Elecciones en Colombia: la gran metáfora del circo, el gran circo

Elecciones en Colombia: la gran metáfora del circo, el gran circo

El gran circo cuatrienal aparecía con su música y colorines arrastrando tras de sí un montón de advenedizos y oportunistas aprovechadores para el beneficio personal

Por: EDINSON PEDROZA DORIA
octubre 26, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Elecciones en Colombia: la gran metáfora del circo, el gran circo

Hace unos cuantos años, en época prelectoral,  escribí de la llegada del circo a un pueblo macondiano en unos periodos similares a aquellos tiempos del Coronel Aureliano Buendía.

Era un escrito metafórico que recogía las similitudes de lo que acontecía en la realidad de un país tan suigéneris como Colombia con aquello que se presentan en la funciones circenses: las mismas retahílas y discursos para llamar al público y enamorar a los  incautos para que asistan a sus funciones; frases que se envolvían  en papel brillante y esperanzador de mejores oportunidades.

Expresaba en aquel entonces  que “Para nadie era un secreto que el periplo circense se cumplía cada cuatro o tres años, llegaba recargado con publicidad y con  música estridente, pregonando  lo más gaseoso e inasible que pudiera construirse con las palabras”.

También escribí de que siempre   aparecían las mismas ideas y de que “La anestesia general ya la habían puesto con los consabidos jingles radiales y las pautas publicitarias en la prensa hablada y escrita. Publicidad mentirosa que muchos aceptan como realidades que se materializarán en un futuro , pero que solo lo harán en las mentes débiles de algunos espectadores.

Esa era la forma masoquista para dominar a un pueblo adormecido,  sin iniciativa ni aprecio, que inmerso en el jolgorio, el ron y la rumba, esperaba la menor oportunidad para aprovecharse del circo y hacer de las suyas.

El circo. El gran circo cuatrienal aparecía con su música y colorines arrastrando tras de sí un montón de advenedizos y oportunistas aprovechadores para el beneficio personal. No es para menos, detrás de este derroche de inocuas ideas y propuestas un caudal de dinero se precipita como creciente de río desbocado sin que nada ni nadie pueda contenerlo. Así es este circo.

Sin embargo, hoy pareciera que algunos, en una complicidad soterrada, lanzando sonrisas socarronas, ven a estos payasos, volatineros, contorsionistas e ilusionistas con escepticismo, pues ya se cansaron de escuchar y ver los mismos números.

¿Será verdad lo que pregonan? Pregunta que se hacen con la llegada a los representantes del circo,  que con maletines llenos de dinero e ilusiones, comienzan a endulzar almas, corazones y consciencias. Ellos están muy seguros que los números en esta oportunidad serán la transmutación de billetes en nada y el juego del “mete-manos”.  Verdaderos expertos del engaño,  la ilusión y la prestidigitación son los integrantes del gran circo.

Los más ilusionados y crédulos  se empeñan en volver a creerse el cuento de lo que dicen los magos, los payasos y malabaristas del circo. Pero hay otros, los lame zuelas que en, en cada una  de las funciones cuatrienal, ven la oportunidad de seguir amangualados con los dueños mayores del circo para sacarle provecho a los incautos. Esos también hacen parte  del gran circo.

Cabe destacar que, aunque en sus orígenes, el circo estuvo ligado a la expresión corporal, ahora está más cerca del engañoso verbo de púlpito sacrílego,  adornado con frases que combinan palabras, hipérbaton y retruécanos retóricos que dicen mucho, pero no significan nada. Un circo que intenta mantenerse a pesar de los años. En él se ha detenido el tiempo.

Los payasos más viejos salen con sus estupideces chistosas y, creyéndose escuchados atentamente, creen que los han comprendido. Pero, la gente que no como cuento ni carne durante largos meses, ni se preocupa por escucharlos, se ríe únicamente para hacerles creer que aún los recuerdan. ¡Pobres payasos!

 En este circo los malabaristas, acróbatas y saltimbanquis van con disfraces  multicolores; colores  difíciles de identificar, colores camaleónicos. Algunos, ya conocidos por sus reiteradas funciones circenses,  se cambian de disfraz, creyéndose los centros de atención. Son pobres payasos que vienen con la ilusión de convertirse en los salvadores de la función central.

Hoy se visten de rojo, mañana de azul o al siguiente día combinan los colores, haciendo que, cuando el espectáculo comience,  sea difícil  identificarlos. Para mí, el circo cuatrienal, no es más que uno de los tantos  espectáculos que vivimos en esta amnésica sociedad.

En este circo de hoy  se reúnen algunos  rostros lozanos aparentemente inofensivos, llenos de inocencia sacerdotal; otros, con disfraces de ovejas y sonrisas desabrochadas llegan con sus cuentacuentos y, como artistas de habilidades infinitas en el ilusionismo, empiezan a decir las estupideces más descriteriadas, queriendo engatusar con sus charadas  y expresiones.

Algunos payasos han hecho sus funciones en presentaciones similares y, sin embargo, insisten en no retirarse, piensan jubilarse en el circo. Regresan con los mismos numeritos de siempre. Están quemados y de tanto verlos, algunos no desmemoriados, se han cansado de ellos y los recuerdan como pésimos payasos.

Pero, hay otros payasos muy especiales: los  disfrazados de delfines, los  que se aventuraron a lanzarse a la palestra sin saber que nada pueden aportar en la función. Son los hazmerreír.

Quizás intentan meterse a la arena central, porque ven en ella la oportunidad de mantener un legado o una infame tradición.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Congreso Nacional de Municipios 2024, con Petro a la cabeza: ¿de qué se habló?

Congreso Nacional de Municipios 2024, con Petro a la cabeza: ¿de qué se habló?

Nota Ciudadana
¡Pequemos!: porque la movilización social (contrario a lo que dicen) no es ningún pecado

¡Pequemos!: porque la movilización social (contrario a lo que dicen) no es ningún pecado

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus