Envilecimiento de las masas, la receta marxista para Venezuela

"Ha quedado nuevamente notificado que cuando una cuadrilla comunista se toma el poder es para siempre, sin importarle en nada los padecimientos de la población"

Por: Ariel Peña González
agosto 31, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Envilecimiento de las masas, la receta marxista para Venezuela
Foto: Rjcastillo - CC BY-SA 3.0

El libertario Mijail Bakunin, en el siglo XlX al desenmascarar los sofismas totalitarios del señor Karl Marx en la internacional de los trabajadores, señaló que para que se consolidara un Estado como lo había diseñado el padre del comunismo la condición necesaria de su existencia era la miseria absoluta de las masas, así como lo estamos viendo hoy en Venezuela.

Todo lo que ha realizado la camarilla comunista venezolana durante estos 20 años de régimen castrochavista se ha enfocado en conducir al hermano país hacia el envilecimiento del pueblo, de la misma manera como lo hizo Lenin en los primeros años del gobierno bolchevique en Rusia, Stalin con las purgas o Mao Tse Tung en la China durante la colectivización y la revolución cultural —que llevó a una situación de miseria extrema a la nación asiática—.

De hecho, con la misma fórmula marxista Fidel Castro degeneró tanto a la población en Cuba que las personas perdieron cualquier atisbo de dignidad, y como esos hay varios ejemplos sobre lo que representa el marxismo manejando el Estado.

Cuando las personas dependen totalmente de las camarillas comunistas que dirigen a las naciones mediante dictaduras sanguinarias estas se vuelven absolutamente dúctiles a los designios de la nomenclatura, perdiendo todo derecho individual. Por eso en Venezuela la cáfila comunista que maneja ese país tiene como política de Estado la ruina superlativa de la población para eternizarse en el poder, de ahí que las últimas medidas económicas que ha tomado el dictador luciferino de Nicolás Maduro en Venezuela se encauzan hacia ese perverso propósito.

Hay que recordar que el marxismo es una doctrina que por antonomasia es enemiga de la humanidad y por ello los demócratas de todas las naciones mediante la lucha política e ideológica deben mandar definitivamente a la basura de la historia al comunismo totalitario, engendro diabólico causante de grandes desgracias y sufrimientos en varios lugares de la tierra, como está sucediendo en los casos de Venezuela, Cuba y Nicaragua en Latinoamérica.

De forma cínica hace poco Nicolás Maduro pidió a los venezolanos dejar de lavar baños en el exterior y volver al país, cuando para la dignidad del ser humano es mejor tener un oficio humilde en el exterior antes que estar de rodillas en una dictadura comunista que considera a las personas como objetos que solo le sirven para satisfacer los apetitos inescrupulosos y burocráticos de una pandilla marxista. Sin embargo, las declaraciones de Maduro están de cierta forma en contradicción con las del siniestro Diosdado Cabello, segundo en el poder en Venezuela y presidente de la espuria Asamblea Constituyente, quien dijo que fotos de venezolanos migrando son un montaje.

La verdad sobre la gigantesca crisis humanitaria que vive el país hermano no la pueden ocultar los comunistas, y queda patentado por enésima vez que el marxismo en sus diferentes presentaciones y denominaciones es un rotundo fracaso.

En Venezuela ha quedado nuevamente notificado que cuando una cuadrilla comunista se toma el poder es para siempre, sin importarle en nada los padecimientos de la población, pues el poder del Estado es el dios de los comunistas, y de acuerdo a esas circunstancias los países demócratas tienen que imponerle más sanciones al régimen genocida venezolano, como el no comprarle petróleo por parte de EE.UU, cuyas divisas por esas exportaciones son las que sirven para mantener a los parásitos comunistas que apoyan al régimen. También Panamá debería impedir el tránsito por su canal de los buques que llevan el crudo venezolano hacia los países de Asia, principalmente la China, a quien el gobierno venezolano le está pagando con petróleo los intereses de la enorme deuda que tiene con esa nación.

Las nuevas sanciones que se le hagan al gobierno de Caracas no podrán incidir en los agravamientos de los sufrimientos de la población, así la camarilla las presente como excusa, porque cuando los marxistas conquistan el poder en algún país el envilecimiento de las masas es el común denominador y no les importa si el país es riquísimo en recursos naturales como es el caso de Venezuela, pues en un sistema marxista-leninista su premisa fundamental es la distribución igualitaria de la miseria.

El socialismo totalitario, doctrinario y de Estado, mejor conocido como marxismo y que se practica en Venezuela indudablemente tiene de receta el envilecimiento de las masas, para conducir a las naciones a una esclavitud perenne, en donde desaparece totalmente la dignidad del ser humano en favor de una pandilla comunista.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
784

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Neoliberalismo y mamertismo

Neoliberalismo y mamertismo

Nota Ciudadana
Camilo Torres y la perversidad comunista

Camilo Torres y la perversidad comunista

Nota Ciudadana
La Gran Consulta por Colombia debe doblar a su rival

La Gran Consulta por Colombia debe doblar a su rival

Nota Ciudadana
Del asesinato de León Trotsky y Jorge Eliécer Gaitán

Del asesinato de León Trotsky y Jorge Eliécer Gaitán