¿Hay espacio para la esperanza en la Colombia de 2022?

Nunca comprendí la discrepancia entre los mandamientos básicos de las religiones y el proceder personas que llamándose creyentes solo pregonan odio y venganza

Por: Diana de Romero
diciembre 01, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Hay espacio para la esperanza en la Colombia de 2022?
Foto: Pixabay

Leo en voz alta, para mi esposo, las palabras del padre Francisco de Roux, presidente de la Comisión de la Verdad durante la ceremonia de conmemoración de la firma del Acuerdo Final de Paz y tengo que hacer pausas porque las lágrimas no me permiten continuar…

Nunca he podido comprender la discrepancia entre los mandamientos básicos de las religiones y el proceder de muchas personas que llamándose creyentes solo pregonan odio y venganza. Cuando estas personas llegan al poder como gobernantes, su capacidad para generar miedo alcanza límites insospechados y logran que gente, básicamente buena e ingenua, se contagie de ese miedo y proceda a apoyar maquinaciones perversas, creer en mentiras repetidas , perder el sentido común y olvidar sus propios principios.

Cinco años ya transcurridos desde la firma del acuerdo, 60 meses durante los cuales la inmensa mayoría de ciudadanos colombianos hemos debido exigir categóricamente la implementación de todos los acuerdos y así confirmar que La Paz Grande fuese una realidad para el país y que la violencia en los campos se convirtiera en un mayor apoyo al agro, amén de la sustitución eficaz y lucrativa de cultivos y, quizás, hubiéramos anticipado una realidad diferente para muchos jóvenes combatientes, tanto del lado del ejército como de la guerrilla donde confluyeran estudio y trabajo para asegurarles un futuro digno y estable.

No sólo hemos sido testigos del asesinato de muchos jóvenes reinsertados que optaron por trabajo comunitario en los campos sino que la mayoría no nos indignamos públicamente y permitimos que  la cuenta diaria de su muerte nos fuera indiferente y sólo pasara como una efeméride más de las noticias.

Muchas veces escuchamos que el proceso de paz significaba “entregar el país a las FARC y al castrochavismo” o que “convertiríamos a Colombia en otra Venezuela” y no deja de ser una posibilidad que en las elecciones del 2022 sí nos convirtamos en otra Venezuela pero no por culpa de la izquierda sino por el mal manejo del país, la ambición y la corrupción de una derecha fanática completamente ausente de la realidad colombiana, del incremento de pobreza y del desgaste de la población agotada por la pandemia, el desastre económico y la ausencia de esperanza.

Desde el lugar y situación de privilegio en que vivo, hoy se me arruga el corazón ante la impotencia de cambiar el futuro que se vislumbra en mi país. Ejerceré mi derecho y mi consciente obligación a votar y elegir personas que aún consideren que la honestidad es un activo, que el servicio a la patria no es una opción para lucrarse y que el bien común está por encima del bien individual.

No pierdo del todo la esperanza.

-.
0
Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

Ecopetrol, la canadiense Canacol y la norteamericana Lewis, los tres que controlan el gas en Colombia

La reapertura de relaciones entre Colombia y Venezuela encendió la pelea por Monómeros

La reapertura de relaciones entre Colombia y Venezuela encendió la pelea por Monómeros

La caída en desgracia de Luis Alberto Rodríguez, el director de Planeación Nacional que Duque protegía

La caída en desgracia de Luis Alberto Rodríguez, el director de Planeación Nacional que Duque protegía

Myriam, la dura guerrillera con la que Carlos Pizarro tuvo a María José

Myriam, la dura guerrillera con la que Carlos Pizarro tuvo a María José

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus