En elogio del punk; en elogio de Chite

Un intento por describir a un grupo musical que me toca cada vez que lo oigo

Por: richard alexander galvis gutierrez
Marzo 10, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En elogio del punk; en elogio de Chite

Chite es un grupo de punk que se caracteriza por mezclar el lenguaje coloquial y las canciones populares con el ritmo violento del rock and roll. Lo mejor es que el placer de escuchar su música no radica exclusivamente en el ritmo y los ruidos desgarradores de las guitarras eléctricas, el sabor es más superficial y profundo, las letras están llenas de reflexiones en torno a situaciones comunes. Están cerca del plagio pero lo evaden con lucidez, la lucidez que hace que los oídos identifiquen ecos de canciones que suenan a todo taco en los bares de viejos borrachos y perdidos, pero la ruptura de Chite esta precisamente  en la contradicción, la mezcla entre un aguardiente asesino y un alcohol etílico con frutiño.

Aunque está claro que las buenas canciones de Chite no son estrictamente punk con ecos del folklore popular de los borrachos de tienda. También tienen un repertorio desbordante de canciones cargadas de ironía y revolución, espíritu punketo en estado puro.

Una de los temas que comprueba que chite está en la cúspide de los grupos de punk contemporáneos en Colombia, es un tema de su álbum “15 escupitajos bailables. Vol. 1” se titula “dios al revés “y empieza con una frase que de inmediato lo introduce a uno  en un universo oscuro:

“Algo extraño he descubierto veo en mis sueños un gato muerto”

De inmediato nos remite a un universo donde la pesadilla es la que gobierna y sentimos algunos fulgores de Poe, terror en estado puro. Pero este inicio que parece más digno de un tema de Black metal es luego remplazado por líneas que  sustituyen su acepción sombría y descubrimos que todo el engranaje de la canción es para tratar con ironía el tema más recurrente en toda existencia humana, el problema fundamental que ha seducido a teólogos y ateos, la existencia o no existencia de dios. Pero creo que la rebeldía es más fuerte que cualquier tipo de teoría, y como el punk no es un sistema fragmentado por argumentos aburridos, sino un estallido de rebelión y controversia, la figura de dios es destruida  a punta de guitarra y lenguaje oscuro, derribándolo, y convenciéndonos de que si actuamos bien o mal es cuestión individual y no producto de un ser que rige nuestras acciones desde los paraísos artificiales creados por el hombre supersticioso. El mismo lenguaje oscuro de la canción es para reír fríamente de los destinos de luz que proponen las religiones.

Incluso el vicio, las drogas no son un signo inocente en las canciones de Chite. En la mayoría de canciones donde el tema preponderante son las drogas, podemos notar que estas canciones empiezan versando sobre un desengaño amoroso. El amor es un vicio, estamos regidos por él, cuando lo suprimimos queremos autodestruirnos. A la conclusión que llegue por medio de esto es que chite al  hablar de drogas, quiere emparentar este sentimiento de falta de drogas con el sentimiento producido por un desengaño amoroso. El sentimiento de ansiedad por volver a estar en garras de la mujer comparable en complejidad a la ansiedad del drogo cuando el pinchazo no llega a tiempo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1666

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La furia del punk en Colombia

La furia del punk en Colombia