Opinión

Evo Morales

Al presidente de Bolivia le ha ido bien liberándose del neoliberalismo, del FMI, y con una independencia política internacional que le permite moverse entre Bolsonaro y Maduro

Por:
octubre 15, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Evo Morales
Evo Morales busca la reelección que se votará el 20 de octubre y lo dejará en el poder hasta el 2025

Argentina, Brasil, Ecuador, Perú, la propia Colombia son hoy ejemplos flagrantes lo mal que le puede ir a un país cuando adopta políticas neoliberales y se entrega de pies y manos al FMI. Lo contrario de lo que ha hecho Bolivia, que hace 14 años eligió presidente al líder cocalero Evo Morales para que hiciera lo contrario: desmontar las políticas neoliberales, librarse de la tutela del FMI y adoptar una estrategia económica y política que pusiera los intereses de las mayorías populares por encima de los de las multinacionales.

Los resultados benéficos están a la vista. El crecimiento económico promedio a los últimos 6 años ha sido del 4,9 %, el índice de pobreza extrema bajó del 38 % al 15 % y el de pobreza relativa del 60 % al 34 %. Estos logros en la redistribución de la riqueza han sido posibles por los programas de educación, salud y vivienda popular, por la política de aumentar los salarios siempre por encima de la inflación y por la regulación de las exportaciones de productos agrarios de tal forma que solo se exportan los que exceden al consumo nacional.

Pero estas políticas no son las únicas responsables de la redistribución de la riqueza porque también han incidido en este logro el manejo soberano de la política monetaria por parte del Banco Central Boliviano. Que no es independiente como reza el dogma neoliberal sino un banco que anualmente acuerda con el ministro de Hacienda una política monetaria orientada al cumplimiento de los objetivos estratégicos aprobados por el parlamento. Gracias a esta coordinación entre el banco, el gobierno y el parlamento se ha logrado, en primer lugar, la desdolarización de la economía nacional. En 2005 la práctica totalidad de la deuda nacional estaba titulada en dólares, hoy esa proporción se ha invertido completamente y mas del 90 % de la deuda está titulada en moneda nacional.  Dichas políticas han incluido las bajas tasas de interés tanto para los préstamos hipotecarios como para la pequeña y mediana empresa, cuya actividad ha cumplido un papel decisivo en el crecimiento del empleo y del consumo popular y en el espectacular incremento del PIB. En 2005 este era de 9.574 millones de dólares y este año ha alcanzado la cifra récord de 40.885 millones de dólares. El desempleo por su parte se redujo de 8,1 % en 2005 al 4,2 % 2018».

 

Era tan profunda la dependencia de las importaciones extranjeras
que los legisladores de entonces ni siquiera pudieron imaginar
que en Bolivia algún día se construirían carros y menos que serían eléctricos

 

Hay una anécdota que condensa todo lo que Bolivia ha avanzado por el camino de liberarse de su tradicional dependencia de las explotaciones mineras diversificando y cualificando su aparato productivo. El 30 de septiembre se quiso poner en circulación el primer carro eléctrico de fabricación nacional pero no fue posible. En la documentación exigida para concederle el permiso de circulación faltaba una copia del permiso de importación. Era tan profunda la dependencia de las importaciones extranjeras en materia de productos industriales que los legisladores de entonces ni siquiera pudieron imaginar que en Bolivia algún día se construirían carros y menos que menos que estos serían eléctricos. Obviamente esta legislación se está cambiando.

Subrayo por último la independencia de la política internacional de Evo Morales, que le permite asistir tranquilamente a la posesión del presidente Bolsonaro y al mismo tiempo quejarse porque a la Cumbre Amazónica celebrada hace unas cuantas semanas no se hubiera invitado al presidente Maduro, cuyo gobierno respalda ante el bloqueo decretado por el de Washington. “Si los presidentes son electos por el pueblo- ha declarado- a mí me da igual si son de derechas o neo liberales, los respeto, porque es la única forma de que me respeten. Si queremos hacer buenos negocios para nuestros países, tenemos que entendernos”. Amén.

 

-Publicidad-
0
1602
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El centro es el infierno

El centro es el infierno

El neoliberalismo en crisis

El neoliberalismo en crisis

Ucrania o los dilemas del subalterno

Ucrania o los dilemas del subalterno

Guaidó. El presidente que no pudo ser

Guaidó. El presidente que no pudo ser

El FMI al desnudo

El FMI al desnudo

Macri, populista

Macri, populista

Duque en China

Duque en China

El fin de la utopía

El fin de la utopía