Fajardo y su consulta sí, pero no así

"El candidato profesor nos arroja a un déjà vu espantoso y a la mejor forma de decir que no, pero dejar la sensación de que es posible encontrar algo mejor"

Por: Efraín José Martínez Meneses
octubre 29, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Fajardo y su consulta sí, pero no así
Foto: Las2orillas

El temor de muchos de los votantes alternativos o de izquierda de que Fajardo o su círculo cercano sean alfiles del uribismo tiene cierto sustento: el candidato profesor ha ganado en Medellín y Antioquia con el apoyo del uribismo o con la ausencia de este en las elecciones. Para la muestra, Federico Restrepo, su candidato a la gobernación y exgerente de EPM, recibió el apoyo de Marta Lucía Ramírez

Por otro lado, es evidente que no ha habido pronunciamientos suyos contundentes en un país plagado de inequidades, injusticia, corrupción y muerte. Decidir ser solo un observador pasivo de lo que ocurre y acomodarse en un palco con su séquito de hípsters a esperar que la pelea termine para vencer a los vencidos sería más loable si lo hace por estrategia fría que porque en realidad crea que tiene una superioridad moral sobre aquellos que están dando una lucha permanente.

Además, etiquetar todo lo que los estrese como polarización es un infundio simplista, tan insulso como encerrar en un sustantivo multiuso como el castrochavismo todo aquello que sea diferente a los intereses de los poderosos. Sin embargo, tiene el mismo efecto y la misma intención: poner en una resbaladilla jabonosa el pensamiento crítico y hacer caer a todos en definiciones binarias, sin escala de grises, limitadas y digeribles.

Medellín ya ha padecido la estrategia del juego a dos bandas: en las elecciones de 2015 se lanzaron Federico Gutiérrez (disfrazado de independiente) y Juan Carlos Vélez (uribista pura sangre caído en desgracia al revelar toda la estrategia sucia en el plebiscito por los acuerdos de paz). Ganar hasta perdiendo era la estrategia, es la distorsión amañada del aforismo de Maturana.

Por todo lo anterior y la dudosa libertad frente a grupos económicos como el GEA, ponen en entredicho su representatividad de los sectores más golpeados de la sociedad. Pero, por otro lado, es innegable que dentro de su movimiento existen representantes de distintos sectores comunitarios y desmovilizados del M-19, quizá utilizados o quizá incluidos con buenas intenciones. Lo real es que las cifras de la inversión social, educación y cultura en sus administraciones fueron de las mayores que ha tenido la ciudad y el departamento en su existencia.

De todas maneras, hoy él y su aparente disidente, Iván Marulanda, luego de utilizar la palabrita efectista de la polarización nos enfrentan a esa cercanía ideológica al colocarse en esa posición cómoda y conocida de: consulta sí, pero no así. Nos arroja a un déjà vu espantoso y a la mejor forma de decir que no, pero dejar la sensación de que es posible encontrar algo mejor, que seguramente nunca llegará. En doscientos años nos llevan con esa estrategia de que todo puede ser peor si elegimos a la oposición.

Desdeñar una consulta porque existe dentro de ella alguien que no les gusta se puede interpretar como temor a perder, antidemocracia o que los patrocinadores no permiten ciertas alianzas. Ojalá se unan, sería valioso su aporte para encontrar equilibrio, una salida digna a todo este desbarajuste económico y moral del país.

¿Difícil? Casi totalmente, los egos en los partidos de gobierno son más débiles que la ambición, así que con una buena repartida de recursos y burocracia, se dan un apretón de manos y ponen cualquier avatar en la presidencia, pero los movimientos alternativos, la izquierda, la centro izquierda y otros en ese espectro solo creen que hay una solución a los problemas del país, su candidato y nadie más.

Preocupante, porque sin Fajardo se puede ganar en las urnas, pero no en la Registraduría. El golpe en los comicios debe ser contundente, rebasar por varios millones de votos para contrarrestar los dineros del narcotráfico, la campaña sucia y las casuales enmendaduras en los formularios E14 del reporte de votos. Confiemos, hay que confiar que todo va a estar bien, no queda de otra.

-.
0
5200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Sergio Fajardo: el gobernante que no usa correa

Sergio Fajardo: el gobernante que no usa correa

Petro no es de centro

Petro no es de centro

Los 34 investigados por la billonaria pérdida de plata de Hidroituango

Los 34 investigados por la billonaria pérdida de plata de Hidroituango

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible

Políticos estridentes y sordos al desarrollo sostenible