Gloria eterna al maestro Jairo García Nagles

Un homenaje a un incansable luchador tolimense de la pedagogía, la educación y la nueva cultura

Por: Guillermo Molina Miranda
noviembre 27, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Gloria eterna al maestro Jairo García Nagles

“El maestro debe enseñar, pero enseñar bien…”.

Inesperada como es la muerte, solapada succionando en las entrañas de un sistema ineficiente de salud, que hace pender los hilos de la existencia en un abrir de ojos, está la segadora, arranca de un tajo, como huracán demoledor de la vida, el suspiro alentador del visionario maestro de maestros, controvertido, luchador y polémico pedagogo, ateo y humanista. Escribidor, cultor y fundador de la Corporación Pedagógica Educativa y de la revista Areté, solía cuestionarlo todo en forma fatua, sin ambages ni escrúpulos, por eso muchas veces incomprendido.

Solía enseñar con los clásicos de la pedagogía que es criminal aquel que promueve una educación fuera del tiempo, estaba convencido de que “dejar ir la educación por los conceptos que la marginan de la verdad del conocimiento científico”, es un crimen.

Acostumbraba a decir que la forma más bella y respetable del esfuerzo humano es el paro de la educación porque “es la consecuencia de las condiciones necesarias por la lucha digna de un pueblo que se resiste a corromperse y desordenarse en la miseria”, debemos preferir ser dignos así sea peligroso que mantener una vida inútil.

Repetía, con sus a veces lúcidas extravagancias, que la educación debe tener un horizonte que no es más que la libertad humana encausada a través de la invención, la experiencia pedagógica que trascienda la ideología del opresor y restablezca la cualidad ejemplarizante del educador.

Al final de su existencia, quiso igualmente enlazar los acontecimientos de la pandemia y la tragedia con el rescate de la reunión familiar, del recogimiento de las familias en un sin olvidar jamás el diálogo pedagógico enriquecedor. Así lo expresó con su vivencia y el reconocimiento de su progenitor. “Yo estoy entragado a avanzar en la escritura y organización de mi próximo libro que muy pronto usted va a conocer” y cuyo horizonte no era otra cosa que el debate pedagógico esclarecedor de las vivencias en familia: “Cuando yo entendí el trabajo de arriería de mi padre, luego su rol de agricultor y amaestrador de potros y mulas indómitas, hoy disfruto escuchándole sus historias maravillosas que su memoria tiene acumuladas con claridad histórica, en estos instantes en que mi progenitor se asoma al siglo de vida, (95 años de edad), tiene el encanto de narrar con furor sus propias hazañas y las de sus contemporáneos”.

Persistamos en la pedagogía del encuentro y el diálogo, en la aguda crítica, en el carácter formador, en la constancia por promover la cultura y el cambio social, entre otros, legado del maestro Nagles, frente a un capitalismo depredador y una demencial ideología capitalista de la cosificación, el egoísmo y lo antihumano.

-.
0
600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus