En el país de las masacres...

En Colombia, la muerte es una operación de ajusticiamiento que ejecutan los paramilitares, la guerrilla, el Ejército y los traficantes

Por: ANTONIO ACEVEDO LINARES
agosto 20, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En el país de las masacres...
Foto: Pixabay

Desde las diferentes perspectivas ideológicas de los actores armados, la política que sustenta estas alevosas y sediciosas matanzas es eliminar al enemigo y a sus colaboradores en una guerra. Esta es la cultura de la muerte que se ha impuesto para el logro de sus objetivos políticos, militares y económicos. Un fuego cruzado donde la población civil está entre la metralla y la pared.

La deshumanización de la guerra en Colombia lleva a asesinar en grupo como un efecto de intimidación y fomento del miedo que asegure el dominio de un territorio, una política o unos intereses creados. La guerra que se genera en este país es sostenida por los mismos que se usufructúan de sus muertos con la venta de armas y drogas y que ejercen el poder para formar ejércitos a su servicio o al de un establecimiento que los mantiene para beneficiarse de la guerra, que es tan buen negocio como el negocio de la droga o el petróleo.

El paramilitarismo

La desmovilización de los grupos paramilitares en Colombia es un cambio de estrategia en la guerra de estos grupos armados que pretenden ahora convertirse en un paramilitarismo civil desarmado. Quieren pasar de un paramilitarismo armado a uno civil, que se reinserte en la sociedad como grupo político en las ciudades, desde donde comenzarán a ejercer su actividad política. Una nueva estrategia que irá eliminando a los pequeños y débiles grupos políticos como punta de lanza de un nuevo proyecto político del paramilitarismo en Colombia, que ha generado con su guerra el desplazamiento forzoso de miles de hombres y mujeres y niños en una apropiación de la tierra, asesinatos en masacres selectivas y descuartizamientos con motosierras, apropiándose de miles de hectáreas de tierras, muchas veces con la complicidad del Estado y las fuerzas armadas, justificadas con razones ideológicas de autodefensa.

No obstante, las miles de hectáreas de tierras usurpadas de la guerra no han sido entregadas en su totalidad a sus legítimos dueños, en la estratégica desmovilización de la entrega de armas, en el que el paramilitarismo busca legitimarse en la sociedad creando otros frentes de lucha civil. El creador del paramilitarismo en Colombia tiene nombre propio, el cual deberemos recordar el día en el que se haga justicia por todas las masacres y la muerte de los líderes sociales y de las mentes más lúcidas de varias generaciones acribilladas por las balas asesinas del estado y el narcotráfico.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
400

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
“Firmatón” para llevar a las víctimas al Congreso

“Firmatón” para llevar a las víctimas al Congreso

La agonía del Tinigua, el santuario natural de Caño Cristales

La agonía del Tinigua, el santuario natural de Caño Cristales

El extravagante Facebook de Jenny Ambuila

El extravagante Facebook de Jenny Ambuila

Nota Ciudadana
He querido pensar en mi país...

He querido pensar en mi país...