El totazo de cinco grandes medios impresos en la pandemia

Los propietarios de Semana, El País, El Heraldo, Vanguardia Liberal y El Colombiano recibieron un duro golpe económico en el 2020 por la caída de la publicidad

Por:
julio 12, 2021
El totazo de cinco grandes medios impresos en la pandemia

La pandemia fue un golpe fuerte en el bolsillo de varios medios de comunicación sobre todo aquellos impresos que vieron las ganancias anuales reducidos a pérdidas. Medios con tradición de más de treinta y de cincuenta años, cerraron el 2020 con cifras financieras negativas, según el informe anua de la Superintendencia Financiera:

Publicaciones Semana, de propiedad Gabriel Gilinsky fue el medio que más dinero perdió en el ejercicio del 2020, después de una gran inversión en la trasición hacia una estrategia fundamentalmente digital.

La historia de Semana se remonta a 1982 cuando fue fundada por Felipe López Caballero, con Plinio Apuyo Mendoza como primer director. El nombre fue tomado de la revista fundada por Alberto Lleras Camargo y que era de propiedad del escritor Alberto Zalamea, quien se lo cedió. Durante 37 años fue su propietario y Presidente hasta que en el enero del 2019 le vendió inicialmente el 50% a Gabriel Gilinsky, el primogénito del banquero Jaime Gilinsky.

En el 2019, Bogotá se convirtió en la ciudad de residencia de los Gilinsky, desde donde tomaron las riendas de sus últimas adquisiciones: la totalidad del Banco Sudameris —que compraron al Banco Sabadell de España el 5% que poseía— y el 50% del Grupo Editorial Semana.
Foto: Archivo

El proyecto inicial era compartir propiedad y dirección del medio, con María López, la única hija de Felipe López como Presidenta del grupo editorial, pero finalmente en agosto del 2020 esta se hizo a un lado y los Gilinksy se quedaron con la totalidad del medio.

El grupo familiar Gilinski nació en Cali, liderado por Isaac Gilinski en el sector industrial con reconocidas empresas como productos de aseo Atila (Bon Drill), plásticos Rimax y la marca de golosinas Yupi, actualmente el segundo en el mercado colombiano.

Jaime, el padre de Gabriel, cogió su propio camino empresarial enfocado en el sector financiero. Se ha multiplicado a punta de compras y fusiones de entidades bancarias entre las que se cuentan Banco GNB, Gilinski National Bank, que opera en Perú, Paraguay, Uruguay y Colombia, el Banco Sudameris, el Banco Tequendama, la compra del Banco HSBC en Colombia. Una gran fortuna sin mencionar el sector inmobiliario, siempre dándole a todas sus inversiones proyección internacional.

La transición y apuesta a la transformación digital le ha significado a Gilinsky una costosa inversión de la que reportó pérdidas superiores a los $ 21 mil millones de pesos en el 2020.

El Heraldo sigue siendo el gran periódico de la Costa Caribe colombiana. Nació de la iniciativa de tres amigos barranquilleros: Alberto Pumarejo Vengoechea, Luis Eduardo Manotas y Juan B. Fernández Ortega. Tras reuniones en el Club Barranquilla asesorados por empresarios y dirigentes políticos, decidieron con $ 250 mil pesos armar en 1933 un periódico que hiciera contrapeso a la prensa conservadora que abundaba en cada esquina de la ciudad. Detrás de sus intereses, estaba impulsar la candidatura de Alfonso López. Alberto Pumarejo era a quien más le convenía crear un medio liberal pues Enrique Olaya Herrera, el primer presidente liberal en Colombia, lo había nombrado Gobernador del Atlántico y lo promovió al Ministerio de Correo y Telégrafos.

El 28 de octubre de 1933, en cada esquina de las calles de Barranquilla, hombres gritaban la venta del nuevo periódico: El Heraldo. En su primera portada se destacaba la fotografía del político liberal Alfonso López Pumarejo, emparentado con familias de la Costa por el lado materno, aspirante a la Presidencia de la República.

El periódico le ha sido muy funcional a la alcaldía de Jaime Pumarejo, quien es uno de los herederos de El Heraldo. Foto: El Heraldo

Las familias Manotas, Pumarejo y Fernández todavía controlan El Heraldo, a cada apellido le pertenece el 33.3% de las acciones de la empresa. El alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, heredaría el talante político de su abuelo Alberto, a él le corresponde el 1,77% de las acciones del periódico. Ser uno de los propietarios de El Heraldo le ha jugado a su favor desde el 2019 cuando llegó a la Alcaldía con más de 300 mil votos. Para la fecha El Heraldo había logrado presencia en la Costa Caribe, con corresponsales en todas las capitales de sus departamentos. En el 2007, incursionó con nuevos productos editoriales: ‘Al Día’ el periódico popular dirigido a millennials de estrato 1,2,3 que se convirtió rápidamente en el más leído por los barranquilleros y en el tercero más leído en la nación después de El Tiempo y ADN Bogotá. En la junta directiva de Al Día el alcalde Pumarejo figura como uno de sus miembros.

El Heraldo reportó pérdidas en el 2020 superiores a los 5 mil millones de pesos.

En el suroccidente colombiano El País que funciona en Cali, sigue mandando. Fue fundado por Álvaro Lloreda Caicedo, político conservador del Valle del Cauca, en una casona del centro de Cali, tras su renuncia a la alcaldía de la ciudad en 1950. Dos de sus hijos, Rodrigo y Álvaro José, crecerían viéndolo desenvolverse en la redacción y por eso, en la década de los setentas, ambos lo relevaron en la dirección del diario.

Tras la muerte de Lloreda Caicedo en 1985, su hijo, el también político conservador Rodrigo lo sucedió hasta 1998, con un par de interrupciones, por su actividad pública en la que se desempeñó como gobernador, senador, ministro de Defensa e incluso aspiró a la presidencia de Colombia en 1990. Murió prematuramente en febrero del 2000.

El exministro Francisco Jose Lloreda, antecedió a su prima Maria Elvira Domínguez Lloreda en la dirección del periódico

Poco tiempo antes de su retiro para asumir el Ministerio de defensa en el gobierno de Andrés Pastrana, su hijo Francisco José, tomó las riendas del periódico. Después de varios años a la cabeza del medio, se hizo a un lado para aspirar a la alcaldía de Cali y posteriormente viajó a estudiar a Inglaterra, de donde regresó para ocupar el cargo de Ministro de Educación y luego la Alta Consejería para la Convivencia y Seguridad Ciudadana en el gobierno Santos.

Lo sucedió su prima, María Elvira Domínguez Lloreda, hija de Elvira Lloreda, la hija de mujer de Alvaro Lloreda, quien tiene además el doble rol de ser la gerente.  El diario entró en el mismo 2020 en reestructuración y al fin del año reportó pérdidas por 6.700 millones de pesos.

Alejandro Galvis Ramirez, quien murió a comienzos del año pasado, por Covid, tomó las riendas del periódico Vanguardia Liberal, el más influyente del oriente colombiano, fundado en 1919, en Bucaramanga por su padre Alejandro Galvis Galvis.

Le dio un fuerte impulso empresarial hasta consolidar un entramado de medios regionales con la adquisición del Nuevo Día de Ibagué, La Tarde de Pereira, El Liberal de Popayán (fueron cerrados) y El Universal de Cartagena, cuya propiedad comparte con la familia Araujo, influyentes empresarios y políticos conservadores, que forman hoy parte del Centro Democrático.

Alejandro Galvis Blanco (izquierda) asumió la dirección empresarial desde 2021. Foto: Archivo

En 2001, Galvis Ramírez, aun propietario, dejaría la gerencia del diario en manos de su hijo Alejandro Galvis Blanco, después de haber estado desde 1996 con Sebastián Hiller Galvis, hijo de su hermana Silvia, prematuramente fallecida, como director. Hace un año largo tomaron la decisión de dejar la dirección editorial en un periodista externo a la familia y fue nombrada directora Diana Saray Giraldo.

Sucediendo a su papá al mando de Vanguardia Liberal, Alejandro Galvis Ramírez ha logrado consolidar el diario como el más influyente del oriente colombiano.

El diario santandereano perdió alrededor de 2.700 millones de pesos durante el 2020.

El Colombiano es el poderoso periódico antioqueño fundado el 6 de febrero de 1912 fundado por Francisco de Paula Pérez. Ese día se difundieron 400 ejemplares del bisemanario de cuatro páginas que costaban 3 centavos. En diciembre de 1929 comenzó una nueva historia para El Colombiano cuando los socios Julio C. Hernández y Fernando Gómez Martínez, decidieron comprar el periódico. Desde entonces, ambas familias han sido los dueños de dicho medio y entre sus generaciones se ha concentrado la gestión, dirección y propiedad del medio, que hasta el año pasado ha sido muy rentable y de gran influencia política en el departamento y el país. El Colombiano ha puesto a lo largo de sus más nueve décadas ministros, embajadores, gobernadores y alcaldes.

Los hijos de los fundadores Juan Gómez Martínez y Jorge Hernández, contemporáneos generacionalmente fueron la garantía para que el éxito de la empresa El Colombiano y su influencia política en Antioquia, determinante para el Partido Conservador. Sin embargo, la muerte de Jorge Hernández en el 2015, dejó acéfalo el numeroso grupo de los herederos Hernández. Buscaron un equilibrio con Martha Ortiz Gómez en la dirección y Luis Miguel De Bedout Hernández en la gerencia, pero al final las tensiones empresariales no se resolvieron.

La muerte de Jorge Hernández hace seis años desequilibró la empresa que había sido siempre muy rentable y llevó a que los Gómez Martinez se quedaran con El Colombiano

La muerte de Jorge Hernández hace seis años desequilibró la empresa que había sido siempre muy rentable y llevó a que los Gómez Martinez se quedaran con El Colombiano

La salida final derivó en un compran o venden: los Gómez Martínez adquirieron la operación del periódico en 2019, sin incluir en el negocio la valiosísima sede en Envigado, que puede alcanzar un valor superior a los $ 80 mil millones y que quedó en manos de las dos familias.

Acaba de tomarse una decisión única en este medio tradicionalmente manejado por algún miembro de la familia. La gerencia de El Colombiano fue asumida por Ignacio Gaitán Villegas -CEO de iNNpulsa la agencia de innovación del Gobierno desde el 2018- en reemplazo de Pablo Gómez Mora que es parte de la familia dueña del periódico desde el 2019.

Gaitán es abogado de la Universidad Sergio Arboleda y recibe el periódico en unas condiciones nada fáciles empresarialmente. Deberá asumir la pérdida reportada por la Super de $2.772 millones en el 2020.

Le puede interesar:

Hoteles de lujo, otro de los meganegocios de Luis Carlos Sarmiento Angulo

-.
0
11600
Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus