Gaviria y Pastrana, en la caja de Pandora

Los Pandora Papers develaron un problema que viene de tiempo atrás en Colombia: la evasión y los malos manejos de los dineros públicos, pero también otros asuntos

Por: Leandro Felipe Solarte Nates
octubre 08, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Gaviria y Pastrana, en la caja de Pandora
Fotos: Leonel Cordero

Según la mitología griega, en el resumen de Wikipedia: "Zeus, deseoso de vengarse de Prometeo por haber robado el fuego y dárselo a los humanos, presentó al hermano de este, Epimeteo, una mujer llamada Pandora, con quien este se casó. Como regalo de bodas, Pandora recibió un misterioso pithos —una tinaja ovalada, aunque actualmente sea citada y aceptada como una caja— con instrucciones de no abrirla bajo ningún concepto. Los dioses habían otorgado a Pandora una gran curiosidad, por lo que decidió abrir la tinaja para ver qué había dentro. Al abrirlo, escaparon de su interior todos los males del mundo. Cuando atinó a cerrarla, solo quedaba en el fondo Elpis, el espíritu de la esperanza, el único bien que los dioses habían metido en ella.1​ De esta historia surgió la expresión 'La esperanza es lo último que se pierde'".2

En el caso de la caja de Pandora, destapada en varios países por la alianza de importantes diarios y la ONG Connectas, se ha escapado el tufo de la podrida corrupción: uno de los males que, como el coronavirus, se ha regado por todo el mundo capitalista y socialista, pues hasta de la China hay nombres de altos mandos del partido comunista, y de otros países resaltan gobernantes, políticos, empresarios, deportistas y artistas, que en “paraísos fiscales”, como Islas Vírgenes, Caimán, Bahamas, Panamá, Luxemburgo, Holanda, Singapur, Dubai, etcétera, abren cuentas para manejar fortunas fuera del control de autoridades monetarias y de impuestos en sus países.

En Colombia, por El Espectador conocimos algunos mencionados en la lista de Pandora, entre ellos el director de la Dian, Lisandro Junco, (cual perro amarrado con longaniza), la vicepresidente Marta Lucía Ramírez, ya famosa por sus vínculos con Memo Fantasma, y los expresidentes César Gaviria y Andrés Pastrana, el exalcalde y precandidato presidencial Enrique Peñalosa, entre otros exfuncionarios y empresarios que alegan que el abrir esas cuentas no es prohibido por la ley, tal como los defiende el presidente Duque.

Y podría ser verdad…, como si de buenas intenciones no estuviera pavimentado el camino al infierno y más en un país como Colombia, donde son ley la evasión de impuestos, el lavado de dineros del narcotráfico, el contrabando y el ocultamiento de fortunas producto de sobornos y coimas por contratos públicos teledirigidos, como el del MinTIC y los 70.000 millones que fueron al lavadero de dineros de Delaware, patria chica del presidente Biden.

Ya Trump, siendo presidente, fue denunciado por el New York Times por pagar solo 750 dólares anuales de impuestos por sus centenares de millones, gracias a habilidosas jugadas de sus contadores y abogados para evadir tributos aprovechando troneras que deja el código tributario, que al igual que en Colombia, sus amigos congresistas y expertos reclutados terminaron redactando, y que le permitieron pagar menos en impuestos que lo que en un año paga una enfermera que vive de su sueldo.

En Colombia sucede algo similar y ya fueron publicadas las maniobras de Uribe para pagar lo mínimo por sus haciendas de más de 1000 hectáreas y otros bienes, al igual que la mayoría de grandes empresarios y políticos, que cuando son senadores y representantes, legislan en beneficio propio y les disminuyen impuestos a los grandes capitales que financian sus campañas, y a lo Carrasquilla prefieren llenar el hueco en el presupuesto nacional, clavando con IVA y otros tributos directos a la mayoría de población sobreviviente con sus salarios y del rebusque.

Despuntando la temporada electoral, Pastrana y Gaviria acumulan golpes a su autoridad real y ética para orientar sus partidos compartimentados en feudos electorales, pues muchos dirigentes, como Galán, Cristo, De La Calle, Velasco, en el caso del PL, hace rato se le abrieron al expresidente y ávido empresario que además de relacionarse con su paisano el contralor general que manipula investigaciones para joder a políticos rivales, incursionó en rentables negocios en hidrocarburos, gases, la construcción, venta de obras artes, etcétera, y además le pavimenta el camino a su delfín Simón, como futuro presidente para fundar una dinastía similar a la que también sueña Uribe reciclando a su primogénito Tomás.

A Pastrana recientemente le fue peor, al revelar los hermanos Rodríguez Orejuela que a través de los Pava Camelo, también aportaron a su campaña; y al no aclarar sus relaciones con el proxeneta y pedófilo de Epstein, al servicio de celebridades que compartían orgiásticas fiestas en sus yates y propiedades.

Bienvenida la destapada de la caja de Pandora para que contaminen con sus efluvios podridos y desnuden sus puntillosas quijadas las pirañas que manejan el país, y ojalá en las próximas elecciones, apoyemos candidatos del “Elpis”, el concho del bien, que como una libélula aletea buscando la luz desde el fondo de la tinaja o caja de Pandora, y que nos permite expresar: “La esperanza es lo último que se pierde”.

 

 

-.
0
700
Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

Diego Trujillo: el actor que no se conformó con su minuto de fama en Los Reyes de RCN

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus