Ganancias del paro: nuevos referentes

"Hoy el manifestante reclama su lugar como persona que lucha por sus derechos, que se presenta como actor político, lleno de valentía y de nobleza"

Por: Emilio Lagos Cortés
junio 23, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Ganancias del paro: nuevos referentes
Foto: Las2orillas / Leonel Cordero

El paro nacional, las marchas y las protestas que Colombia ha vivido en las ultimas semanas generan distintas opiniones, como todo tema polémico. Hay quienes afirman que ha sido positivo. Otros dicen que solo ha habido cosas negativas. Me ubico entre los primeros. En términos generales, se trata de una experiencia favorable para Colombia, que trae diversos factores a destacar. Entre los principales, cuento el despertar hacia la política por parte de amplios sectores de la población que ahora entienden que tienen fuerza y derecho a exigirle cuentas a los gobernantes. Entre esta población destaca la juventud, consciente de que su futuro es muy esperanzador, y de que la construcción del mismo no debe confiarse a otros, sino que debe elaborarse con su participación, incluso su participación en política electoral.

Pero quiero llamar a atención sobre otro factor positivo que ha aparecido en medio de las marchas y protestas: el surgimiento de nuevos referentes, de fuerte raigambre popular, para los colombianos.  Durante décadas nuestros referentes han sido los que ha construido el poder político, el mercado o los grandes medios de comunicación. Todos alejados de los verdaderos intereses de los colombianos en general. Se nos ha enseñado a idolatrar a futbolistas y otros deportistas, a artistas de una cultura pop venida del mundo anglosajón, y a los formadores de opinión atrincherados desde los grandes medios de comunicación. Y claro al traqueto y al político poderoso, sin importar que su éxito se haya logrado mediante la criminalidad y la corrupción. Se trata de referentes construidos desde el poder para distraer a los ciudadanos de sus angustias de la vida cotidiana. Distintas versiones modernas del viejo circo romano. Nos vendieron a Uribe, Shakira, James, Falcao, Julito y Vicky como modelos a seguir. Y a los policías como protectores de la comunidad.

Pero las realidades del paro destruyeron esos ídolos de barro y abrieron un espacio de construcción de nuevos referentes populares, comenzando por la desmitificación del policía, que ahora se presenta en miles de videos grabados desde los celulares de la población actuando como matones en manada que se aprovechan de un joven o de una joven reducidos a estado de indefensión, cuando no están actuando directamente como asesinos que disparan sus armas de fuego contra manifestantes desarmados.

En paralelo se produce la reivindicación del joven manifestante que logra quitarse la etiqueta de vándalo, vago o ignorante que durante décadas han cultivado los grandes medios de comunicación. Hoy el manifestante, con capucha o sin capucha, reclama su lugar como persona que lucha por sus derechos, que se presenta como actor político, lleno de valentía y de nobleza, capaz de enfrentarse a la represión y de entregar la vida en su lucha por una Colombia más justa. De todo ello son símbolo grupal las primeras líneas, con sus escudos, sus capuchas y sus banderas invertidas, constituidos en verdadero cuerpo de protección de las manifestaciones ante la violencia policial.

La guardia indígena y los indígenas en general, también se resignifican ante los colombianos. Ahora aparecen como parte de la sociedad que reclama el respeto a su identidad y su reconocimiento como sujetos de derechos, con gran protagonismo en la lucha para quitar del espacio público a las estatuas que simbolizan el poder de la oligarquía que funda su poder en la herencia de la conquista y la colonia.

Junto a lo anterior aparece un grupo de artistas que se vinculan a la lucha por los derechos de los colombianos. Entre ellos se destacan músicos como Adriana Lucía, actores como Julián Román y caricaturistas como Matador. Pero también aparecen símbolos que vienen desde los colombianos más anónimos; el capitán Colombia hoy les disputa protagonismo a los superhéroes difundidos por Hollywood; y apareció también don José Alberto Tejada, el cucho del Canal 2 de Cali, constituido en referente pulcro del periodismo, cuestionando el servilismo de los grandes medios de comunicación frente al poder.

Sin duda, el referente más significativo, y más doloroso, son las decenas de jóvenes que han caído bajo las balas policiales, militares y paramilitares por haber cometido el delito de exigir derechos y soñar con una Colombia más justa. Entre estos ha tomado un lugar simbólico Lucas Villa, estudiante universitario asesinado por sicarios en el principal viaducto de Pereira. A Lucas y a todos los asesinados en estas manifestaciones les debemos el más grande homenaje y reconocimiento.

Resumiendo, entre las muchas cosas positivas que la protesta social de las últimas semanas ha traído para Colombia se destaca el abandono de parte de la población hacia los tradicionales referentes, ídolos de barro, que el mercado, el poder y la publicidad nos habían impuesto, y la sustitución de aquellos por nuevos referentes de genuino contenido popular, como son nuestros jóvenes asesinados, los artistas cuyo arte expresa demandas, dolores y alegrías populares,  y periodistas que cumplen su función social de informar a la sociedad en lugar de actuar como prostitutas caras vendidas al poder.

-.
0
200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La Casa Blanca toma posición frente a las protestas en Colombia

La Casa Blanca toma posición frente a las protestas en Colombia

Peñalosa cede y las marchas podrán llegar hasta la plaza de Bolívar

Peñalosa cede y las marchas podrán llegar hasta la plaza de Bolívar

Nota Ciudadana
El paro de Colombia, convertido en masacre

El paro de Colombia, convertido en masacre

Nota Ciudadana
Exterminio, depredación y extinción definen el transfondo del paro del 21

Exterminio, depredación y extinción definen el transfondo del paro del 21