Elecciones presidenciales y comunidad afrocolombiana

“Es necesario un plan de lucha contra el racismo y la discriminación racial, unas políticas de inversión diferenciadas para los territorios”

Por: aiden salgado cassiani
Mayo 31, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Elecciones presidenciales y comunidad afrocolombiana
Foto: AFP

El pasado 27 de mayo se llevó a cabo la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Colombia para el periodo 2018-2022. Los resultados conocidos por todos fueron: Iván Duque, el candidato de la derecha conservadora apoyado por el Centro Democrático de Uribe Vélez y el Conservado, con 7.569.693 obtuvo el 39,15%; Gustavo Petro, el candidato de izquierda de Colombia Humana, con 4.851.254 votos el 25.08%; Sergio Fajardo, de centroizquierda con su coalición Colombia, 4.589.696 votos con el 23.73%; Germán Vargas Lleras de centroderecha con Cambio Radical con 1.407.840, el 7.28%; y Humberto de la Calle, el candidato de la paz apoyado por el Partido Liberal, obtuvo con 399.180 votos un 2,06%.

Como ninguno alcanzó más del 50% de votos, se realizará la segunda vuelta entre los candidatos que más voto sacaron: Duque y Petro. El primero aspira el regreso de la clase más conservadora y derechista al poder después 8 años de gobierno del presidente Santos, y el segundo quiere dar un cambio ya que por primera vez llega a una segunda vuelta un candidato de izquierda en la historia republicana de Colombia; lo que es una gran esperanza para las clases menos favorecida de nuestro país y una verdadera oportunidad para la democratización del Estado colombiano y la puesta en práctica de un Estado social de derecho.

Los grupos étnicos han vivido el abandono del Estado en toda su historia; resultado de ello es la forma en la que viven en las periferias de las grandes ciudades con necesidades básicas insatisfechas: poco acceso a servicios básicos y a espacios de toma de decisión (tanto el Estado como en la dirección de grandes empresas). Además, conforman los cinturones de miseria de las grandes urbes.

Por otro lado, a pesar de vivir en territorios ricos en biodiversidad y recursos naturales, son los habitantes más pobres y atrasados: sin saneamiento básico, sin acueducto, sin alcantarillado, sin energía, sin servicio de salud y educación en buen estado, sin infraestructura vial, con niños muriéndose de hambre, entre otros males que aquejan los territorios habitados por afros e indígenas, en especial en el Pacífico (Chocó, costa nariñense, Tumaco, Buenaventura y Cauca), en el Caribe (La Guajira, Cartagena y el sur de Bolívar) y en el sur del país (Amazonas y Guaviare). Estos son lugares abandonados, donde la pobreza se refleja como en ningún otro espacio del territorio nacional.

La pobreza que padecen estas comunidades y sus territorios son producto del abandono estatal, que resulta de la aplicación de políticas centralistas, fundamentadas en un racismo estructural, que no realiza inversiones donde estas comunidades habitan. Además, tampoco las grandes ciudades cuentan con planes y políticas diferenciadas que logren mejorar sustancialmente la vida de la gente indígena y afro.

Ante ese panorama, con la posibilidad de la llegada de un gobierno alternativo que no representa los políticos que han gobernado este país desde su nacimiento, los grupos étnicos miran una oportunidad que les da posibilidad de cambiar la situación socioeconómica que padecen. Sin embargo, eso no parece claro para todo el pueblo negro, ya que hay comunidades y personas que siguen engañadas por la promesas del candidato Duque y que tienen en su seno personas y líderes que los están induciendo a votar por este, quien les ofrece lo mismo que en 200 años han ofrecido los presidentes liberales y conservadores.

Ante esta realidad, los que tenemos una apuesta política en defensa de los intereses del pueblo nos toca doblegar el trabajo para incrementar los votos a favor del candidato alternativo y en nuestros territorios sacar una ventaja comparativa frente el candidato de la derecha. Por eso, es necesario cuidar los votos que ya están, conseguir los de Fajardo, los de De la Calle e incluso los de Vargas Lleras y por último los de las personas que no votaron. Para ello tenemos escasos 17 días.

Para la campaña de Colombia Humana es necesario que salgan a buscar junto a la comunidad los votos del pueblo negro, con propuestas de inclusión real que permitan que este pueblo salga del atraso en que lo han sumergido. Es necesario un plan de lucha contra el racismo y la discriminación racial, unas políticas de inversión diferenciadas para los territorios negros e indígenas, un plan de acciones afirmativas en salud, educación, vivienda que permita acceso a servicios y vienes a esta población y por último, una propuesta de visibilización de gente negra en espacios de toma de decisión del Estado colombiano.

Así mismo, es necesario reunión en lo local y en lo nacional con el mayor número de líderes afros de todas las tendencias, con el objetivo de trazar estrategias para la consecución de los votos negros. Estos votos pueden definir la presidencia del país, ese es el acuerdo en lo fundamental para el pueblo negro.

Desde el palenque un cimarrón todavía.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
319

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus