Elsa Noguera, aprendiendo de agricultura en el Valle del Cauca

La candidata a la gobernación se instaló en La Unión, corazón agroindustrial del Valle para llevar conocimiento y poner al Atlántico a producir comida

Por:
julio 15, 2019
Elsa Noguera, aprendiendo de agricultura en el Valle del Cauca

La candidata a la Gobernación del Atlántico Elsa Noguera prometió, un minuto después de anunciar su aspiración al cargo hace un mes, que recorrería en 11 días los 23 municipios de su departamento para hacerse a una idea del estado de las cosas.

Cumplió su promesa y en esas intensas jornadas detectó rápidamente que lo más solicitado, que tiene tono de súplica, por parte de los habitantes de los municipios del Atlántico era agua para riego y oportunidades para producir alimentos .

En consonancia con su promesa de convertir a cada municipio del Atlántico en un Barranquilla, o sea, lograr que esas comunidades se desarrollen a la par de la capital del departamento, buscó experiencias exitosas en el país y las encontró en la zona hortifrutícola del Valle del Cauca, especialmente en los municipios de La Unión, Roldanillo y Toro.

Noguera se internó con el que seguramente será su equipo de gobierno en temas económicos en lo profundo de las hirvientes planicies del Valle del Cauca, probó las uvas, pisó los surcos, habló con las comunidades, observó el proceso de empaque, distribución y exportación de todo tipo de productos distintos a la caña de azúcar, que han hecho de esta zona del país una de las más prósperas y con menor nivel de desempleo .

El punto en el que se enfocó Elsa Noguera en su recorrido es el inmenso y eficiente distrito de riego que baña las tierras de esos municipios y que irriga, desde el río Cauca, las miles de hectáreas que producen riqueza convertida en agricultura.

Infinitas plantaciones de maíz para producir concentrado para animales, cultivos de algodón por goteo únicos en Colombia, frutales exóticos y mujeres felices que bailaban la música de la campaña, en aires de salsa, que Elsa dejaba sonar desde su teléfono móvil en las zonas de producción para amenizar las largas jornadas de trabajo de estas esforzadas cosechadoras era el paisaje de este recorrido.

“Es impresionante el empoderamiento de la mujer aquí, las frutas requieren manos cuidadosas para que se conserven en su proceso de exportación en condiciones perfectas...” repetía una y otra vez la candidata emocionada al llegar a la zona de plantulación que tiene Nespresso en este lugar y que produce cafés especiales para las laderas de la cordillera central de Colombia.

Después de literalmente “barrer” kilómetros de conocimiento agrícola, Noguera le dijo a Las2Orillas que Agricultura se escribe con A de agua y que no hay tiempo que perder, por eso desde ya se arma un plan de acción que dé resultados a corto plazo en el Atlántico donde casi todo lo que se consume llega de otras zonas del país haciendo más caros los productos en el mercado y por ende el costo de la vida.

“Aquí lo que hay son oportunidades y las vamos a aprovechar para convertir al Atlántico en la despensa agrícola del caribe colombiano” dijo Noguera al cerrar este periplo por el Valle del Cauca, prometiendo que en campaña irá a donde deba para traerle a las comunidades, que seguramente la elegirán, lo que necesitan para poner al Atlántico en el sitio que merece y a su gente en el lugar que requieren porque según ella y como dice su eslogan de campaña, viene lo bueno.

-Publicidad-
0
1060
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Carta de un cartagenero indigando a Alex Char

Carta de un cartagenero indigando a Alex Char

Nota Ciudadana
Saqueos continuos con activos intangibles de Triple A

Saqueos continuos con activos intangibles de Triple A

“Shakira está resentida con Barranquilla”

“Shakira está resentida con Barranquilla”

Esta es la historia de La Ventana al Mundo, en el corazón de Barranquilla

Esta es la historia de La Ventana al Mundo, en el corazón de Barranquilla