Entre Cauca y Palestina

Aunque parezca increíble, existen grandes coincidencias entre estas dos realidades, más de las que a primera vista se podrían prever

Por: omar orlando tovar troches
noviembre 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Entre Cauca y Palestina
Foto: Pixabay

Cauca y Palestina tienen el privilegio de ser cuna y asiento de culturas milenarias, declaradas patrimonio intangible de la humanidad, apreciadas, apoyadas y hasta protegidas por casi todo el mundo, eso sí, por fuera de sus fronteras territoriales. Tienen en común estar ubicadas espacialmente en unos puntos geográficos estratégicos, que las han vuelto durante toda su historia no solo punto de referencia, llegada y salida del tránsito de cosas y personas, sino preciados objetivos económicos, políticos y, cómo no, militares de una élite de poderosos mercachifles, politiqueros y violentos masacradores.

Allá y acá, en Palestina y en el Cauca, los poderosos de todos los tiempos, a punta de intimidación, corrupción, asesinatos y desapariciones, no solo, se apropiaron de la riqueza cultural y material de tierras y gentes, sino que también decidieron instaurar ominosos sistemas de segregación; con alambrados y muros en Palestina, con declaraciones, demandas, vituperios, señalamientos, abandono y corrupción en el Cauca. En ambos territorios se ha desplazado y se quiere exterminar a sus pobladores originarios para darle paso a una nueva y moderna civilización acorde al imperio blanco de occidente.

Los palestinos y caucanos de base se han enfrentado desde siempre a la ocupación y el desplazamiento, han emprendido valerosas gestas de resistencia y de denuncia, han recibido reconocimiento internacional y hasta los han premiado. Sin embargo, mientras en las redes sociales y los foros mundiales se reclama su protección, su ayuda y el apoyo necesario para proteger y promover la existencia de estos pueblos milenarios, buena parte de esos momentáneos entusiastas de las causas palestina y caucana convenientemente voltean a mirar para otro lado, se quedan callados y se ponen en el cómodo centro a la hora de tomar acciones democráticas contundentes para detener la ignominia de una histórica clase dirigente a la que solo le interesa la riqueza y la utilidad de estos territorios, pero no su gente.

La gran prensa privada internacional y la colombiana hace algunos años mostró hasta el cansancio la imagen de un joven enfrentado únicamente con su cuerpo a un tanque de guerra en una protesta en China, poniéndolo como símbolo de resistencia, dignidad y lucha por la libertad y la democracia; no obstante que tiempo después las imágenes de niños palestinos y jóvenes de las guardias indígenas y cimarronas del Cauca, también enfrentados a tanques de guerras con tan solo piedras y resorteras, no solo fueron poco difundidas, sino que fueron expuestas por algunos medios y comunicadores para demostrar, según ellos, su talante terrorista.

Afortunada y tristemente, ahora en el siglo XXI, la sospechosa democracia de las redes sociales ha puesto en el orden del día internacional el horror de las guerras que están aconteciendo ahora mismo en el Cauca y en Palestina. El mundo entero está ahora bien enterado que las víctimas de estas “estratégicas" guerras —por el petróleo, la coca, los recursos, el paso o el acceso al mar, la selva o el desierto— son niños y niñas, cuyas imágenes de horror, miedo, tristeza dolor y rabia día a día llegan a los dispositivos de comunicación personal de todo el mundo, buscando despertar la cacareada empatía que mueva al mundo a defender de una vez por todas, la vida y la esperanza de vida del Cauca y de Palestina.

Desafortunadamente, es más poderoso el mensaje de Maluma Baby, lo grupos de K-pop, las mentiras de los de siempre y la comodidad del centro, que la sangre y la vida de los niñitos de allá y de acá, del Cauca y de Palestina.

-.
0
1200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Quien llora por Palestina?

¿Quien llora por Palestina?

Nota Ciudadana
Doce acciones estratégicas para cambiar el destino de Popayán y el Cauca

Doce acciones estratégicas para cambiar el destino de Popayán y el Cauca

Nota Ciudadana
Ciencia, regalias y Reficar

Ciencia, regalias y Reficar

Nota Ciudadana
El racismo se toma las calles de Popayán

El racismo se toma las calles de Popayán