El tiempo y el territorio

"El largo plazo se empieza a planificar hoy". Una perspectiva a propósito de la tan sonada planeación del territorio

Por: Juan Nicolás Gaviria B.
enero 14, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El tiempo y el territorio
Foto: PxHere

No existe un concepto más subjetivo que ese; para todo y todos corre diferente. Para algunos incluso, ya su tiempo pasó; solo que se aferran a él como quien se aferra a la última tabla de salvación del naufragio de vida pública, esa tabla del precario vestigio que su fama algún día les otorgó.

¿Pero qué es y como se mide?, ¿para qué se mide?, ¿qué es el corto, el mediano y el largo plazo?, ¿para qué sirve medir el tiempo en esos términos si al final el ego primará sobre todo ello, pues para el ego no existe más tiempo que aquel que otorga el reconocimiento?

Tal vez por eso se dice que el tiempo es subjetivo. El tiempo medido desde la perspectiva de un político ávido de reconocimiento y fama, corre más rápido que el tiempo del territorio sobre el cual este decide. Por eso, la planeación del territorio no puede estar sujeta a la subjetividad del tiempo; mucho menos esa que deriva del ego del político que va de salida.

Y es apenas obvio. Ese político mezquino y rancio que ansia reconocimiento y perpetuidad, procurará diseñar metas y estrategias que solo logren su objetivo. Con vehemencia nos dirá que solo piensa en el bienestar de su territorio y que ningún otro interés lo moviliza.

Pura paja, durante décadas hemos visto como se enfrentan políticos de los buenos; altruistas innatos que, con convicción y con visión piensan en su territorio no para ellos, incluso, ni para sus hijos o nietos; lo piensan para las generaciones por venir. Ellos se han tenido que enfrentar a mentes limitadas, pero revestidas del poder que otorga un caudal de votos.

Es que para sentarse a la mesa y poder opinar sobre POT, sobre POMCA, sobre cambio climático, sobre perdida de biodiversidad, no basta con tener votos, para eso se necesita formación. Y me van a excusar, pero eso de ser congresista habiendo apenas logrado un bachillerato, no. Eso supone una burla a la institucionalidad, no solo la democrática, a la académica también.

Volvamos al concepto del tiempo. POT, POMCA, PDA, PD, todos hablan de planificar, pensar, anticipar, advertir, corregir… tiempo. ¿Pero cuánto “tiempo” es “tiempo”?, ¿20 años, 30, 50, 100, más? Partamos de un principio fundamental para resolver esa pregunta. Todos estamos de acuerdo en querer dejarle un mejor territorio a la generación por venir, y así ha sido desde que encuentro literatura sobre los últimos 100 años de este país. Ergo, 100 años podría ser poco.

El filósofo contemporáneo Roman Krznaric desarrolla un concepto bastante interesante en torno al tiempo y la planeación del territorio; como todo lo genial, no es otra cosa que volver a lo básico. Krznaric propone el “pensamiento catedral”, nos invita a concebir y planificar proyectos con un horizonte muy amplio, décadas o incluso siglos por delante.

Explica que así lo llama pues, busca hacer referencia a las catedrales medievales, pues sus diseñadores y arquitectos iniciaban su construcción con la certeza absoluta de que no iban a ver su obra realizada, pero con la convicción de que esta perduraría por siglos, ¿qué tal ese ejemplo de ausencia de ego?

Obras como la Gran Muralla, Machu Picchu y Brasilia son usados como ejemplo por este filósofo para explicar su tesis. Sin embargo, su tesis va un poco más allá, al punto de discrepar de estas tendencias “new age” en las que andamos ahora. Nos hace la invitación a dejar de actuar en el aquí y el ahora.

Y tiene razón pues el territorio no puede meditar; meditar es propio del humano. El territorio no puede vivir en el aquí y el ahora, el territorio se debe planear y anticipar, de otra forma no será viable y menos habitable.

Ya concluimos entonces dos cosas. Primero, el territorio debe ser planeado y pensado a mucho tiempo, muchas generaciones; segundo, no puede ser planeado por ilustres bachilleres con votos. Las mejores mentes y mejor intencionadas deben ser quienes lo planeen.

O tal vez usar el modelo japonés de “diseño futuro”, el cual parte de la premisa de, diseñar el futuro entre todos y por lo menos para siete generaciones adelante. Muy difícil pensar en una Pereira que para el 2100 sea el mayor proveedor de agua del occidente colombiano y que regionalice todos los acueductos de área metro.

Una Pereira que pase de distribuir la energía a producirla, además de auto sostenible energéticamente a partir de energías limpias y renovables, que tal un sistema de alumbrado público que además de inteligente, sea alimentado por energía alternativa.

Una ciudad que hoy empiece a hablar de como va a cuidar y fortalecer sus corredores ambientales y su estructura ecológica principal, una ciudad que empiece a hablar de servicios ecosistémicos y eso como nos hace competitivos.

En fin. Ideas se me ocurren muchas, solo que aquí nos distraemos con la “Caja China” de los medios, desviamos nuestra atención constantemente; los temas que deben ser atendidos con celeridad los postergamos, al mejor estilo del procrastinador. Pero es que como no estar pendientes del lanzamiento del nuevo sencillo de Luisa W, o el cuadro depresivo de J. Balvin. Todos temas de la mayor importancia.

De seguir así impávidos y absortos por la “Caja China”, en poco tiempo nos van a declarar “Terra nullius”, rápido nos va a colonizar la estupidez —si no es que ya— y sucumbiremos con prontitud a la inviabilidad del territorio; quedaremos en manos de bachilleres votados, provistos por nosotros mismo de una embestidura dura, que no sabremos después como quitarles.

El largo plazo se empieza a planificar hoy.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La última palabra siempre la dicta la magnitud del tiempo

La última palabra siempre la dicta la magnitud del tiempo

Nota Ciudadana
Jóvenes de Sucre, más despiertos que nunca

Jóvenes de Sucre, más despiertos que nunca

Nota Ciudadana
Adiós a tres quijotes

Adiós a tres quijotes

Nota Ciudadana
Diferencia de criterios: leyendo el tiempo de otra manera

Diferencia de criterios: leyendo el tiempo de otra manera