de pintora, escenógrafa, diseñadora y vestuarista, y el resultado es esta seductora e intrigante exposición que ahora se toma las paredes de la galería de la Aduana de Barranquilla.

Al decir del crítico Charlie McPherson, “Angie considera que su obra no es ninguna fabricación de algo intangible o inconcebible, sino el reflejo de la totalidad de su experiencia, tanto en el mundo concreto como en el de lo sublime. Las cosas se permutan en su proceso de elegir un hilo, describir una forma con un lápiz; sus pensamientos cristalizan al ser físicamente expresados sin ser rígidos; invitan la exploración del observador y provocan aún más pensamientos.”

Y por otra parte, el también crítico Octavio Mendoza considera que la obra de Angie Roa Fajardo “nos brinda  la  oportunidad  de traer  a  cuento  la conexión   incógnita   entre  el  maniquí  y  el  hombre.  La historia del arte  recuerda   que   los maniquíes,   una  vez  diseñados para otorgarles los movimientos  y  posiciones  humanas,  se  convirtieron, junto  los pinceles,  pigmentos  y caballetes, en instrumentos  en  el estudio  de los pintores como  modelos, hecho evidente en  la inolvidable pintura que Thomas  Gainsborough   tituló El señor  y la señora  Andrews, del siglo XVIII.

Publicidad
0
312
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Miguel Iriarte Diazgranados

De ciudades y monumentos

De ciudades y monumentos

Noticias de la otra orilla
El Caribe en la guitarra de concierto

El Caribe en la guitarra de concierto

Noticias de la otra orilla
Tarde Raúl (II)

Tarde Raúl (II)

Noticias de la otra orilla
Tarde Raúl (I)

Tarde Raúl (I)

Noticias de la otra orilla
Recordando a Cabrera Infante

Recordando a Cabrera Infante

Noticias de la otra orilla
Honoris Zumaqué

Honoris Zumaqué

Noticias de la otra orilla
A propósito del maestro Ángel Loochkartt

A propósito del maestro Ángel Loochkartt

Noticias de la otra orilla
Cuando uno piensa en marchas…

Cuando uno piensa en marchas…

Noticias de la otra orilla