"En 15 minutos nadie puede atender bien un paciente"

El Doctor Jorge Padrón, médico y cirujano, defiende por qué una consulta médica tiene que tener humanismo y a la medicina rural como una experiencia sociológica

Por:
diciembre 20, 2019

El Dr Jorge Padrón, Médico y Cirujano COLO-RECTAL, egresado de la Universidad Nacional y hoy adscrito al Servicio de Colon y Recto en la Fundación Santa Fé de Bogotá , Asociación Médica de los Andes  y Presidente de la Fundación Macondo , expone en esta conversación su visión personal sin rodeos , sin adornos y con un sentido práctico lo que piensa sobre el humanismo en una consulta médica y destaca la importancia de la Medicatura Rural en la formación y auto-evaluación del Médico

El Dr Padrón  lleva más de 20 años dedicado al tratamiento de las Enfermedades del Colon y Recto desde diferentes ángulos en los tratamientos médicos y quirúrgicos que requieren los pacientes que le consultan. Como profesor universitario en esta especialidad, su gran experiencia la he permitido en esta conversación definirnos de manera simple y desde su óptica como ve el Humanismo en una consulta médica y lo que el piensa que las autoridades sanitarias deben recuperar de antaño :  la importancia del Médico Rural para las comunidades  . Pero además de su práctica diaria en una sala de cirugía, , piensa en cómo puede servir mejor a sus pacientes, convencido que la clave está en llegar, sin prepotencia, al nivel de cada uno de ellos. Se toma el tiempo, escucha y respeta. El tiempo para escuchar a sus pacientes es el punto de partida en esta amena  y útil conversación con Juan Manuel Ospina .

 

 

-Publicidad-
0
29300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
El problema de las especialidades médicas en Colombia

El problema de las especialidades médicas en Colombia

Nota Ciudadana
¿Se ha perdido el real rumbo del acto médico?

¿Se ha perdido el real rumbo del acto médico?