Elecciones del veintinueve de mayo: tengo un pálpito

El pálpito para el 29 de mayo es que se repita el “apagón versión 5.0” de las presidenciales del año 1970, cuando hubo un fraude que marcó época hasta hoy...

Por: Fernando De Jesus Franco Cuartas
mayo 27, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Elecciones del veintinueve de mayo: tengo un pálpito

Al cierre de las campañas en plaza pública por parte de los candidatos presidenciales en Colombia, a los ciudadanos de a pie, las amas de casa, los trabajadores informales (4.2 millones) y los formales  (5.63 millones) devengando el salario mínimo (DANE, 2022), los estudiantes, los intelectuales, el campesinado en su conjunto, nuestros hermanos ancestrales superviviendo a la ribera de ríos, selvas, montañas y páramos a lo largo de la cartografía nacional e incluso, al sector empresarial progresista, nos asalta el pálpito de la transparencia en los comicios de mayo 29 de 2022.

La serie Pálpito, la primera de habla no inglesa más vista en Netflix creada por el venezolano Leonardo Padrón e inaugurada el 20 de abril de 2022, nos invita a bucear en nuestra memoria pretérita, pasada y presente, de ¿quién podría ser el Zacarías Cienfuegos tras los hilos del poder político en los comicios, a una semana de acudir a las urnas?, gravita sobre la moral y la ética, que convertidas en mercancías, en una economía de mercado, son las parteras de la corrupción, el crimen, el desorden social, las apariencias, las intrigas y engaños que en palabras del sofista paisa “plata es plata”.

Al margen del tráfico de órganos que se plantea en la serie, llama la atención el contexto al cual nos invita a reflexionar su creador y tiene que ver, en primer instancia, con el personaje millonario y candidato presidencial  Braulio Cárdenas encarnado por el actor Mauricio Cujar.

Cualquier parecido con la realidad colombiana es pura coincidencia, donde a diestra y siniestra, florecen personajes en la vida nacional, sin capacidad crítica y conocimiento de país y de Estado para convocar, estructurar y construir trayectorias sociales, políticas, económicas y culturales que marquen el inicio del fin de las desigualdades republicanas, desde las épocas coloniales.

El entramado de la corrupción es matizado en la serie por Juan Carlos Sarmiento o simplemente Sarmiento, quien es uno de los personajes principales en Pálpito, interpretado por el actor colombiano Juan Fernando Sánchez.

Sarmiento es el personaje de la vida nacional que no da puntada sin dedal y, qué, para no revelar los secretos y negocios non sancta de los políticos electos, alcaldes, gobernadores, congresistas y presidentes, exige cuotas burocráticas en la estructura del Estado para cobrar su silencio. A una semana de la verdadera encuesta en las urnas nos asalta de nuevo el pálpito y salta la pregunta ¿Quién, o quiénes, serán los Sarmientos en la actual carrera hacia la casa de Nariño?

En la serie también nos traen al presente los falsos positivos, cuando en una de las escenas, el director de investigaciones asesina a su propio conductor de la  patrulla, y pide que lo esposen, para alterar la escena del crimen y dar la sensación de una emboscada como preámbulo hacia la liberación de sus compinches asesinos al servicio del tráfico de órganos.

En esta oportunidad es el accionar deshonesto, perverso, filicidio laboral y con la intencionalidad mediática de salvar la vida de su familia, la del director de investigaciones, el cual ha sido infiltrado por parte de la  “organización” dirigida por el sórdido pintor mitómano de la serie, Sarmiento, quien maneja a todos los miembros como si fuesen menos que títeres.

En el apartado anterior de la serie, su creador nos invita a reflexionar sobre el poder de la corrupción, que tiene, no solo el dinero en poder de las mafias, vengan de donde vengan, sino la presa fácil que representa una sociedad sin educación al dejar expuesto a un ejército de jóvenes, que, de acuerdo con el DANE, en  2019 totalizaron 2,7 millones de jóvenes “nini”, y en 2020, como resultado de la pandemia por COVID-19, adicionaron 500.000  a merced del dinero fácil, que actúa como magneto para ingresar a dichas organizaciones criminales.

Además, en la recta final de la denominada fiesta democrática por la presidencia, los medios de comunicación en Colombia emitieron imágenes, voces y profecías apocalípticas entre los candidatos más opcionados, cuando cada uno de ellos, deberían ser referentes  de convivencia dialógica, ética, moral, racionalidad e inteligencia emocional desde la diversidad ideológica, de género, condición social o económica para la reconstrucción del tejido social a lo largo y ancho de la altimetría nacional,  y así, en palabras del inmolado Jaime Garzón, disponer de puertas abiertas en el edificio Colombia,  para sumar visiones de país, que, por dicotómicas que sean, permitan avanzar y consolidar pasos  hacia la sociedad ideal, o mejor, como bien lo plantea Eduardo Galeano en su poema la utopía:

Seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan

voluntad de belleza y voluntad de justicia

hayan nacido cuando hayan nacido

y hayan vivido donde hayan vivido

sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa ni del tiempo…

pero en este mundo

en este mundo chambón y jodido

seremos capaces de vivir cada día

como si fuera el primero

y cada noche

como si fuera la última.

Otro elemento que llama la atención de la serie Pálpito tiene que ver con la pseuda inclusión de género en la vida nacional, y en particular en la vida política, cuando la actriz cubana Jacqueline Arenal, personifica a Greta Volcán, una exreina de belleza.

Su yerno Zacarías la convierte en la esposa del candidato Cárdenas con el propósito mediático de mejorar la imagen del populista presidenciable y, de paso, sumar votos para la campaña. En este punto es vital resaltar que en la actual lucha por el poder político, dos mujeres son las fórmulas vicepresidenciales, una afrodescendiente acompaña al candidato que lidera las encuestas y la otra, extraída del mundo académico, acompaña al “caballo” que viene de menos a más, de acuerdo con las encuestas a ocho días de la primera vuelta.

Al final de la primera temporada de Pálpito el ganador es Braulio Cárdenas, en plena celebración por el triunfo obtenido, o mejor, comprado como se compra cualquier producto en una economía de mercado… ¡ojalá el pálpito en esta oportunidad sea una simple ficción de serie tipo trailler! y, la oferta y demanda de votos, cédulas de difuntos, trashumancia electoral y otras tantas estrategias de marketing político sean solo imaginarios colectivos.

En este escenario aparece la candidata derrotada en las urnas, a reclamar su cuota burocrática en el gobierno de turno, a cambio de guardar silencio o revelar todo el pasado  del “JJ Rendón”, es decir, el pacto con la muerte, firmado entre Zacarías y señor todopoderoso de la “Organización”. Episodio éste, similar a la realidad nacional cuando resulta electo Ernesto Samper Pizano en 1994.

El pálpito para el 29 de mayo es que se repita el “apagón versión 5.0” de las presidenciales del año 1970 de un lado y, por el otro, como consecuencia colectiva de la pedagogía de la esperanza y la pedagogía erótica de los maestros, con una indignación necesaria, buscando transformaciones sociales (Paulo Freire) de los “nadies”, del colombiano del común, del trabajador, el campesinado y los intelectuales.

Hacer del voto útil un arma racional y estratégica que empodere a   los jóvenes y venza la apatía electoral, al tiempo que los adultos salgan del closet de la abstención ideológica e histórica, frente a un hecho que nos incumbe a todos, como es el tema de la democracia y la elección del representante legal de los colombianos, para un nuevo periodo de cuatro años y se cambie el péndulo de la historia al estilo garciamarquiano: «porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra. Entonces, todo Macondo será arrasado y sepultado por un huracán”.

@apostolfin

-.
0
500
El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

El condenado por un saqueo de $47.000 millones que el alcalde de Cali reencauchó

¿Por qué terminó Petro nombrado al cuestionado Jaime Dussan en Colpensiones?

¿Por qué terminó Petro nombrado al cuestionado Jaime Dussan en Colpensiones?

Barbosa retira a dos fiscales estrella de Néstor Humberto Martínez

Barbosa retira a dos fiscales estrella de Néstor Humberto Martínez

"Confiar en Lafaurie: un error que le podría salir muy caro a Petro"

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus