Elecciones atípicas en Caucasia

Quien sea elegido debe entender que su función estará centrada en terminar el período que ya inició... por eso no tiene sentido que se prometan cosas imposibles

Por: Carmelo Antonio Rodríguez Payares
mayo 25, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Elecciones atípicas en Caucasia
Foto: Twitter @Registraduria

A Caucasia, el municipio que es el eje transversal de todo el Bajo Cauca Antioqueño, se le tiene desde hace más de un par de décadas como el buque insignia de esa región, la misma a la que se le cubre con flores por las riquezas que lleva en sus valles y montañas, porque de los peces que antes abundaban en sus ríos apenas quedan tristezas para contar. Pues bien, ahora a sus más de 125.000 habitantes les espera en pocos días la celebración de un nuevo proceso electoral, convocado para el próximo domingo 6 de junio, en medio de las protestas y las marchas sociales que se dan en las calles del país.

El cuento es que en las pasadas elecciones resultó ganador Leiderman Ortiz Berrío, del Partido de la U, a quien el Consejo de Estado le declaró nula su elección por haber suscrito, dentro de los 12 meses anteriores a los comicios, varios contratos públicos, entre ellos, uno con el Hospital César Uribe Piedrahita.

Lo más curioso de todo este cuento que parece sacado de la chistera de un brujo, es que el señor Ortiz Berrío no solo aparece en el tarjetón como nuevo aspirante a ese cargo, sino que una encuesta reciente lo muestra como el favorito. En efecto, según el estudio hecho por la firma WAA, financiada por el Canal CNC Noticias, aparece como el candidato que lidera la intención de voto con el 22,3 %.

Detrás de Ortiz Berrío aparecen Surany Arboleda Arias, con el 16,6 %, en empate técnico con José Nadin Arabia Abisaad, que tiene el 15,1 %. De la señora Surany se puede escribir lo siguiente: se trata de la hija de la exrepresentante a la Cámara Rocío Arias Hoyos, muy conocida de autos por ser una de las primeras congresistas condenadas por el fenómeno de la parapolítica. La actual candidata tiene 36 años de edad, es abogada especializada en Derecho Penal y de Familia y desde el 2010 aparece como la directora y cofundadora de la Corporación Mujeres Valientes, siendo esta vez la primera en que participa en un evento comicial.

La encuesta dice que luego están Alberto Manuel Arrieta Herrera, con el 5 %; Fabio Enrique Montes Rojas con el 4,5 %; Iván Alfonso Hernández Burgos, con 4,4 %; Ferney Alonso Hoyos Oquendo, con 3,2 % y Luis Fernando Sierra Campo, con el 3 %. Entre tanto, el voto en blanco está por encima de los últimos cinco candidatos con un 13,6 %.

Para quienes no lo saben, Leiderman Ortiz Berrío es una persona reconocida en Caucasia por su labor periodística, la cual materializa en su tabloide La voz del pueblo, en el que las denuncias de corrupción y hechos del conflicto armado son el plato predilecto en sus páginas y en su primera aspiración, en el 2011, inscrito por el Partido Verde, obtuvo 2.045 votos, en unas elecciones que dieron como ganador a José Nadin Arabia Abisaad, con quien vuelve a competir ahora.

Al considerar de suma importancia para la región los resultados de estos nuevos comicios, o atípicos, como los define la ley, me permito transcribir la opinión de una persona muy conocedora, no solo del tema, sino de todo lo que ello implica para los cada vez más olvidados habitantes del Bajo Cauca que acaban de perder, cómo no, a quien en su momento se dijo ser el padrino de los municipios incluidos en el PDET de esta zona, el señor abogado Miguel Antonio Ceballos Arévalo, que concluyó su tarea como alto comisionado de Paz del presidente Iván Duque Márquez.

Seguimos asistiendo cada cuatro años a la elección de mandatarios de elección popular, que con su habilidad para embaucar con promesas incumplidas al pueblo urgido y necesitado, a través del uso de los medios a su servicio; con el apoyo de los empresarios, ganaderos, mineros y hasta de grupos al margen de la ley, quienes ponen a su disposición los recursos económicos con los que compran todo. Luego se hacen elegir y una vez electos, se olvidan de sus promesas y se concentran en desangrar las finanzas municipales; pagar favores políticos a sus financiadores y gobernar con un equipo político, que en las mayoría de las veces se convierte en un equipo para delinquir, para hacerle el quite a la norma y para comprar el respaldo y el acompañamiento de quienes la misma constitución instituyó como garantes de la transparencia y la buena utilización de los recursos públicos. Nuestra amada Caucasia no es ajena a este circo y aquí sí que se siente el poder de la corrupción, al conformar los equipos que avalan las campañas y que financian a los candidatos, quienes tienen desde luego que repartir el ponqué de las finanzas públicas, de la burocracia administrativa y de la celebración indebida de contratos, de obtener las firmas de los honorables concejales, que avalan sin ningún control y estudio de endeudamientos públicos, pretensiones disfrazadas de la solución a una grave problemática social.

Son unos embaucadores que juegan con las necesidades de nuestra gente más humilde, donde no priman las necesidades básicas insatisfechas, sino el interés personal de adulterar los costos unitarios de los contratos para aumentar de manera desmedida su valor, hasta el punto que alcance para cumplir con los compromisos asumidos por cada alcalde, y muchas veces solo hacen las obras en el papel y ni siquiera la comunidad se entera ya que fueron resueltas mediante triquiñuelas ficticias que les permiten a estos corruptos seguir disfrutando de lo que a nuestro pueblo le falta.

Tajetón electoral

Contra todas estas acciones protestamos los caucasianos exigiendo un cambio que permita que llegue a la alcaldía un verdadero líder hijo del pueblo y comprometido con él, después de muchos años de ser gobernados por los mismos con las mismas y de repartirse parcelas, de permitir que se cambie la destinación de las cosas y que estas terminen convertidas en casas de recreo y veraneo, olvidando el objeto con el cual fueron entregadas como alternativa viable, de que nuestros campesinos pudieran cosechar y producir comida para nuestra gente. Aquí se realizan grandes inversiones en obras majestuosas de infraestructura pero innecesarias ya que la gente no utiliza porque no son las que espera. Un ejemplo claro de ello son unas instalaciones que empezaron como biblioteca por un valor cercano a los 3.000 millones de pesos en su primera etapa y terminé en más de 14.000 millones, convirtiéndose en la sede administrativa, cuando eso debería ser un recinto para la cultura y el emprendimiento de todos nuestros jóvenes estudiantes, eso es un cambio de destinación y la utilización indebida de recursos públicos, porque la finalidad de ese edificio nunca fue el funcionamiento municipal.

El aspirante a la Alcaldía de Caucasia lo primero que tiene que tener claro es que va a participar en una elección atípica y que por ende su función estará centrada en terminar el período constitucional hasta el 2023, y por ello resulta extraño que los aspirantes ofrezcan hacer una cantidad de cosas que no van a poder cumplir. Lo anterior porque el municipio de Caucasia presenta un presupuesto inicial anual de 86.000 millones de pesos, que con las adiciones puede estar por el orden de los 120.000 millones y unos egresos registrados por valor de 118.000 millones lo que da un equilibrio fiscal. En las últimas administraciones se ha visto un endeudamiento público exagerado, hasta el punto de no cumplir con los parámetros establecidos en la ley, por la intención de los mandatarios de tener caja disponible para invertir sin medida como única opción de generar ingresos para ellos y para sus financiadores, en este sentido el déficit presupuestal bordea los 7.600 millones de pesos y una deuda con los últimos créditos de más de 30.000 millones, dineros que no tiene el municipio y que comprometen su estabilidad y su viabilidad financiera.

Uno de los aspectos más difíciles de manejar y sobre el cual no hemos escuchado ninguna propuesta de los candidatos tiene que ver con que tan solo el 65 % de la población es nativa y el 35 % restante es foránea, eso hace muchas veces que pareciera que nuestro pueblo no le duele a nadie y la razón es quizás porque la mayoría de esos foráneos es dominante, dueños de almacenes, industrias, empresas medianas y pequeñas, compras de oro, prenderías, restaurantes, discotecas, licoreras etc. Por ello hay que darle oportunidades a los nativos y ayudar a que ellos construyan riqueza y generen valores agregados, porque hasta hoy han estado olvidados. De igual manera encontramos en la población un porcentaje significativo del 6.5% de personas discapacitadas que poco o nada reciben por parte de la administración municipal, sobre esta política pública bien documentada en nuestras normas tampoco hemos escuchado nada.

El otro gran tema importante y lo he dejado para el final, porque he visto que los candidatos poco o nada hacen para garantizar la Seguridad ciudadana de los caucasianos, escasamente uno o dos de ellos tiene este aspecto como base de propuesta, pero ninguno plantea soluciones concretas de fondo a un problema que es como un monstruo de 100 cabezas, donde para matarlo hay que contarlas todas, pero tienen la particularidad. La política de seguridad del estado ha fallado, en muchas oportunidades casi que se ha demostrado que nuestra fuerza pública es ineficiente y posiblemente algunos de sus miembros están permeados por los grupos delincuenciales, amos y señores del poder y del dinero. Los niveles de chantaje, boleteo y extorsión son inmanejables e incontrolables, hasta el punto que hoy los ganaderos, los agricultores, los mineros, los comerciantes, los industriales, los funcionarios públicos y todo el que perciba un recurso es susceptible de ser vacunado, esta si oportuna y rápida, a diferencia de la que aplica el gobierno nacional para la inmunidad de rebaño.

Nuestro municipio y en general el Bajo Cauca están en medio de un fuego cruzado por el dominio territorial de los grupos al margen de la ley, que manejan las rentas ilegales, el narcotráfico, la madera, laboratorios, el combustible, el oro, el chance ilegal, bares, discotecas, licores adulterados, etc. que impiden que el accionar de la fuerza pública aunado al abandono del estado de los sitios rurales de difícil acceso pueda controlarse. La inseguridad, el miedo y el terror de toda la población es inmensa, nadie denuncia porque los niveles de filtración de lo manifestado se sabe enseguida y se da como consecuencia el asesinato selectivo, la amenaza o el desplazamiento. Es así como hoy se reportan en nuestro municipio más de 15.000 desplazados y sobre este aspecto es difícil que los mandatarios se pronuncien pues está en juego la vida de los mismos, pues el Estado es incapaz de garantizar a un alcalde y a su familia la seguridad; si bien en términos legales los alcaldes son los jefes de policía, en la realidad las estructuras policiales solo obedecen a sus jerarquías, lo que hace más difícil el control y la obediencia debida. Aquí se requiere más que escuchar propuestas una política pública de seguridad integral donde todos los actores hagan lo que corresponde, sorprende por ejemplo el aumento sin límites de las compras de oro, cuando ni siquiera somos un municipio productor y no se ve un claro movimiento de mineros vendiendo, ahora solo se acercan una serie de personas que en su vida han ejercido labores mineras.

Ante ese panorama, solo esperamos que nuestro buque insignia no naufrague en este mar de problemas y con ello se lleve por la calle del medio a los otros cinco municipios que hoy anhelan un verdadero cambio social.

-.
0
200
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿Bajo Cauca, un segundo Catatumbo?

¿Bajo Cauca, un segundo Catatumbo?

Nota Ciudadana
$1.2 millones por kilo de base de coca VS $1.200 por kilo de yuca

$1.2 millones por kilo de base de coca VS $1.200 por kilo de yuca

Nota Ciudadana
Harold Alonso, el mandatario que no se borra de la memoria de los bagreños

Harold Alonso, el mandatario que no se borra de la memoria de los bagreños

Nota Ciudadana
Leiderman Ortíz, un

Leiderman Ortíz, un "quijote" que no podrá gobernar