En Santa Marta, quieren borrar a la izquierda del mapa electoral

“Para nadie es un secreto que este negro nubarrón, en medio de una fuerte sequía, tiene el propósito concreto de borrar del escenario político a todo lo que huela a diferencia”

Por: RICARDO VILLA SÁNCHEZ
Mayo 22, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En Santa Marta, quieren borrar a la izquierda del mapa electoral
Foto: ArturoAparicio - CC BY 3.0

“Un líder es un negociador de esperanzas”— Napoleón Bonaparte.

Alguna vez leí que los wayuú, en el primer Consejo Comunitario en Uribia, cuando el presidente de la época entró al poder, acudiendo a la idea del diálogo, habían mencionado que a la Alta Guajira habían llegado unos colonos armados hasta los dientes, con acento del interior, a saquear, como los piratas, y a ocupar su territorio ancestral, que, aunque eran muy pocos, en ese momento, y ellos los podían derrotar con facilidad, no los habían enfrentado porque los consideraban enemigos sin honor, que irrespetaban las reglas de la guerra, en los códigos de su nación. Avanzaron estos colonos y hoy están regados como la verdolaga.

En Santa Marta se vive una crisis institucional por el golpe a la democracia que se ha dado frente al incumplimiento normativo, al no designar alcalde encargado de la terna proveniente del grupo significativo de ciudadano que eligió al mandatario, ante su falta temporal, fruto de inconvenientes judiciales y, en su defecto, enviar a una especie de virrey —con ínfulas quizás— desde la fría capital, a pisotear el plan de desarrollo, a evadir el mandato popular de más de 93.000 ciudadanos y a controlar el presupuesto al antojo de unas élites locales que se resisten al cambio.

Pese a la digna y legitima protesta que se ha dado, como la que encabezaron durante varios días en abstinencia de alimentos, los secretarios y directores de entes descentralizados del distrito en la sede de la alcaldía, paro cívico, plantones al frente del edificio, audiencias públicas del congreso, acciones judiciales y administrativas, respaldo de líderes nacionales, de la bancada alternativa, de los partidos y movimientos políticos de la concertación, que convergen en la indignación y rechazo a la anomia y arbitrariedad que, con total cinismo, brota a los ojos de todos, y se ensaña en oscurecer la posibilidad de transformar la ciudad. El alcalde electo mismo, Rafael Martínez, lo sintetiza en un reciente hilo de trinos: “Grupos políticos presionaron nuestra salida injusta precisamente para con @arugeles nombrar nuevos secretarios y disponer del presupuesto y la burocracia con miras a las próximas elecciones, importándoles muy poco la ciudad y los avances logrados a la fecha”.

Para nadie es un secreto que este negro nubarrón, en medio de una fuerte sequía, tiene el propósito concreto de borrar del escenario político a todo lo que huela a diferencia. Lo primero es controlar el poder local y regional. Para ello solo les falta recuperar a Santa Marta. Al triste estilo de Peñalosa en la capital. No están lejos, cuentan con mayorías desde lo micro, en juntas, ediles, concejos y asamblea. Se despachan, en las mieles del poder, con la gobernación, desde que hay elección popular. Además, lograron los cinco escaños en la cámara baja y 3 senadores; concentran los 3 poderes; manejan los medios masivos; y el dinero a chorros. Con eso cualquier acción, es una bola de nieve que arrincona a quien se les oponga. Sin honor ni pudor, no les importa pasar por encima de la ley y de la gente, de sus necesidades, de sus ilusiones, para lograr su cometido de reconfigurar el poder y cooptarlo para preservar sus intereses particulares y sus privilegios de élite excluyente. La única luz es que en Santa Marta no han podido derrotar a la esperanza del pueblo.

Dada la coyuntura crítica y la complejidad del momento político son necesarias decisiones colectivas. Con sensatez y realismo político es necesario avanzar en consolidar los esfuerzos electorales, para lograr la continuidad del proyecto político transformador en Santa Marta, con un nuevo triunfo en las próximas elecciones. Pese al anhelo, en otro momento de que hubiera moñona en el departamento y su capital, con un acuerdo político, orientado a cambiar juntos al Magdalena en las elecciones de mitaca, es de humanos rectificar, frente al rumbo de los acontecimientos. En este momento histórico, de mucha responsabilidad y valor civil, es clave revisar las aspiraciones simultáneas a la alcaldía y a la gobernación, para que, más bien, con el gran riesgo en ciernes, fortalecer la unidad de acción en el distrito. Dejando el espacio regional a la idea del voto en blanco, quizás con candidatura única, a la vieja usanza de la parapolítica y presentar una lista de coalición a la Duma que sea la punta de lanza de la oposición, para un futuro gobierno alternativo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
838

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Los errores de la Alcaldía de Santa Marta y la Gobernación del Magdalena

Los errores de la Alcaldía de Santa Marta y la Gobernación del Magdalena

Nota Ciudadana
Las marchas en Santa Marta son una manipulación del poder

Las marchas en Santa Marta son una manipulación del poder

Iván Cancino el abogado que se la ganó a la Fiscalía con la libertad de los alcaldes de Santa Marta y Montería

Iván Cancino el abogado que se la ganó a la Fiscalía con la libertad de los alcaldes de Santa Marta y Montería

La Drummond: historia de una burla continuada

La Drummond: historia de una burla continuada