Elecciones presidenciales en Colombia: entre el cambio, la paz y la guerra

El próximo domingo 17 de junio se celebrará la segunda vuelta electoral para elegir al nuevo presidente de Colombia por un periodo de cuatro años

Por: Tony López R.
Junio 14, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Elecciones presidenciales en Colombia: entre el cambio, la paz y la guerra
Foto: Las2orillas

Los medios de comunicación local, cuyos propietarios forman parte de la élite del poder, han sembrado una matriz de opinión para referirse al candidato Gustavo Petro, y con toda intencionalidad política lo señalan como el candidato de la izquierda.

No es gratis este apellido de izquierda porque desde hace más de sesenta años en Colombia todo lo que se identifica como izquierda lo relacionan con el comunismo, supuestamente el gran peligro para la propiedad privada y las libertades públicas. Tal es así que la campaña del no a los diálogos de paz, sometidos a plebiscito, liderada por el expresidente y senador Álvaro Uribe, estuvo basada en que votar por el sí era abrir la presidencia a la guerrilla de las Farc-Ep y al castrochavismo. Nada más irracional. Sin embargo, tuvo éxito y por primera vez, un pueblo engañado vota en contra de la paz. Hoy la política no ha cambiado y la campaña es similar en contra de Petro, esperemos que en esta ocasión los electores no se equivoquen.

Los diversos analistas dan por sentado que Petro será derrotado, argumentando la unión que se produjo de los Partidos Liberal, Conservador, Cambio Radical y otras minúsculas organizaciones políticas, y le dan el triunfo al uribismo, o sea al candidato Iván Duque. De ganar Duque será el triunfo de un presidente que ocupará el sillón de la Casa de Nariño, pero su poder será limitado y concentrado en las manos del senador Álvaro Uribe Vélez, desde el Congreso de la República. Será un triunfo pírrico.

Pírrico por dos razones: un triunfo que llevará al país a una guerra no solo con Venezuela, otra interna, porque se provocará la anulación de los acuerdos de paz, y el país sufrirá, en está ocasión, un conflicto en un escenario diferente, porque se escenificará una cruel guerra en el campo, las grandes ciudades y en las periferias de esas capitales. Esto es la crónica de una guerra anunciada por Uribe y con más moderación por Duque.

Es verdaderamente lamentable, porque como bien encomendara Juan Manuel Santos a sus delegados en los diálogos de La Habana: “saquen la barata”. Y la sacaron barata, ninguna organización guerrillera fue tan generosa e ingenua, de entregar las armas antes de que se cumplieran al menos el 80 por ciento de los acuerdos de paz.

El triunfo de un pueblo y un gobierno es aquel que logra que sus conciudadanos vivan en paz, disfruten de las bondades de sus tierras, de sus bellezas naturales, de un medio ambiente sin contaminación, sin fumigación, con trabajo y con hombres y mujeres emprendedoras para engrandecer el país, no a costa de entregar sus riquezas a empresas transnacionales y a sus ejércitos como mercenarios al servicios de potencias extranjeras, desde una organización guerrerista como la Otan.

Pero el triunfo de Duque y su patrón Uribe Vélez es pírrico, primero porque lograron fracturar a los partidos que han sostenido el sistema político colombiano: Liberales y Conservadores, hoy divididos con pérdida de identidad política e ideológica, solo son maquinarias clientelistas y corruptas, y en estas elecciones perdieron el poder. Los liberales tanto del oficialista partido de la U como el tradicional, electoralmente desaparecieron, su candidato Humberto de la Calle no logró ni 400 mil votos. El presidente del Partido Liberal César Gaviria traicionó a su candidato y llamó a votar por Iván Duque. El Partido Cambio Radical, de origen liberal Lleristas, alcanzó un escaso 7 por ciento, perdió Bogotá y la Costa Atlántica donde siempre fueron fuertes. Ni hablar del Partido Conservador, el ex presidente Andrés Pastrana se encargó de borrarlos del mapa, solo por su ego y sus oscuras alianzas internacionales con el corrupto Luis Almagro, Secretario de la OEA y los corruptos ultraderechistas españoles José Aznar y Mariano Rajoy.

Es cierto que todo ese concierto de conocidos políticos, de las traicionadas y muy golpeadas estructuras liberales y conservadoras, se unirán en torno al candidato de Uribe, pero para ellos es muy grave, porque se están uniendo al Centro Democrático, partido creado por Uribe Vélez, y donde reinan empresarios, terratenientes y sectores que como se sabe están vinculados al narco-paramilitarismo, algunos condenados y confesos.

Cargarán estos partidos con el estigma de estar relacionados con el exjefe del DAS Jorge Noguera del Gobierno de Uribe, o del excoronel Santoyo (exjefe de seguridad de Uribe), extraditado a Estados Unidos por ambos delitos.

Y ahora la grave acusación a Álvaro Uribe, del exjefe paramilitar Salvatore Mancuso, en carta a Iván Duque, desde la cárcel de Atlanta y dice: “Doctor Iván Duque: “Fui extraditado a los Estados Unidos en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, para evitar, que nuestro patrón y todo su séquito, fuéramos condenados por crímenes de lesa humanidad del cual usted es bastante conocedor de los abundantes casos de masacres, asesinatos selectivos”. Continúa precisando: “Déjeme decirle, que tanto usted, como yo y todos los que de alguna manera hemos ayudado a ‘Varito’, nuestro patrón, a cometer todos los horrendos, nefastos y desastrosos crímenes que han inundado de sangre a toda Colombia y que con premeditación y alevosía se siguen cometiendo”.

Añade: “Doctor Iván Duque, el río de sangre que corre por Colombia es tan caudaloso, que ya, éste llega hasta la propia piscina de su casa, por apoyar y dejarse llevar por quien, cobarde irresponsablemente actúa en la oscuridad, y que además, nos utiliza como marionetas encantadas para sus maléficos planes”. Y concluye: “Su suerte sería peor que la mía, porque hoy, ese pueblo estúpido que nos acompañaba en las elecciones para que siguiéramos gobernando, empieza a despertar y a tomar conciencia para enjuiciarnos por todo el espantoso daño que le hemos causado, y usted, mi estimado doctor Iván Duque, sería el primero en la lista, después de nuestro amado patrón, el doctor Álvaro Uribe Vélez”.

Dicen que las mentiras tienen patas cortas, se firmó el acuerdo de paz, las Farc-Ep entregaron sus armas, se concentraron en lugares que no tenían condiciones para que un ser humano viviera, se convirtieron en un partido político, el cual siguiendo el procedimiento legal y electoral inscribieron, pero esas mismas turbas paramilitares uribistas de la que habla Mancuso, impidieron con sus violentas agresiones físicas y linchamientos mediáticos que ese partido continuara en lo que llaman “democracia representativa”.

¿En qué sillón del Palacio de Nariño está sentado Timochenko? ¿Cuál castrochavismo? Las campañas de los medios hegemónicos colombianos le han mentido a su pueblo, porque sus dueños forman parte del poder oligárquico en Colombia y no están en disposición de abandonarlo y están dispuestos a pagar cualquier precio, incluido la sangre de quien se les pueda atravesar en el camino, aunque el sistema apuesta a ganar si o si con votos válidos o con fraude en estas elecciones. Los votantes serán los grandes protagonistas de si desean un cambio, vivir en paz o continuar en la guerra.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
273

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Un pronóstico romántico para la segunda vuelta

Un pronóstico romántico para la segunda vuelta

La naranja mecánica

La naranja mecánica

La fuerza de la unidad

La fuerza de la unidad

Cronología de un rojo fracaso

Cronología de un rojo fracaso