Entre “No mires Arriba” y “Marte ataca”

La pesadilla en las dos películas no reside en la caída del apocalíptico cometa o de la imposible invasión marciana sino en las consecuencias de la idioticracia

Por: Juan Carlos Camacho Castellanos
enero 14, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Entre “No mires Arriba” y “Marte ataca”
Foto: Pixabay

En la civilización del espectáculo, el intelectual sólo interesa si sigue el juego de moda y se vuelve un bufón
Mario Vargas Llosa

Una película de Netflix nos muestra cómo en este mundo de la tecnología y de la era de la información, la estupidez y el show mediático, opacan el sentido común y la ciencia objetiva y contundente.

Esta interesante visión paródica de un desastre de proporciones apocalípticas se llama “No miren Arriba” (2021) del director Adam McKay y nos relata la desesperada odisea de dos astrónomos (interpretados de manera magistral por Leonardo DiCaprio en el rol de Randall Mindy y Jennifer Lawrence como Kate Dibiasky) tratando de demostrar que un cometa de más de 9 kilómetros hará impacto en la tierra ocasionando la total extinción de la raza humana.

Enfrentándolos a una presidente de EEUU (nada más ni nada menos que una maravillosa actuación de Meryl Streep) más preocupada por su imagen mediática, por llevar a un depravado sexual a la corte suprema y por hacerse famosa apoyando a un, bastante perturbado, “genio” de las telecomunicaciones y a unos medios masivos que alienan al público con una visión positiva de la tragedia infinita del día a día, llevando, entonces, a nuestros protagonistas a ser perseguidos, humillados y borrados (figurativamente) del entorno mediático en pro de lo “políticamente correcto” en un mundo obsesionado por “youtubers”, “influencers”, “tiktokeros” y la ciencia y la cultura en 280 caracteres o en el meme de moda.

En esa visión del apocalipsis el director se burla de nuestra obsesión por los 15 minutos de fama, de la incapacidad de escuchar a la voz contundente de la ciencia, del derroche de corrupción e imbecilidad de políticos, periodistas y cualquiera incapaz de “mirar hacia arriba” o en cualquier otra dirección donde la verdad esté mostrando su rostro. En un derroche de humor negro muy bien construido y, al final, los que si miramos hacia arriba terminamos en la eterna dicotomía de no saber si reír o llorar.

Mientras veía esa interesante producción fílmica recordé otra genial parodia donde la estupidez era la guía de ciertos grupos de poder; la genial visión de un ataque alienígena del director Tim Burton, “Marte Ataca” (1996).

En este film (que cuenta con una destacada cantidad de estrellas cinematográficas) se cuenta la historia de una invasión marciana a la tierra que debe ser enfrentada por un presidente estadounidense (interpretado por Jack Nicholson que también representa en el film a un ambicioso inversionista texano de las Vegas) que se acerca mucho a esa visión que representa Meryl Streep en “No mires Arriba”, pues su preocupación pasa más por su imagen ante los medios que por enfrentar seria y objetivamente el problema que representan los malvados hombrecillos cadavéricos que durante la mayor parte del film engañan arteramente a los políticos ingenuos y a los científicos bonachones que, como el Profesor Donald Kessler (representado por Pierce Brosnan), afirman una y otra vez “que son una inteligencia avanzada, por tanto son pacíficos”, mientras los perversos marcianitos desintegran a media humanidad.

Aquí también se presenta una mordaz critica a los medios que cuentan con periodistas más preocupados por su imagen que por investigar y dar información cierta y objetiva; también se critica a esos líderes políticos que desoyen a aquellos que intentan dar una opinión distinta frente a un problema (el presidente de EEUU desoye continuamente las sugerencias de un general, bastante perturbado por cierto, de atacar lo más pronto posible a los invasores) y, por último, nos muestra el fanatismo y la estupidez de la gente mientras el desastre se cierne sobre sus cabezas.

En estas películas se nos transporta a esa “civilización del espectáculo”, a ese mundo de la información comprimida, del mensaje mediático chatarra, de la ignorancia y del analfabetismo tecnológico funcional (es más “educativo” un meme que la lectura de un libro y más acertado “científicamente” un youtuber que el más preparado profesor universitario).

La visión de “No mires Arriba” y la pesadilla de “Marte Ataca” no reside en la caída del apocalíptico cometa o de la imposible invasión marciana sino en las consecuencias de la idioticracia que hoy en día domina al mundo donde leer es ridículo, aceptar la verdad es pecado y el pensamiento políticamente correcto impide ver con sentido común la realidad que nos rodea.

-.
0
200
Regala hasta Mercedes Benz: Los milagros que está haciendo Diomedes Díaz desde su tumba

Regala hasta Mercedes Benz: Los milagros que está haciendo Diomedes Díaz desde su tumba

El infierno del cuidador de los animales de Pablo Escobar:

El infierno del cuidador de los animales de Pablo Escobar: "Si se muere un delfín te mato"

Las tres vidas de Norberto, el peluquero más famoso de Bogotá

Las tres vidas de Norberto, el peluquero más famoso de Bogotá

Bin Hammam, el millonario que a punta de sobornos compró el Mundial para Qatar

Bin Hammam, el millonario que a punta de sobornos compró el Mundial para Qatar

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus