Entre el poder y las verdades a medias

Ya casi nadie sabe a ciencia cierta en dónde está la verdad o en dónde la mentira

Por: Octavio Cruz González
enero 31, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Entre el poder y las verdades a medias
Foto: iStockphoto

Desde hace mucho tiempo Colombia está terriblemente dividida política y socialmente. Sin embargo, lo que no se puede permitir por un segundo más, aquí ni en ninguna otra sociedad del mundo, es la manipulación que nuestras vidas vienen teniendo hacia la confusión y hacia la confrontación permanente. Eso ocurre en los momentos actuales, cuando ya casi nadie sabe a ciencia cierta en dónde está la verdad o en dónde la mentira, haciéndonos enfrentar, hasta con violencia, todo el bendito día para solo saber quién tiene más poder para hacer valer su razón.

Paradójicamente esto está ocurriendo en un momento clave de nuestras vidas, cuando la humanidad cuenta con infinidad de medios y de recursos de comunicación y de tecnología, lo que es todo un gran contrasentido. La cantidad se ha convertido en una especie de maldad o de filtro, pues dependiendo de la ideología política o religiosa que se profese nos hemos transformado en comunidades selectivas, seleccionando solo a aquellos que nos señalan a los enemigos, a los contrarios o a los distintos.

Ante esta repetición de continuos errores de comportamiento social nos hemos acostumbrado, desgraciadamente, creyendo que convertirnos en especies de sociedades anormales, o sea deseosas del mal ajeno y ansiosas por la rivalidad, es algo común y corriente, hasta especial.

Igualmente, los altos grados de violencia con los que convivimos hoy en Colombia y en el mundo entero, por más democracias alcanzadas o menos guerras iniciadas, están logrando justificar, en muchos, los horrores que se cometen a diario, generando empatía entre aquellos que creen, por ejemplo, que aplicar la máxima autoridad, así sea con la máxima dureza y violencia posible, es mejor que educar o que enseñar a pensar a aquellos que no lo saben.

Por eso es muy triste observar que bajo estas perspectivas amorales y antiéticas se están formando los actuales ciudadanos del mundo, por más que estudien y se gradúen de las mejores universidades del planeta. El conocimiento no sirve de sustento para combatir la corrupción que nos carcome.

Estoy preocupado, también y a la par, al ver el tremendo impulso que están recibiendo cantidades de malas personas, elegidas como líderes en diferentes países, con la absurda creencia, muy generalizada por lo demás por las modas y las tendencias actuales, que la maldad hacia los demás o que la vanidad propia pagan mucho más que ser decente, con lo que se terminan masificando locuras colectivas, como que sea mejor odiar que tener que amar.

Tristemente aquí en Colombia siempre hemos dispuesto de muchos de estos tipos de personajes negativos, quienes apelando al cansancio de la sociedad por vivir en la violencia y ansiosa por soñar una posible época de paz, se inventan escenarios maliciosos para que cada cuatro años nos enfrentemos entre todos, y que de ese marasmo social que se forma tengamos que descubrir quién de los posibles candidatos está diciendo la verdad verdadera, permitiendo con este despelote que pequeñas minorías antidemocráticas, pero organizadas, saquen partido, muchas veces llegando a gobernar.

Así que, retorcidos como tenemos los conceptos, solo aspiro que estos señalamientos a personajes públicos que manipulan todo el tiempo la verdad no tomen el camino contrario a lo que pretendo, que no sea que terminen azuzando más en este ambiente de maldad a aquellos que nos quieren tener divididos de verdad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
226

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El acoso sexual no es una prioridad para la Universidad Nacional

El acoso sexual no es una prioridad para la Universidad Nacional

Nota Ciudadana
¿Se reforma el sector pecuario para reducir la huella ambiental?

¿Se reforma el sector pecuario para reducir la huella ambiental?

Nota Ciudadana
Después de Gustavo Petro, ¿quién sigue?

Después de Gustavo Petro, ¿quién sigue?

Nota Ciudadana
Ante el pico de la pandemia, necesitamos unidad

Ante el pico de la pandemia, necesitamos unidad