Exposición Visibles Esparza- Centro de Memoria, Paz y Reconciliación

Por: Alberto Blandón Schiller
abril 02, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Exposición Visibles Esparza- Centro de Memoria, Paz y Reconciliación
Imagen Nota Ciudadana

Invitamos a la exposición Visibles del Maestro Eduardo Esparza, sobre la construcción gráfica de imágenes poderosas de las Víctimas del Conflicto Colombiano, para "tejer memoria y destejer el olvido".
Los Visibles:
Memoria para destejer el olvido.
De la mano de Esparza surge una iconografía que da cuenta del horror nuestro de cada día. Un mundo pictográfico que desvela el olvido y hace Visibles en lienzos, grabados y serigrafías la ausencia y la herida. Estamos ante un universo que sin duda asume la renovación pictográfica, ya no es la idea o el concepto como tampoco la expresión y la desmesura, estamos - con la exposición de los VISIBLES -, ante una nueva realidad plástica donde los territorios de dolor y espera se van delineando hasta construir una nueva geografía colmada de paisajes de vida sobre-puestos a paisajes de muerte. Se va fraguando un nuevo lenguaje: la simbiosis del expresionismo y el vitalismo.

Es una obra compuesta con los elementos primigenios: fuego y ceniza, luz y penumbra, agua y tierra. Obra orgánica y chamánica donde conviven tótems con deidades, miradas y órganos sueltos que adquieren vida propia. Estos cuadros viven, los rondan el aleteo de aves mensajeras, que dan forma a la memoria. Trazos fuertes delinean la osamenta del desaparecido, el dolor del ausente, las ocultas tumbas de los secuestrados, los desgarramientos de nuestra historia, de nuestro presente.

Estamos ante un universo humano -demasiado humano- donde la bruma de los días dibuja la silueta. Los visibles desgranan un mundo de sangre y horror, de miedos y fugas. Figuras desgarradas, una mano contiene la llama del recuerdo, en ella caven los rostros que amamos, la palidez de la espera y la cruz del ausente.
Los visibles son la otra cara del mundo que habitamos y nos habita, es el mundo que llevamos a cuestas cada mañana y nos recuerda que seguimos vivos. Vivos por las deidades que nos acompañan, vivos por los sueños, las alegrías, los dolores, vivos por los deseos…
En la exposición aparecen rostros doloridos por larga espera; ásperas horas desgarran el aroma del recuerdo. Un tajo desata la violencia. Cuerpos dispersos por esta vasta geografía vacían nuestra memoria. Partidas sin despedida claman un lugar en la historia, mujeres recorren caminos de indolencia reclamando la vida de sus hijos, hombres lloran las ausencias, hijos imploran la caricia negada. Herida es el amor arrancado de sus vidas; claman, buscan en largo peregrinar el cuerpo negado, la dignidad pisoteada. Levantan altares en sus casas desesperan por hallar una respuesta, un lugar en la memoria.
Formas, colores, atmósferas creadas por Esparza hacen visible, con trazos punzantes y pensantes, una memoria no cicatrizada; deja ver la filigrana de los recuerdos envuelta por el espeso día. Misterioso ayer, carcomida memoria que teje la sombra de los días. Sombra que nos contiene y nos precede nos delata y nos persigue.

Nueva gramática se desprende de los Visibles, coloca en el vórtice de la memoria cuerpos ausentes, brumoso recuerdo de sangre y horror: Agua rauda clava agujas de espuma en el cuerpo y la memoria, desnuda las carnes, desnuda los sueños. Un “puzzle” se arma y desarma, junta las piezas de nuestras ausencias, re-nace y sana las heridas.

Los Visibles atraviesan nuestra memoria, una calavera en fuga atormenta los recuerdos. En esta obra, siempre, un ausente se revela, evidencia como un visible nos espera a la vuelta cada noche.

Estos cuadros nos abrazan y nos seducen, son imágenes que nos interrogan, nos superan. Estamos ante una obra de arte que nos redime de la infamia y la mediocridad. No es el manido simulacro de quienes “ritualizan” las masacres para cobrar réditos. Son desgarramientos de nuestra historia y sus lacerantes realidades que, constantes, X rechazan, denuncian la violencia, incitan a la ternura y la pasión por vivir.

Recorrer los Visibles es asomarse a la imagen de un país cicatero. No hay fotos que re-victimicen, tampoco espacio para los bufones, es una obra sin trucos, no hace de la tragedia una anécdota. Obra sin precedentes rompe los cánones, explora lenguajes y formas crea un “poema plástico” de colores y sombras que da cuenta de lo abismal de la vida, contiene los grises posibles y necesarios para crear las atmósferas que llevan a senderos amarillos y rojos: expresión de los dolores de los mutilados.

Esparza y sus Visibles trazan un nuevo camino a la memoria y un reto creativo y lúdico para el arte. Adentrémonos en este universo y que el asombro y los sentidos, la razón y el corazón, sensibilidad y convicciones destejan el olvido evocando presencias y expresando la alegría de estar vivos.

¡¡¡Salud!!!

Alberto Blandón Schiller
Febrero 2014

-.
0
515
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Caricatura: El otro partido

Caricatura: El otro partido

Nota Ciudadana
Caricatura: Autogol

Caricatura: Autogol

Nota Ciudadana
Caricatura: Mafapo, una lucha de todos

Caricatura: Mafapo, una lucha de todos

Nota Ciudadana
Caricatura: Creatividad matemática

Caricatura: Creatividad matemática