El Uribe de la gente: una estrategia para ganar las elecciones del 2022

"¿A qué juega el expresidente? Pues a recuperar su imagen, dañada por los escándalos que hoy lo acosan, y a preparar su vuelta al ruedo electoral"

Por: Jamal Said
enero 12, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Uribe de la gente: una estrategia para ganar las elecciones del 2022
Foto: Instagram @alvarouribevelez

Por estos días se hablan de las alianzas que algunas casas políticas clientelistas están haciendo con el uribismo, proyectando de antemano lo que podría pasar en el 2022. La izquierda no puede gobernar, esa parece ser su consigna. Esto lo entiende muy bien Álvaro Uribe Vélez, y por eso las recibe con buen agrado. Pero él, que de por sí es bien zorro, ha querido hacer otra alianza: la de mostrarse más cercano al pueblo que hoy lo detesta. No hace mucho propuso acortar la jornada laboral, argumentando el poco tiempo que tiene el trabajador colombiano para departir con su familia. Ante el incremento salarial de los congresistas –algo que nos dice qué tan desfasada esta la política nacional–, ha dicho que sus compinches no van a recibir dicho incremento. ¿A qué juega el expresidente? Pues a recuperar su imagen, dañada por los escándalos que hoy lo acosan, y a preparar su vuelta al ruedo electoral, su estrategia para escapar de los líos judiciales.

Uribe sabe que la insatisfacción de la gente se percibe en el aire, siendo él uno de los hombres que más daño le ha causado a la clase trabajadora, por lo tanto ahora desea hermanarse con ella y como sea quiere montar en la presidencia a un Duque menos inepto. No nos dejemos engañar, amigo lector, que de eso no dan mucho, decían las abuelas. Uribe no da puntada sin hilo, así que acercarse a la gente que tanto ha maltratado es simplemente su estrategia. Comprende que Petro es la amenaza para el 2022, el hombre a vencer por la cantidad de adeptos que tiene, y que mejor manera de enfrentarlo con un discurso casi parecido. Digo casi parecido porque nunca apostaría por el socialismo, pero sí sería capaz de contradecir en algo a la empresa privada, su aliada incondicional, con tal de verse nuevamente representado en el solio de Bolívar.

Ese es Uribe, el político que siempre tiene un plan B. Pero hay que ver si la estrategia que trae entre manos le funciona, porque todo indica que ya la gente no está tragando entero y no confía para nada en las personalidades que lo acompañan. Los escándalos lo han dejado mal parado, hasta el punto de que hoy su imagen es la de un perpetrador de crímenes de lesa humanidad. Por lo tanto, haga lo que haga no creo que se robe la aprobación de un pueblo que no ha salido a protestar por la pandemia, porque de lo contrario el país estaría hecho una caldera. Es más, hasta se podría hablar de un presidente derrocado. Todo esto lo sabe Uribe, así que se aferra de las necesidades del empobrecido para resucitarse políticamente hablando.

El Uribe de la gente no existe. Un hombre que ha defendido a capa y espada a los terratenientes, a los empresarios y a los bandidos no puede ser amigo del electorado pobre. Todo se trata de una estratagema para perpetuarse en el poder, acudiendo a lo que sea con tal de no desprenderse de la teta del poder. Se dice que su hijo mayor puede ser la carta del uribismo para frenar a la izquierda, pero si el padre está caído como estará el primogénito, cuando este se ha hecho rico con la espalda del progenitor. No, no le demos vuelta al asunto, todo lo que haga su familia no tiene incidencia en la gente que no está dispuesta a votar por el que diga él.

-.
0
1400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La urgencia de abrir los ojos

La urgencia de abrir los ojos

Pelando el cobre. El amarillismo de Vicky

Pelando el cobre. El amarillismo de Vicky

Nota Ciudadana
A quién prefieren que suelte: ¿a Uribe o a Barrabás?

A quién prefieren que suelte: ¿a Uribe o a Barrabás?

Uribe y Roy Barreras: dos viejos compadres enfrentados en los estrados judiciales

Uribe y Roy Barreras: dos viejos compadres enfrentados en los estrados judiciales