Es hora de vacunarse contra el terrorismo uribista y dejar de hacer famosa a gente como Polo Polo

"Él refleja al colombiano pusilánime y arribista que con tal de defender el narcogobierno que eligió excusa lo indefendible y justifica lo injustificable"

Por: Alfredo Delgado Garcia
enero 15, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Es hora de vacunarse contra el terrorismo uribista y dejar de hacer famosa a gente como Polo Polo

El 2020 se caracterizó por ser un año raro, cruel y anómalo que puso a la humanidad a medir su capacidad de supervivencia. Muchos deseaban que la pandemia lograra cambios profundos en la humanidad y esta se vuelva más consciente y solidaria. Sin embargo, en Colombia demostró que seguimos siendo un país individualista y corrupto, al que solo le importa la salvación de cada uno, sin importar los demás. Nadie mejor que represente este 2020 caótico que el tuitero uribista Miguel Polo Polo.

Miguel Polo Polo se dio a conocer en el 2019 como un joven que tuiteaba a favor del  uribismo, con bastante tiempo libre y sin ninguna profundidad en sus palabras. Con muchos seguidores, la mayoría porque consideran divertidos los mensajes del joven costeño, una extraña fuerza le hizo creer que podría ser alcalde de su pueblito natal y que su cercanía con las senadoras Paloma Valencia y María Fernanda Cabal le conseguiría el aval del Centro Democrático. Ni lo uno ni lo otro lo consiguió. Polo Polo se convirtió en tendencia nacional al usar sus redes sociales para gritarle al uribismo que renunciaba a su partido. Desde el uribismo le respondieron que desconocían de su existencia. Por aquel entonces Polo Polo era un pelado casi tímido, pero la negación del aval catapultaría su fama.

Durante el 2020, Polo Polo comenzaría una apoteósica carrera de lagartería, corrupción y pedantería. Los colombianos aún no se explican cómo ni por qué un joven sin formación intelectual ni experiencia laboral se terminó haciendo a un jugoso contrato con el ministerio de tecnologías de la información y las comunicaciones y resulta más misterioso aún cuáles son sus funciones específicas, aparte de seguir escribiendo mensajes en Twitter en favor del partido que le negó el aval.

Polo Polo refleja ese colombiano pusilánime y arribista, que obstinadamente se llama a sí mismo “gente de bien”, que con tal de defender el narcogobierno que eligió excusa lo indefendible, justifica lo injustificable y se ciega ante la realidad que vulnera a millones de colombianos. El caso Polo Polo es más crítico y lamentable aun si se tiene en cuenta que pertenece a una raza vulnerada por siglos y que las posturas de este joven tuitero son las defensas del amo y no la reivindicación del esclavo. Polo Polo es un esclavo feliz de su sometimiento, aquel pájaro que al ver la puerta de la jaula abierta se echa aún más atrás porque si se arriesgase a volar avanzaría como pájaro ciego chocándose contra todos los árboles. A Polo Polo, desde los rincones más profundos de esa Colombia desconocida para la mayoría, le han llovido centenares de críticas de hombres y mujeres que día a día defienden su raza, su territorio, su sociedad, elementos que él no entiende.

Aparte de su contrato con el Mintic, otros episodios que marcan la vida de Polo Polo como personaje del año son, por un lado, la aparición de un grupo de jóvenes crédulos, más desocupados que el tuitero y menos inteligentes, que se hacen llamar Juventud Polopolista, quienes impulsaron una eventual candidatura presidencial y midieron su favorabilidad en sus redes con otros candidatos presidenciales, en las que eventualmente Polo Polo resultaba ganador. El tuitero declinó por ahora la propuesta de ser el candidato presidencial del uribismo.

Por otra parte, a diferencia del 2019, Polo Polo se muestra ahora en redes más soberbio, clasista y prepotente, creyendo que puede debatir con especialistas en política, economía, sociología, cultura. Desde su Twitter se atreve a dar cátedra, con una sumatoria de argumentos ilógicos o irrisorios, como los que está esbozando estos días para defender el aumento salarial de 5,12% a los congresistas colombianos. Como Polo Polo no puede sostener sus débiles argumentos, este año ha aprendido una fórmula que pareciera resultar infalible: decir que lo están atacando por su raza, por ser negro. Es indudable el aporte de la raza afro, la raza negra ha hecho al país en su historia republicana. El joven tuitero lo desconoce, así como desconoce las cientos de voces afros y negras que rechazan los comentarios de este ideólogo de derecha.

Al igual que la pandemia del 2020, Polo Polo promete durar un tiempo más y luego extinguirse, dejando un gran daño a su paso. La campaña para el 2022, así como la campaña del referendo uribista, en la que el tuitero se ha vuelto la figura más visible tratando de explicar punto por punto del intento uribista por acabar con la JEP y el proceso de paz. El uribismo ha prometido salvar a Colombia del mismo caos que ellos generaron. Esta es la época de vacunarse contra el terrorismo uribista y dejar de hacer famosa a la gente estúpida que como Miguel Polo Polo causan daño y se acostumbran a vivir del Estado.

-.
0
3100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Margarita Rosa, con altura, deja callado a Miguel Polo

Margarita Rosa, con altura, deja callado a Miguel Polo

En redes

"Hay que borrar el Ché de la Nacional"

[Video] La entrevista que desenmascara a Miguel Polo Polo

[Video] La entrevista que desenmascara a Miguel Polo Polo

En redes

"Viejo Cacreco" el irrespeto de Miguel Polo Polo al senador Jorge Robledo