Estigmatización, la recurrente y mezquina fórmula de quienes se quedan sin argumentos

“Empecemos por desarmar la palabra y ser más tolerantes, más argumentativos, más abiertos a escuchar a quienes nos cuestionan, a revaluar si haciendo lo correcto”

Por: Felipe A. Quesada
Abril 15, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Estigmatización, la recurrente y mezquina fórmula de quienes se quedan sin argumentos
Foto: Pixabay

Hace poco, en la sección de frutas y verduras de un pequeño supermercado de cadena de cuyo nombre prefiero no acordarme, me topé con una mujer, de mediana edad, que cogía muchas bolsas de plástico transparentes para llevar su mercado.

Como suelo hacerlo cada que veo algo parecido, con amabilidad, le dije: “Desafortunadamente muchas de esas bolsas terminan en el mar y se las comen las ballenas o las tortugas porque las confunden con medusas. Lo más recomendable es evitarlas, o si las va a llevar, puede volver a traerlas para así reutilizarlas en lugar de coger nuevas”.

La mujer lo pensó un poco, para luego revirar: “Yo las reciclo. Viví en Francia un tiempo”. En ese instante no supe decir más, pero me quedé cavilando que si de verdad hubiera asimilado la enriquecedora experiencia de vivir en Europa, donde cada vez se restringen más los plásticos de un solo uso, ella ni siquiera llevaría bolsas (en vez de “reciclar”, como alegó, pues antes están evitar, reducir o reutilizar).

Así que me devolví y le dije: “Disculpe contrariarla, pero si vivió en Francia debería saber…”. Pero la mujer no me dejó terminar, porque de inmediato alzó la voz para decir: “Señor, si usted no es empleado, por favor no se me acerque”.

Otras señoras que hacían mercado se voltearon a mirarla, como diciendo “a esta qué le pasa”, y como ya no quise discutir, simplemente dije “bueno”, negué con la cabeza a manera de reproche y la dejé sola con su exabrupto, que por lo desproporcionado rayaba en lo paranoico.

En defensa de la mujer uno podría decir que la inseguridad en muchas ciudades de Colombia ha llevado a la gente a andar prevenida todo el tiempo, pero tuve la impresión de que se sintió más bien rebatida y cuestionada.

Con su reacción desproporcionada, y como una revelación, caí en cuenta de que en este país tan conflictivo y con brechas sociales tan profundas, lo que esa señora hizo es una fórmula recurrente de quienes se quedan sin argumentos: estigmatizar al contradictor, descalificarlo de buenas a primeras.

De ese modo lo hacen parecer ante los demás, incluida la autoridad, como el sospechoso, el incómodo, el que nos saca de nuestra zona de confort y por tanto amenaza nuestro status quo, algo muy riesgoso en un país de intolerantes donde primero se reacciona y luego se averigua.

Y tristemente esto no ocurre sólo en temas ambientales o de sostenibilidad. Es bien sabido que muchos sectores políticos ubicados en los extremos del espectro, sea a izquierda o derecha, recurren a esta estigmatización con frecuencia.

Así que empecemos por desarmar la palabra y ser más tolerantes, más argumentativos, más abiertos a escuchar a quienes nos cuestionan (estemos o no de acuerdo con ellos), a revaluar nosotros mismos si estamos haciendo lo correcto.

Estigmatizar al contradictor para descalificarlo es un recurso facilista y muy mezquino de gente que simplemente se queda sin argumentos, o, lo que es peor, que en el fondo sabe que no tiene la razón, pero se niega a admitirlo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
128

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Qué le dejó a Nariño el bloqueo indígena?

¿Qué le dejó a Nariño el bloqueo indígena?

Nota Ciudadana
Colombia, en camino a la pluralidad religiosa y la secularización

Colombia, en camino a la pluralidad religiosa y la secularización

Nota Ciudadana
Sentipensar, la exigencia de esta coyuntura histórica

Sentipensar, la exigencia de esta coyuntura histórica

Nota Ciudadana
Calobozos y dragones, lo último en terapía infantil

Calobozos y dragones, lo último en terapía infantil