Opinión

El sentido privado de la vista

Hasta el 30 de enero varios grandes artistas estarán en la Galería El Museo con su testimonio personal y de Colombia en los siglos XIX y XX

Por:
noviembre 21, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El sentido privado de la vista
Lorenzo Jaramillo, La fiesta, 1990

La Galería El Museo en Bogotá se encuentra una variada exposición de artistas cuyo título es Maestros. En la Sala de Proyectos presentan cuadros de los más destacados paisajistas del siglo XIX en Colombia, conocidos como la “Escuela de la Sabana” y Maestros la cual reúne pinturas, dibujos y esculturas de artistas colombianos, algunos de América Latina y Europa que contribuyeron a la transformación del panorama del arte del siglo XX. En el piso 2 Obregón, Grau y Negret - Homenaje con obras representativas de sus diferentes periodos, desde los inicios hasta los últimos años de trabajo.

Escuela de la Sabana reúne una selección de óleos sobre la naturaleza y en particular el paisaje. En la Colombia republicana, a finales del siglo XIX, por influencia de los movimientos de las escuelas europeas de Barbizón y el Impresionismo, nace la Escuela de la Sabana que es el comienzo consiente y académico del arte nacional. El maestro español Luis de Llanos llega a Colombia en 1893, con la tendencia de la escuela de Barbizon, cuyos destacados maestros fueron Corot y Millet. En ese mismo año coincide el regreso de Europa del pintor Andrés de Santamaría, (1860- 1945), artista que había viajado desde su temprana infancia a Europa y que llegó influenciado por la pintura belga con el uso de una pintura alargada y una pincelada ancha y gruesa que lo hizo pionero en la pintura nacional del siglo XX. En 1894 De Llanos y Santamaría crearon la Cátedra del Paisaje, preámbulo de la Escuela Nacional de Bellas Artes que fue fundada en 1886. Con ella se instaura la enseñanza moderna del arte académico que deja el modelo colonial de enseñanza de los talleres de artes u oficios que rigieron la producción artística por más de trecientos años. En la Escuela de la Sabana se encuentran también Jesús María Zamora, Ricardo Borrero Álvarez, Roberto Páramo, Eugenia Peña, Pablo Rocha, Luis Núñez Borda, Ricardo Moros Urbina, Rafael Tavera, Fídolo Alfonso González Camargo, Coriolano Leudo, Miguel Díaz Vargas, José María Portocarrero.

 

Alejandro Obregón, Zozobra

(…) La sociología del arte se ha transformado en uno de los instrumentos mediante los cuales se trata de conocer mejor las necesidades de la sociedad actual. Se considera que el artista traduce, mediante su lenguaje particular, una visión del mundo común de la totalidad de la sociedad en que vive. Es únicamente en términos de necesidades y difusión como se aborda el estudio de la obra de arte. Anota Francastel y eso se produjo en Colombia, el arte sobrepasó los límites a mediados del siglo con cubismo, la abstracción geométrica, el arte pop, minimalismo y conceptualismo que permearon la visión de los artistas colombianos. Artistas que Introdujeron lenguajes inéditos que incitaron la búsqueda de expresiones distintas y novedosas en la plástica colombiana. Guillermo Wiedemann, Fernando Botero, Luis Caballero, Ana Mercedes Hoyos, Alejandro Obregón, Édgar Negret,  Eduardo Ramírez Villamizar, Beatriz González, Carlos Rojas, Santiago Cárdenas, y Antonio Barrera, entre muchos otros construyeron un puente entre la cultura local y los movimientos artísticos internacionales. Si bien se vieron influenciadas sus propuestas plásticas a partir de preocupaciones internacionales, lograron consolidar una gramática propia.

Eduardo Ramírez Villamizar, Cascada, 1984

Obregón, Grau y Negret – Homenaje tiene ocasión al centenario del nacimiento: Alejandro Obregón, (Barcelona 4 de junio), Edgar Negret (Popayán, 12 de octubre) y Enrique Grau (Panamá, 18 de diciembre), figuras protagonistas en el arte del siglo XX en Colombia, de quienes se presentan obras desde los inicios hasta sus últimos años de trabajo.

Es un verdadero gusto poder observar el periodo en el que Alejandro Obregón buscaba en el paisaje tropical pintado en óleo y el momento de la Violencia en que el artista protagonizó el ámbito nacional, y marcó un cambio de la pintura en Colombia. Después la furia de su imaginación encontró en el acrílico una expresión más rápida en donde incluyó todo el manejo de formas propias, pero dejó de lado la excelencia de su profundidad. Obregón murió ciego en 1992.

Edgar Negret, Máquina mágica,1984

También es un placer poder acercarse a las obras auténticas de Edgar Negret. Considerado como el más destacado artista en el campo de la escultura moderna colombiana con Eduardo Ramírez Villamizar. Ellos, desde la mitología precolombina, crearon sus composiciones geométricas.  Son y serán reconocidos como escultores latinoamericanos que buscaron en la geometría americana  una nueva y singular originalidad y fuerza expresiva  en el campo de la abstracción. Sus esculturas contienen la solidez del volumen, que al variar y magnificar la forma parece moverse en el espacio generando balances y ondulaciones perfectas de Edgar Negret y la severidad de la construcción más lineal de Eduardo Ramírez Villamizar. Otro muy cercano a ellos que creó su universo propio fue Carlos Rojas. El que tenía su vida planteada en la realidad y el paisaje colombiano miraba al universo.  Muy distinta, pero también contemporánea, fue la magia de Feliza Bursztyn, que nació en 1933 y murió perseguida por la política del presidente Turbay, en un café en París mientras almorzaba con su amigo Gabriel García Márquez, en 1982. Mientras los hombres buscaban refugiarse en la geometría un orden conceptual, Feliza Bursztyn buscaba interpretar en caos nacional, fundía chatarra y creaba formas escultóricas segmentadas.

 Enrique Grau Pintor fue después de su época cubista un farsante que en Renoir encontró su prototipo de señora con sombrero que jamás se vio en Colombia, y convenció con su simpatía y frivolidad costeña a la mitad de la sociedad mientras realizaba retratos de señoras elegantes. Pero en realidad primaba el interés, era su propio ego en sus manos y en la desproporción del cuerpo. Grau afirmaba cuando trababa de explicar su interés por pequeñas obras de la cotidianidad, “no olvides que soy un escenógrafo, que tengo tendencia a crear ambientes”. Con un único actor de Pirandello.

Me alegra pensar que no se olvida la obra de Lorenzo Jaramillo. Un pintor ya lejos de la primera generación, con vida y lenguaje propio que nació en 1955 en Hamburgo y murió de sida en 1992. El sí era escenógrafo y un gran pintor que creía en la voluntad del sexo de la condición humana.

La exposición de estos interesantes artistas estará del 13 de noviembre al 30 de enero de 2021.

 

 

-.
0
1500
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La voluntad de la mala pintora

La voluntad de la mala pintora

La vida de siempre

La vida de siempre

La geometría es sensible

La geometría es sensible

Barcú es diferente

Barcú es diferente

Cómo entender la barbarie

Cómo entender la barbarie

La sexualidad de la naturaleza

La sexualidad de la naturaleza

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor

Lo siempre imposible de Gonzalo Fuenmayor