Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

El suegro paramilitar de Vicky Dávila

La familia de su esposo, un honorable médico que sufrió el horror del secuestro en el 2003, ha sido una plaga para el Cesar

Por:
Febrero 18, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El suegro paramilitar de Vicky Dávila

Cuando Vicky Dávila se casó en el 2008 con el médico José Emiro Gnecco sabía que su suegro, Lucas, había sido el gobernador del Cesar en los periodos 1992-1995 y 1998-2000, años en los que las tropas de Salvatore Mancuso y Jorge 40 se asentaron en el departamento. Sabía que su apoyo a los paramilitares le costó la destitución en su último periodo cuando la Corte Suprema lo condenó a 42 meses de cárcel. Vicky, quien por esa fecha azuzaba el fervor uribista desde su ‘Cosa Política’ —que perdió por la llegada de Claudia Gurisatti como directora de noticias del canal RCN—, sabía que Lucas Gnecco se parrandeó 10.000 millones de pesos que iban destinados a la educación de los niños más pobres del Cesar, que tuvo negocios con el narcotraficante Jorge Hernández, alias Boliche, relación que le valdría al exgobernador otra condena de 24 años.

Vicky debería ser más prudente porque la familia de su esposo, un honorable médico que sufrió el horror del secuestro en el 2003, ha sido una plaga para el Cesar. Lucas y sus hermanos, Nelson y Jorge, empezaron a amasar una fortuna cuando, a comienzos de la década del setenta, se iban por largas temporadas a robar carros en Venezuela, vehículos que repatriaban a Colombia atestados de contrabando. A estos torcidos se suma la incursión de la familia a la explosión marimbera de finales de los setenta, como señala una investigación de la Fundación Paz y Reconciliación. En los ochenta los Gnecco, que habían llegado de Sicilia a mediados del Siglo XX con una mano adelante y otra atrás, eran ya tan poderosos y temibles como los Corleone en Nueva York.

Teniendo el poder en los noventa alcahuetearon masacres y saquearon el Cesar. Mientras tanto, Kiko Gómez, familiar del esposo de la periodista, hacía lo mismo con La Guajira.

Con tantos pretendientes que tuvo Vicky, ¿por qué elegir a un honorabilísimo doctor con un apellido tan untado de sangre? Debe ser porque a Dávila le gusta el poder, el mismo que usa para no compartir ascensor con nadie en el edificio de RCN, el poder con el que grita a los reporteros, a los subalternos, el poder aterrador que la llevó a destruirle la vida a un tipo como Carlos Ferro, cuyo único pecado fue montar, en un carro oficial, a Anyelo Palacios Montero.

Y eso sí, cuidadito le recuerdan a Vicky su suegro. En el 2010 cuando, durante una entrevista, interrogaba con rudeza a Juan Carlos Martínez sobre su papel en la parapolítica, el exsenador le preguntó por Lucas Gnecco y ella, después de tartamudear unos segundos, se quedó en silencio. La emisión del noticiero se interrumpió abruptamente.

A Vicky se le devolvió como un bumerán
el grotesco video de las intimidades de Ferro
que ordenó publicar

Ahora, a Vicky se le devolvió como un bumerán el grotesco video de las intimidades de Ferro que ordenó publicar. Ojalá que este rechazo nacional que despertó su homofobia, le haya hecho entender que el país cambió, que ya sus palabras no tienen el poder que tuvieron en la década pasada cuando celebraba, como si de un partido de fútbol se tratara, la inminente guerra que tendríamos con Venezuela.

Por actuaciones tan reprochables como la del video, es que se hace imperativa una nueva ley de medios en Colombia, si en realidad queremos salir del pozo infesto en el que estamos.

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
396074
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

Me cansé de los pupis izquierdosos recogedores de perritos chandosos

Me cansé de los pupis izquierdosos recogedores de perritos chandosos

Los gomelos de izquierda necesitan reafirmar que son socialistas bienpensantes. Miren sus perfiles de Facebook no más. Dan asco
¿Por qué odiamos a Shakira?

¿Por qué odiamos a Shakira?

Los grandes artistas no son queridos en su tierra: la criticamos porque cantó con Maná, porque habló argentino con De la Rúa y catalán con Piqué. Ahora no puede cantar y la extrañamos
María Fernanda Cabal no es bruta, se hace… como Natalia París

María Fernanda Cabal no es bruta, se hace… como Natalia París

La gente que se desgarra las vestiduras porque se atrevió a decir una falacia histórica, que fue un invento de Gabo la masacre de las bananeras, lo que hace es alimentar al monstruo
¿Por qué ya no quieren tanto a Uribe en el Centro Democrático?

¿Por qué ya no quieren tanto a Uribe en el Centro Democrático?

La preferencia de Álvaro Uribe por Iván Duque —joven y sin el fanatismo de otros delirantes— molesta al ala más dura del partido
Se acabó el paro de pilotos… y Avianca nunca bajó los pasajes

Se acabó el paro de pilotos… y Avianca nunca bajó los pasajes

Los pasajeros de Avianca no seremos más que actores secundarios de la venganza de Efro. Él ya hizo sus cuentas y sabe cómo cuadrar caja: subiendo los pasajes un 300 %
¿Quién es el idiota que ve T.V. colombiana si existen Netflix y HBO?

¿Quién es el idiota que ve T.V. colombiana si existen Netflix y HBO?

Nada se salva, nada tiene gracia, manejamos el formato de hace 40 años. Por eso los jóvenes andan pegados a Netflix viendo de una sentada “Stranger Things” o “House of Cards”
No nos metamos mentiras: Armani es mucho más que Castellanos y que Ospina

No nos metamos mentiras: Armani es mucho más que Castellanos y que Ospina

Pékerman tiene teflón y si él cree que es conveniente, pondrá a Aemani sin importar que tan estridente pueda ser el chillido de Carlos Antonio Vélez
Señores de Cine Colombia entiendan que ya nos cansamos de las comedias de Dago

Señores de Cine Colombia entiendan que ya nos cansamos de las comedias de Dago

Ya no aguantamos más la ramplonería, los lugares comunes, los chistes repetidos, y la influencia del sempiterno Hugo Patiño de Sábados Felices