Gentil Duarte, el ganador de la narcoguerra contra Iván Márquez

Recientemente, la vendetta criminal terminaría por cobrar la vida del Paisa y Romaña, dos golpes certeros contra la organización de Luciano Marín

Por: Gabriel Fortich Barros
diciembre 15, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Gentil Duarte, el ganador de la narcoguerra contra Iván Márquez

Como si se tratara de un recuerdo del pasado, como lo fue en la guerra entre los carteles de Cali y Medellín, las primeras planas de los medios de comunicación del país vuelven a mostrar cadáveres y rostros muertos de los criminales más buscados y perseguidos, todo en medio de la vendetta entre narcotraficantes que se ha vivido desde el regreso a las armas de antiguos miembros de la guerrilla de las Farc-EP.

Se cuenta que la guerra inició cuando alias Iván Márquez volvió a la selva y quiso recuperar el control absoluto sobre los más de 2000 guerrilleros que se habían apartado del proceso de paz, pero Gentil Duarte, quien comandaba en ese momento las disidencias, consideró que Luciano Marín Arango ya no tenía el poder de antes por haber colaborado con el Gobierno y que si no se doblega al nuevo orden establecido en donde solo podía ser el jefe de uno de sus propios grupos insurgentes en alguna de las zonas establecidas, sería declarado objetivo militar junto con cualquiera que se uniría a su bando.

El anunció de la Segunda Marquetalia en 2019 a través de un video en el que aparecía el propio Iván Márquez junto con alias el Paisa, Santrich y Romaña hizo mover las fichas de los grupos armados ilegales en Colombia ante la inminente guerra que se aproximaba. Se cuenta que el ELN habría tomado partido por el bando liderado por Márquez, así como antiguos colegas que tenía en las fuerzas bolivarianas de Venezuela, país en donde fue a buscar refugio, mientras que el poderoso Clan del Golfo de Otoniel y narcotraficantes puros de vieja data, sobre todo en el Valle del Cauca y la costa Caribe, se la jugaría por el bando de Duarte, Iván Mordisco y Arturo.

Se inició entonces una seguidilla de masacres y atentados criminales contra los principales cabecillas, entre los que caerían el año pasado Olivio Iván Merchán, alias el loco Iván, quien era el comandante militar de la recién fundada organización de la Segunda Marquetalia. Las autoridades venezolanas se quedaron con el crédito de su muerte pensando que pronto las cosas entre los antiguos comandantes de las Farc-EP se arreglarían, pero no fue así; más de un centenar de muertos empezaban a asomar la disputa territorial en Arauca, Meta y Putumayo, en donde en este último muriera el reconocido narcotraficante Henry Ortega alias el Químico cuando se transportaba en una camioneta de alta gama en compañía de su esposa y su hijo recién nacido de nueve meses, siendo el Químico un hombre clave para Gentil Duarte para el movimiento de la cocaína hacia Venezuela.

Esta última acción desencadenaría la furia de los más poderos narcotraficantes, líderes armados, empresarios, testaferros y demás que se mueven en el mundo de la coca, quienes le pusieron precio a la cabeza de los máximos jefes de la Segunda Marquetalia. La guerra se tomaría también el Cauca entre las facciones del ELN y y el frente Diomer Cortés de la Segunda Marquetalia contra los frentes Carlos Patiño, y las columnas móviles Jaime Martínez, Dagoberto Ramos y Franco Benavides de Gentil Duarte, que dejaría varios cabecillas muertos en medio de los fuertes combates que aún se presentan, así como la subcontratación de bandas como el Tren de Aragua para atentar contra cabecillas de las disidencias contrarias a Iván Márquez en Venezuela, que también desencadenó una violenta arremetida contra la megabanda venezolana en donde sería asesinado su máximo jefe por la muerte de uno los líderes guerrilleros en el Estado de Apure.

Pero el final de la guerra parece asomar con la muerte de tres de los máximos jefes de la Segunda Marquetalia en seis meses, entre ellos en mayo la de alias Jesús Santrich, que hizo mover al Ejército venezolano en busca de vengar su muerte, pero que terminó negociando con las disidencias en Venezuela comandadas por alias Ferney y Arturo luego de asesinar a más de 20 soldados y secuestrar ocho más.

Recientemente, la vendetta criminal terminaría por cobrar la vida del Paisa y Romaña, dos golpes certeros que parecen herir de muerte a la organización de Luciano Marín, de quien se cuenta habría huido hacia Cuba o el Amazonas, en donde buscaría refugio en uno de sus frentes aliadas de confianza, pero, ¿cómo terminará la narcoguerra?

-.
0
1500
Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Los millones que le ha metido César Gaviria a su colección de arte

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

Así es el 'Fritanga Fest' por dentro, donde doña Segunda es la reina

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

La ataques de ansiedad que convirtieron a Juan Luis Guerra en un pastor evangélico

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Pirry sin fama, sin gran salario y peleando contra la depresión

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus