Opinión

Esto se está poniendo bueno

El discurso de Macías y la consulta anticorrupción muestran las primeras diferencias Duque-Uribe ¿Cuánto durará la paciencia presidencial hasta que se rompa la cuerda y haya una pelea? Hagan sus apuestas

Por:
Agosto 10, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Esto se está poniendo bueno
Al parecer el entorno uribista piensa crearle problemas a la agenda presidencial. Foto: Youtube/Institucional

Como si se hubieran puesto las botas al revés, el gobierno de Duque y su partido el Centro Democrático empezaron a dar pasos en sentido contrario, aunque todavía están unidos, lo que podría desembocar en tropezones o encontrones. Tal vez estoy pensando con el deseo, pero esto también podría desembocar en rupturas o malestares entre las dos cabezas, la del presidente Iván Duque y la del expresidente Álvaro Uribe. Por ahora parecen un águila bicéfala y eso no es bueno para el país.

La primera discrepancia se dio por cuenta de la vicepresidenta Martha Lucía Ramírez quien dos días antes de la posesión aseguró que el gobierno era una cosa y el Centro Democrático otra, una declaración que sonó a advertencia sobre el talante independiente del gobierno; de ser así, sería una buena noticia y un desmentido a quienes consideran al presidente un títere de Uribe, tanto del desde el Centro Democrático como desde la oposición.

Frente al país y al mundo presentes en la ceremonia de posesión, escuchamos a un Duque muy lejano en forma y contenido del enviado del Rey, Ernesto Macías. Mientras el senador Macías daba un discurso pendenciero, lleno de mentiras o exageraciones sobre el gobierno saliente, lo que complació muchísimo a Uribe, el nuevo presidente habló en otros términos, inclusive afirmó que construiría sobre las cosas buenas y corregiría lo que hubiera que arreglar. Ni siquiera descartó los diálogos con el ELN, ni retomó los anhelos uribistas de hacer trizas los acuerdos con las Farc.

 

No fue una simple discrepancia de estilo,
sino profundas diferencias en la percepción de la realidad;
Macías ve el vaso prácticamente vacío y Duque lo ve medio lleno

 

No fue una simple discrepancia de estilo, sino profundas diferencias en la percepción de la realidad; como quien dice Macías ve el vaso prácticamente vacío y Duque lo ve medio lleno. Después de esto, en la ceremonia de saludo, se pudo apreciar de nuevo a Martha Lucía Ramírez encarnando la defensa de una actitud prudente, sin espejos retrovisores. Como las cámaras todo lo captan fue notable el reclamo que le hizo a presidente del Congreso por sus excesos retóricos infundados y muy lejanos al ambiente de concertación que al parecer quiere el nuevo gobierno.

Al día siguiente las diferencias continuaron; esta vez por cuenta de la Consulta Anticorrupción a realizarse el 26 de agosto próximo. Iniciativa del partido Verde que recogió millones de firmas y ha transitado un camino larguísimo hasta conseguir la aprobación del Congreso, ahora requiere la el respaldo del gobierno. No sobre el trámite legal puesto que ya está en curso el proceso con la Registraduría, sino un respaldo político de gran importancia.

Si Duque se la juega por la consulta y pone toda la luna de miel que está gozando con el país, la consulta puede superar el umbral… de lo contrario, sin el apoyo de otros partidos, los que queremos salir a votar contra la corrupción podremos toparnos con una gran abstención y perder este poderoso impulso para cambiar las costumbres de la politiquería en Colombia.

Pues bien, aquí fue el propio Uribe en la reunión privada de celebración del 7 de agosto quien se congratuló porque Duque no se había referido a dicha consulta en su discurso. Al día siguiente la senadora Angélica Lozano contó en la radio que al felicitar a Duque en la ceremonia de posesión le preguntó si mantendría su promesa de apoyar la consulta y él le dijo que sí. Otra discrepancia en menos de dos días de gobierno.

Al parecer el entorno uribista piensa crearle problemas a la agenda presidencial. ¿Cuánto durará la paciencia presidencial hasta que se rompa la cuerda y haya una pelea? Hagan sus apuestas. Aunque por el lado del nuevo presidente no parece haber espíritu camorrero por los lados de Uribe y de su bancada, las cargas de profundidad se han hecho sentir y le están alejando aliados potenciales como lo que ocurrió con el partido de la U, el Verde y los magistrados de las altas cortes. ¡Bienvenido al infierno, señor Presidente!

 

www.margaritalondono.com

http://blogs.elespectador.com/sisifus

 

 

Publicidad
0
5933
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Margarita Londoño

¡Soy Pública!

¡Soy Pública!

¡Arriba los ricos del mundo!

¡Arriba los ricos del mundo!

Los payasos hacen reír

Los payasos hacen reír

Al que las hace… ¡le pagan!

Al que las hace… ¡le pagan!

Las pensiones, vuelve y juegan

Las pensiones, vuelve y juegan

El mínimo que necesita Uribe

El mínimo que necesita Uribe

¿Miedo o pereza?

¿Miedo o pereza?

Que sí, que no, que en casa mando yo

Que sí, que no, que en casa mando yo