“Es nuestra hora y vamos a aprovecharla”

Desde el discurso de Santos, esperamos que no sea una enésima oportunidad en la que se falla

Por: Julio Pulido
agosto 11, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
“Es nuestra hora y vamos a aprovecharla”
www.dw.de

Juan Manuel Santos se posesionó como el presidente que más ha avanzado en procura de la paz. Hace cuatro años, al finalizar el discurso de posesión de su primer mandato, Santos afirmó: “¡LE LLEGÓ LA HORA A COLOMBIA!”. La frase fue repetida este jueves y complementada por otra no menos politiquera y populista: “ES NUESTRA HORA… ¡Y VAMOS A APROVECHARLA!”.

Sin embargo, la diferencia es clara. Hace cuatro años Santos era visto como el continuador de la escalada de guerra impulsada por los dos mandatos de Álvaro Uribe, la exitosa ofensiva contra las Farc cuando era ministro de Defensa de Uribe, así lo afirmaba. Hoy Santos es visto como el gran impulsor del fin del conflicto y la búsqueda de la paz.

Paz en debate: retos y oportunidades

La paz, el tema que le dio el triunfo a Santos sobre el candidato uribista, Oscar Iván Zuluaga, hoy entra en debate. En cabeza de su otrora aliado y hoy mayor opositor, el senador y expresidente Álvaro Uribe se afianzó en el Congreso una bancada con el suficiente poder político para desestabilizar la agenda oficial que, en el tema de paz, suma apoyos importantes pero minoritarios como el de Iván Cepeda.

Las críticas permanentes al proceso que se adelanta en La Habana, Cuba, provenientes de la bancada uribista pueden minar la gobernabilidad de Santos y el avance de los diálogos que se adelantan con las Farc y los que se incian con el ELN y el EPL.

Sin embargo, organizaciones sociales de izquierda, con una capacidad de movilización importante como la Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos, analistas y opinadores políticos y sociales, artistas, personalidades de la talla de Piedad Córdoba y presidentes de varios países han hecho votos por la defensa y apoyo del proceso de paz, la hostilidad del uribismo y el freno que impone en el ámbito legislativo será uno de los mayores retos del nuevo periodo que enfrenta Juan Manuel Santos.

Otro reto importante es el emanado de continuar un proceso que requiere tiempo y se desarrolla en medio de acciones militares, de lado y lado, donde se abre brecha a la guerra sucia con tintes de diferentes intereses donde la población civil resulta ser de la más afectada.

En su discurso de posesión el presidente Juan Manuel Santos habló de tres pilares que se tendrán que construir antes del año 2025: paz, equidad y educación, pero fue el tema de la paz y las conversaciones que adelanta el Gobierno en La Habana con las FARC, el punto que se llevó el foco.
Un foco que estuvo lleno de palabras pero con poco contenido: “este es un tema trascendental que debe ir más allá de los eslogan presentados en campaña (…) Santos no puede olvidar que quienes votaron por él, votaron por un mandato por la paz” comenta el asesor Diego Cancino.

Para Alberto Benavides, integrante de Fuerza común, una de las organizaciones integrantes del Frente Amplio por la Paz -convergencia nacida en el proceso de reelección presidencial y para muchos la encargada del triunfo de Santos sobre Zuluaga-: “Santos habla sobre las propuestas de campaña pero no recoge ninguna de éstas. Dice que asume el mandato por la paz pero sin asumir con seriedad las reformas mínimas necesarias para que podamos hablar de paz con justicia social”, y agrega: “En Santos no se encuentra una dinámica de transformación concreta, la parafernalia sobre la paz tienen un trasfondo de continuidad neoliberal (…) en Santos hay mucho discurso pero pocas propuestas. Lo que si hay es muchos guiños que no sabemos aún si son para el uribismo, como en el caso de la seguridad, o para quienes lo pusimos donde esta”.

El discurso de Santos genera muchas expectativas y debates. De momento la bancada uribista, seguirá imponiendo debates y dudas frente a la transparencia del proceso de La Habana y, por otro lado, las organizaciones sociales agrupadas dentro y fuera del Frente Amplio por la Paz seguirán exigiendo que las promesas de campaña sean cumplidas: “nosotros necesitamos ponerle vitalidad, sociedad, campesinos, indígenas, afros, darle una dinámica ciudadana y popular al proceso de negociación y a la construcción de un camino de transición hacia la paz (…) Santos no puede solo advertir o dar paliativos, debe convocar”, dice Alberto Benavides.

La posesión de Santos se lee en clave de oportunidad, sin embargo se espera que no sea una más de las enésimas oportunidades para enmendar esta catástrofe social que no han logrado triunfar.

@ignotolegris

-.
0
856
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Operación Orión:

Operación Orión: "Fue coordinada entre la Fuerza Pública y los paramilitares"

Nota Ciudadana
Senador Uribe: Afloje un poquito

Senador Uribe: Afloje un poquito

Nota Ciudadana
Los shows de Uribe

Los shows de Uribe

Corte de cuentas de Uribe posderrota electoral

Corte de cuentas de Uribe posderrota electoral