Estrenado el nuevo Centro Nacional de las Artes, la pregunta es: ¿las regiones no merecen algo igual?

Artistas y trabajadores de las artes nos preguntamos: ¿en esta oportunidad sí habrá espacio para los artistas que no sean solo las élites privilegiadas de siempre?

Por: Mauricio Clavijo
mayo 12, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Estrenado el nuevo Centro Nacional de las Artes, la pregunta es: ¿las regiones no merecen algo igual?
Foto: Centro Nacional de las Artes Teatro Colón

Un gasto de 130 mil millones de pesos que el Ministerio de Cultura invirtió en algo que llaman Centro Nacional de las Artes, "el espacio cultural más grande de Colombia" merece una nota de parte de este suscrito.

Son muchas las preguntas a las que no encuentro respuesta en la evidencia que presenta el Gobierno. No me voy a referir al desgastado e incisivo homenaje a Fanny Mikey porque de eso nos habla ya bastante la gente de la cultura, la de a pie, que vivieron y sufrieron durante la administración de la homenajeada actriz extranjera.

Pero esa cifra de 130 mil millones de pesos que de solo pensarla me llorosean los ojos, sí vale la pena cuestionarla, pues el Gobierno tiene una política y hasta mentalidad centralista; me pregunto después de saber que se refieren a esta edificación como “el espacio cultural más grande de Colombia” si la cultura y las artes en Colombia son una competencia de tamaño… ¿Las regiones no tienen derecho a tener un espacio de igual proporción?

El gasto de esa cantidad en una edificación, cuando las necesidades básicas de los artistas esperan por un auxilio, es en verdad grotesca o ¿será que en ese espacio los grupos artísticos de los barrios marginales de mi país, tienen acogida?

Después de ver en qué quedaron convertidos los espacios artísticos destinados a los firmantes de la paz en Colombia, donde ellos deberían ser quienes decidieran sobre su creación artística; por cuenta de los privilegios otorgados a Doris Salcedo, fueron excluidos y su memoria terminó quebrada en mil fragmentos, nombre que cínicamente adquiere el espacio donde la artista que nada tiene que ver con el conflicto, sacó del sombrero unas baldosas.

Así que los artistas y trabajadores de las artes nos seguimos preguntando ¿será que en esta oportunidad sí habrá espacio para los artistas que no sean solo las élites privilegiadas de siempre?

Al saber sobre la cantidad de la inversión en una sola edificación que en teoría es para artistas versus el estado de muchas salas alternas y las necesidades de sus gestores y artistas, persiste la pregunta: ¿por qué se evade la responsabilidad social con la comunidad artística?

Pasar por cada palabra ligada a esta edificación se hace evidente que jamás se tienen los artistas o el arte en el foco del asunto, pues el nombre en idioma extranjero de Black box dado a una sala "vanguardista" según el ministerio, evidencia que se privilegia el comercio sobre las artes y la cultura.

¿Será que para el Ministerio de Cultura el idioma del primer país mercantil del planeta es sinónimo de vanguardia y no existe esa posibilidad dentro del idioma oficial de Colombia?

La formación es otra de las ideas débiles en la retórica ligada a esta edificación, pues al pensar en la futura formación están lanzando al río las cabezas de los artistas del pasado y los actuales que luchan por sobrevivir, las preguntas aquí son:

¿Los artistas de hoy y los de edad avanzada no tienen derecho en esta mirada neoliberal, mercantilista, de profesionalizarse? ¿Para ser artista y que el Gobierno fije su mirada en esta comunidad tendremos que vivir perpetuamente entre los 18 y 22 años? Como si ese solo hecho hiciera que crezcan las ventas, aunque la cultura quede en el olvido [no el olvido que seremos, sino el olvido que hemos sido siempre].

Al terminar este texto, me enteré de que la administración de la alcaldesa Claudia López tiene programada otra obra similar en el centro de la ciudad. La pregunta aquí es ¿por qué esta sobreoferta de espacios culturales y la periferia se descuida?

En las localidades de Kennedy, Bosa, Ciudad Bolívar, Usme, Fontibón y Suba, también existen o luchan por existir artistas que merecen un espacio digno y que la ciudad concurra a esa oferta artística y cultural o ¿Será que se trata de una competencia de quien tiene la obra más grande entre los dos gobernantes residentes de la maltratada capital?

-.
0
200
El abogado uribista dueño de Cartier y BMW que no se dejó matar de ladrones al norte de Bogotá

El abogado uribista dueño de Cartier y BMW que no se dejó matar de ladrones al norte de Bogotá

El pasado oscuro de Gol, la nueva socia brasilera de Avianca y Vivair

El pasado oscuro de Gol, la nueva socia brasilera de Avianca y Vivair

El plan de Trump para asesinar a Maduro

El plan de Trump para asesinar a Maduro

El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

El sueño frustrado de Germán Vargas Lleras

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus