Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Fajardo y Claudia, ¿con Petro?

Cualquier alianza de Claudia y Fajardo debe fortalecer y ocupar el centro

Por:
Noviembre 13, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Fajardo y Claudia, ¿con Petro?
Una eventual alianza de Fajardo y Claudia con Petro diluye la posibilidad de ocupar el centro y abre el camino a la derecha que se ha consolidado en los últimos 16 años. Fotomontaje; Semana

En un foro de precandidatos en la Javeriana de Cali, Petro les planteó a Claudia López y Sergio Fajardo: “Nos juntamos o nos hundimos”.

Acá lo único que tiene que hundirse es la polarización. Cualquier alianza que Claudia y Fajardo realicen debe fortalecer y ocupar el centro. Desde esa perspectiva, una alianza con Petro sería un error.

Es un proceso electoral muy extraño. Alrededor de 30 precandidatos de todos los colores, incluyendo gente que se consideraría suficientemente sensata como para tragarse el cuento de que tienen alguna posibilidad de éxito.

Decenas que recogen firmas para legalizar su inscripción y, dentro de ellos, políticos que cuentan con partido político establecido y, en apariencia, lo ignoran, apelando a la consecución de mas de medio millón de rúbricas para así obtener las 350 000 válidas requeridas. Todo un billetazo en gastos de logística.

Proceso electoral en el que abundan las traiciones de altos funcionarios que acompañaron, supuestamente, el proceso de paz y hoy toman distancia. Increíbles las posiciones del exembajador en Washington y del exvicepresidente al respecto.

Lo más extraño, a ojos de quien observe desde afuera, la ausencia de unidad y regocijo frente al silenciamiento de las armas y la reducción de homicidios de civiles y militares después de un sordo conflicto de más de medio siglo. Ello desde la extrema derecha y también del lado de algunos connotados líderes de izquierda. Al contrario, la ira de quienes predijeron que el itinerario del fin del conflicto armado no ocurriría.

Y, de contrapunto, el desprestigio interno de un presidente que, aún con Nobel de Paz, no logró conectar con el colombiano de a pie pese a su talante liberal y sentido estratégico para conseguir un acuerdo que, finalmente, cierra un capítulo negro de nuestra historia y del cual se beneficiará el país.

Mas allá de la feria de los egos, simplificando los términos como en una ecuación algebráica, la gran pregunta es si, al final, los colombianos le apuestan a una reedición de la polarización o a un proyecto político de centro.

Lo mas fácil, sin duda, la polarización. Es efectiva, requiere de clichés simples y de estilios agresivos. No hay necesidad de contar con proyectos de educación o ciencia y tecnología, de sostenibilidad ambiental.

 

 

Para alentar la polarización, nada más fácil que imaginarse
“el que diga” el señor aquel, por un lado,
y Petro, por otro

 

 

Para alentar la polarización, nada mas fácil que imaginarse “el que diga” el señor aquel, por un lado, y Petro, por otro. Mutuamente excluyentes, sin dejar espacio a lo que el país necesita: un fuerte centro político.

Caer en la tentación de que este es un debate entre izquierda y derecha es, justamente,la carnada detrás de la que viene el premio gordo de la polarización.

Fajardo y Claudia López, quizás con otros (De la Calle, Robledo, Pearl), pueden ocupar los espacios vacíos, numerosos, del centro. Una eventual alianza con Petro diluye tal posibilidad y, simplemente, allana el camino a una derecha que, en los últimos 16 años, se ha legitimado y consolidado. Petro, el buen congresista, no fue el gran alcalde y, de paso, dejó clara su vocación polarizante.

Fajardo, buen alcalde, buen gobernador, transparente. Claudia, excelente senadora, estudiosa como pocos, frentera, de una pieza frente a la corrupción en todo el espectro político. Introduzcan las mejoras que consideren al proceso de paz, promuevan el respeto a los demás, derroten la polarización. Quédense, por favor, en el centro.

 

Publicidad
0
6091
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Rafael Orduz Medina

Trump y el servilismo de algunos “países de m…”

Trump y el servilismo de algunos “países de m…”

La mayoría del planeta rechazó el traslado de la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, y la vulgar muestra de racismo de Trump. Colombia pasó agachada.
De espaldas a la cuarta revolución industrial

De espaldas a la cuarta revolución industrial

Lo que viene es la producción inteligente, los autos sin conductor, los drones en mercadeo, o traductores de lenguas… ¿Qué tan preparados estamos para cambios que vendrán a velocidad exponencial?
El huracán Odebrecht tumbó la estantería

El huracán Odebrecht tumbó la estantería

El escándalo de las coimas que azotó toda América Latina y el Caribe, en Colombia parece incluir gobierno y oposición, ganadores y perdedores de la última elección
Bien educados, venales y violentos

Bien educados, venales y violentos

Los recientes escándalos de corrupción y violencia han sido orquestados por gente, en apariencia, bien educada. ¿Es la educación un antídoto contra violencia y corrupción?
Segregación Millos Santa Fe, forma de apartheid deportivo

Segregación Millos Santa Fe, forma de apartheid deportivo

Las medidas de segregación solo generan la ficción de seguridad. Sin el aprendizaje de convivencia entre diferentes, los actos de violencia están cantados
Popeye, el de acá y el de Olivia: ¿será la espinaca?

Popeye, el de acá y el de Olivia: ¿será la espinaca?

De sicario del narcotráfico a Netflix: la narrativa de las apariciones de Popeye se ha complicado por su presencia en la rumba de Tom, jefe de la Oficina de Envigado
El incontenible al pie del botoncito… y los gritones de acá

El incontenible al pie del botoncito… y los gritones de acá

Trump no es el único “inestable” con poder. Acá no tenemos bomba atómica, pero sí todas las formas de violencia, empezando por el lenguaje, de todo el espectro político, con una o dos excepciones
Derechos humanos y JEP: ¡firmes en el atraso!

Derechos humanos y JEP: ¡firmes en el atraso!

El deseo de excluir de la JEP a los defensores de los DD. HH. es solo una manifestación de la actitud de estar de espaldas al mundo