Opinión

El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!

La pandemia se va a prestar en muchos casos para mejorarles la vida a unos, y para abusar de muchos otros. ¿Saben cuántas empresas van a restablecer los salarios?

Por:
abril 29, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El teletrabajo llegó para quedarse… ¡y la bajada de sueldo también!
Las cosas van mucho más allá de trastear el computador para la casa.

Como dijo un compañero de trabajo, las empresas, sobre todo las muy grandes y las transnacionales, andan “relamiéndose los bigotes”. Si bien es cierto que, como a todo el mundo, la pandemia las ha afectado, también es cierto que tienen el músculo financiero para soportar el hecho de dejar de ganar y recuperarse; de pronto lentamente, pero así será. ¿Y por qué digo que se están relamiendo los bigotes? Porque la pandemia les dejó ver que con el teletrabajo se ahorran muchísimo de los gastos de operación y más.

Hay que decir que el teletrabajo les está funcionando a las dos partes, empleador y empleado; a este último, en términos económicos (ahorro de gasolina, transporte y tiempo de desplazamiento), aunque por otro lado se le hayan trasladado los gastos de operación a la casa. “Todo el mundo está viendo esto como novedoso, pero la verdad es que la ley lo contempla desde hace doce años. Ya existía en la legislación, pero las empresas no lo habían visto tan útil y tan cerca”, dice el prestigioso abogado laboralista Dr. Camilo Cuervo, quien advierte que “las cosas van mucho más allá de trastear el computador para la casa”. Claro, nada les había evidenciado los impresionantes ahorros que se están dando para las compañías, como contrapeso a la falta de ingresos por cuenta de esta situación.

Es que mover una empresa no solo incluye cosas tan obvias como el sueldo y el arriendo o construcción de oficinas. Los gastos pasan por cosas que no se perciben como el parqueadero, y llegan hasta las que parecen pequeñas, pero que suman mucho, como por ejemplo el tinto que se toma en el pasillo; ir al baño que implica descargar el agua, lavarse y secarse las manos, la luz de secarse el pelo y hasta el papel higiénico que “de cuando en vez” se llevan algunos para la casa, o la impresión de las tareas de los hijos en la oficina y a costillas de las empresas… sí, no todos, pero así es. Y eso que las llamadas internacionales ya prácticamente no se dan por cuenta de la gratuidad de las plataformas que las ofrecen, o si no, el asunto sería mucho más notorio.

“El Gobierno no estaba preparado, como no lo estaba nadie, y desde una excepción se inventó la figura ‘trabajo en casa’, que evita que los empleadores en esta urgencia tengan que cumplir con las condiciones que exige la ley: reportarle el hecho a la ARL, definir cómo se manejan las herramientas de trabajo, la evaluación de la seguridad y la salud laborando desde la casa, revisar el domicilio y que el trabajador tenga los elementos y las condiciones para hacerlo. Sin embargo, eso no se puede quedar así; hay que reglamentarlo”, dice el abogado laboralista.

Otro fenómeno que está comenzando a percibirse es el de la reducción de los sueldos. Dura para todo el mundo, pero podría decirse que el coronavirus llegó para aplanar la escala salarial. Los sueldos exorbitantes están en todos los sectores. Un buen ejemplo de disminuir salarios lo exhibe la industria petrolera, que lo hizo en la crisis que enfrentó en 2014. El Dr. Cuervo cuenta que “el mercado se ajustó porque tenían sueldos sobredimensionados como los de los futbolistas, por eso este sector no está tan preocupado ni tan asustado con el precio del petróleo, porque ya hicieron antes el ejercicio”. Igual sucedió un poco más atrás con el sector bancario, a finales del 2000, en su propia crisis.

________________________________________________________________________________

¿Saben cuánto tiempo tiene que pasar para que las empresas se recuperen y puedan restablecer los salarios, si realmente tienen la intención? Pago por ver

________________________________________________________________________________

Lo anterior viene de la mano con la revisión de contratos. Le pregunté al jurista sobre este punto y dice que las partes, de común acuerdo, pueden revisar el contrato. Destaca que el Artículo 50 del Código Sustantivo del Trabajo, ¡que existe hace 70 años!, dice claramente: “REVISIÓN. Todo contrato de trabajo es revisable cuando quiera que sobrevengan imprevisibles y graves alteraciones de la normalidad económica. Cuando no haya acuerdo entre las partes acerca de la existencia de tales alteraciones, corresponde a la justicia del Trabajo decidir sobre ella y, mientras tanto, el contrato sigue en todo su vigor”. Añade que de hecho, la circular 033 de 2020 recordó que se pueden acordar las condiciones de salario, jornada y funciones, y que su falencia está en que no contempla la temporalidad, y no hay nada más permanente que lo temporal”. O si no, miremos el 4X1000 que arrancó con el 2X1000, o el mismo impuesto a la riqueza: llegaron para quedarse. ¿Saben cuántas empresas van a restablecer los salarios? ¿Saben cuánto tiempo tiene que pasar para que las empresas se recuperen y puedan hacerlo, si realmente tienen la intención? Pago por ver.

Entonces, volviendo a las distorsiones salariales, las empresas deben revisar una escala de reducción que afecte mayormente los sueldos sobredimensionados y con menor rigor a los sueldos cercanos a dos salarios mínimos, porque los básicos ni pensarlo. Los favorecidos deben recordar la frase de los abuelos: “los cariños y las lealtades duran lo que dura la riqueza”.

Otra cosa que también se está comenzando a ver, sumada a la revisión de los contratos, es el cambio de tareas. Ahí se pueden presentar abusos porque, además de bajar el sueldo, se agregan otras responsabilidades, por la misma plata reducida… y todo “mientras dura la crisis”, que puede durar años. ¿No muy alentador, no? “Esto quiere decir que hay que ponerle fecha al acuerdo”, dice Cuervo.

La terminación de contratos la estamos viendo casi desde el comienzo de la pandemia, pero el cambio de contratos de nómina a honorarios, es otro de los movimientos previsibles. “Aquí las empresas deben analizar muy bien la naturaleza del contrato desde la subordinación, o qué tanta autonomía o independencia tendrá el trabajador; tener muy claro el rol del trabajador”, enfatiza el abogado.

En todo caso, la situación se va a prestar en muchos casos para mejorarles la vida a unos, y para abusar de muchos otros. Las ayudas se están concentrando en los estratos más bajos, y no se le está destinando nada a la clase media que es el motor de este país y que no tiene capacidad de ahorro. Los cambios con la pandemia llegaron para todos: Gobierno, empresa y sociedad.

¡Hasta el próximo miércoles!

 

-Publicidad-
0
11400
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
No aprendamos sobre montañas de muertos

No aprendamos sobre montañas de muertos

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

La gafa, la trenza, el masaje… ¡”el tapaboca”!

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

El covid-19 y el cartel de alcaldes y gobernadores

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Qué es peor, ¿salir o pedir domicilios?

Necesitamos información, no angustia

Necesitamos información, no angustia

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“La peor enfermedad neurológica es la corrupción”: Dr. Burgos

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

“Ya se murió mi viejo, ahora el viejo soy yo”

Las lecciones que deja una actriz mueca

Las lecciones que deja una actriz mueca